Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Augusto Hidalgo

"El Puerto es el que creará empleo de calidad, y hay que mimarlo"

"Los grandes proyectos para la ciudad se diseñarán en el plan estratégico 2030, en el que ya hay que trabajar", afirma el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, en el mirador de Cuatro Cañones.

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, en el mirador de Cuatro Cañones. JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Satisfecho con lo logrado en estos años para la ciudad?

Nos propusimos luchar contra la desigualdad y el elemento más sintomático era el desempleo. Casi cuatro años después hay 10.000 parados menos en la ciudad, y bajando. Solo por eso debíamos de estar mínimamente satisfechos, pero lo importante, más allá de generar empleo y hacer un paquete social para los que lo pasaban mal, era reactivar la ciudad, que los proyectos parados se terminaran y se pusieran en marcha otros para colocar de nuevo a la ciudad en el mapa.

¿Ha sido una buena experiencia gobernar con Nueva Canarias y Las Palmas Puede?

Cuando conformamos el pacto era consciente de que íbamos a un escenario donde había que dialogar porque la atomización del voto era obvio. Yo me siento cómodo en el acuerdo, en el consenso con los vecinos ¿cómo no voy a estarlo con fuerzas políticas con las que voy a gobernar? Y eso se hizo desde el minuto uno, elaborando un pacto para la ciudadanía y repartiendo las responsabilidades de gobierno tras firmarlo, y no al revés, como se hace. Hemos tenido un gobierno de estabilidad, que ha sacado adelante sus presupuestos, que ha acabado con la deuda, que ha generado actividad económica. Eso se consigue teniendo claro los objetivos y estando con el gobierno; así que me siento contento.

¿No ha habido ningún momento de fisura?

Toda negociación es un diálogo permanente. Establecimos reuniones semanales y en esos debates hay discrepancias. Teníamos claro los objetivos y ha sido bastante fácil porque hemos pensado siempre en las necesidades de los ciudadanos. Aunque somos fuerzas de progreso, de izquierdas, con matices distintos a nivel nacional, en política local es medianamente sencillo trabajar, más allá de la complejidad de dirigir una ciudad como ésta.

¿Hay algo que se ha quedado en el tintero?

Hemos puesto en marcha y terminado muchos proyectos, sobre todo de obra. Hay además más de 50 que se están realizando y que van a trascender a este mandato. Los grandes proyectos de esta ciudad se tendrán que conformar con un plan estratégico de aquí al 2030, igual que el plan de 2020 y sobre el que hemos caminado. No es que se haya quedado en el tintero pero ya hay que trabajar en ese plan estratégico 2030. Siempre lo digo: lo mejor está por venir. Siempre hay cosas por mejorar, y en esas estamos.

Evidentemente se han hecho obras, unas continuación del mandato anterior y otras nuevas.

Veinte del mandato anterior y 235 iniciadas y terminadas por nosotros (ríe).

Pero no cree que la ciudad debería de haber mejorado en otros aspectos y no solo en obra, aunque los vecinos lo que más vean es el arreglo de su calle.

Si que es verdad que las obras es lo más llamativo e impactante, pero las obras no son porque sí. Hay mucha obra de necesidad porque lo cotidiano es parte de la política local, pero también hay obras troncales. Por ejemplo, cuando hacemos obras por la movilidad estamos cambiando el tejido de la ciudad; cuando creamos un nuevo espacio verde hacemos que la centralidad de la ciudad vaya a otras zonas como con el parque de Lomo Blanco, el que crearemos en la presa de Martinón. Todo genera nuevas centralidades para que la gente no tenga que venir al centro para encontrar los servicios. Así que no se trata solo de obras, sino que el ciudadano pueda encontrar servicios cerca de casa. Es lo que estamos haciendo en Tamaraceite-San Lorenzo-Tenoya, ahí estamos construyendo vías, aceras, zonas verdes. ¿Es obra?, cierto, pero también creamos infraestructuras de servicios como la Upal (Unidad de Acompañamiento a Mujeres, Menores y Personas en Riesgo de Exclusión Social), Servicios Sociales. No está en el presupuesto de obra pero genera nuevas centralidades en la ciudad y mejora la calidad de vida de los vecinos.

La MetroGuagua ha sido uno de los proyectos estrellas del mandato y uno de los más criticados, ¿era necesario endeudar a la ciudad? ¿No hubiera bastado mejorar el sistema existente?

No hemos endeudado a la ciudad; al contrario, hemos buscado recursos externos. Cuando me senté con los trabajadores de Guaguas existía un plan de movilidad urbana sostenible que se redactó en 2010 y se aprobó en 2011 por la Autoridad Única del Transporte, donde se establecían varias estrategias. Una, instalar el mejor sistema posible: un BRT (Bus Rapid Transit) que es lo que llamamos MetroGuagua; dos, los carriles bicis, y varias propuestas más. Me dijeron: el BRT es fantástico pero no hay dinero. Y yo dije: confírmenme, con datos, que si buscamos el dinero -entre 100 y 120 millones de euros- y se pone en marcha se beneficia toda la ciudad y no solo la parte baja, y díganme si es mejor gastarme el dinero en este sistema que en el existente. Y dijeron que con el BRT el excedente de líneas que iba a haber en la zona baja se emplearía en la alta y la frecuencia y el número de guaguas se ampliaría. Evidentemente buscamos los recursos y no nos endeudamos, aunque sí es verdad que hay una línea de crédito blando con el Banco Europeo de Inversiones por 50 millones de euros que cuando tiremos de ellos tendremos que pagar. Pero el resto, hasta llegar a 120 millones -más del 50% de la financiación- lo pone el Estado, la comunidad autónoma y el Cabildo grancanario. No estamos poniendo ningún euro del presupuesto propio, ni sacándolo de los impuestos.

Pero habrá que pagar al Banco Europeo ese crédito.

En la medida en que se pida se pagará, indudablemente. Lo importante es que las infraestructuras no solo son para el transporte, sino que modifican el tejido de la ciudad y mejoran la calidad de los vecinos como ha hecho el tranvía y el metro en otras urbes. Cuando modifiquemos Blas Cabrera no solo mejorará la cobertura de la zona, sino que creamos una centralidad con la estación Hoya de la Plata, ampliaremos cinco metros de ancho la cornisa y será lo que fue en su época: el troncal de salida al Sur hasta que se creó la avenida Marítima. Lo mismo ocurre en Mesa y López.

¿Qué ha pasado para no haber podido recuperar los Riscos?

Son barrios tradicionales y, a diferencia de otros más recientes que precisan ser demolidos y reconstruidos como dice el Plan General de Urbanismo y ocurrió con El Polvorín, estamos haciendo en Tamaraceite y vamos a hacer con las Rehoyas, son parte de la idiosincrasia de la ciudad. Lo que ideamos para los Riscos fue dos cosas: una política de movilidad más allá de las guaguas: ascensores, escaleras mecánicas.

No me refiero a la movilidad, sino a eliminar la marginalidad.

Estoy de acuerdo, pero para que eso cambie hay que hacer una propuesta urbanística. Y ahí tiene que haber criterios de movilidad, que es el principal problema, y, al mismo tiempo; es verdad, un trabajo social. Primero un plan vertical -ascensores, escaleras mecánicas-, que habrá que financiar en los próximos años, y después poner en valor las ventajas que tienen desde el punto de vista urbanístico. Con el Dusi (Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible) -17 millones de euros-, hay actuaciones para sacar en valor el castillo de San Francisco, poner miradores, conectar el castillo de Mata con la muralla. Esto va a garantizar nuevas zonas de interés, que incluso atraigan a nuevos vecinos. Lo mismo en San Juan, con la Batería; en la Vega de San José, con los corredores. Otra fórmula son los ARRUs. En Tamaraceite, necesitaban acabar con el chabolismo del Patronato Francisco Franco y allí hemos construido el centro de emergencias de la ciudad. Desde el punto de vista de la gestión de una ciudad, los problemas sociales no solo se solucionan con ayudar a la gente; que también, sino cambiando el tejido urbano. Mejorando sus casas, pero generando centralidades para cambiar las condiciones.

Como candidato socialista a la alcaldía, ¿cuáles son las líneas que plantea para la ciudad?

Todavía no hemos elaborado el programa electoral y, por respeto al partido; que lo va aprobar en breve, no puedo decir nada. Lo fundamental es que establezcamos un plan estratégico para la ciudad para el 2030 antes de que llegue 2020. Pero mientras eso ocurre hay grandes proyectos en marcha en la ciudad que van a transformar su tejido, y es

im'portante que continuen. Decirle a la ciudadanía que no podemos volver atrás, que hay un proyecto importante que tiene que ver con la MetroGuagua que es ganarle terreno al mar; que hay financiación del Estado para el soterramiento de dos zonas de la Avenida Marítima -Torre Las Palmas y Belén María-, determinante para la ciudad. Evidentemente vamos activar la economía, generar empleo, zonas verdes para sentirnos orgullosos de vivir en Las Palmas de Gran Canaria. Siempre hemos tenido complejo pese a las potencialidades: somos una gran ciudad del Atlántico Medio que tiene relaciones con las alcaldías del entorno -Dakar, Nuakchot, Casablanca-; un punto de referencia; la ciudad con más consulados de toda España; con un puerto fantástico al que llega turismo y que está transformando el tejido urbano pero sin el problema de otras ciudades de turismofobia.

¿No cree que tiene que haber un tope?

No creo que hayamos llegado a ese tope. No tengo datos pero no creo que hayamos superado las camas de los años 70. La cuestión es que ahora lo tenemos que ordenar, poner reglas para que los residentes no sientan la presión como en Barcelona. El turismo genera actividad económica, los turistas que vienen tienen mayor capacidad adquisitiva y gastan más; y se han creado una veintena de hoteles en la ciudad.

¿Cuándo se va a presentar ese programa concreto?

No sé la fecha, la dirá el partido, pero la tendremos que aprobar antes o después de las elecciones generales.

Habla de seguir con los proyectos en marcha, de preparar ese plan estratégico para la ciudad 2030, ¿algo más?

No quiero adelantar ninguna clave porque me matan en el partido. Lo que es evidente es que la ciudad tiene que seguir generando actividad económica que nos sigua colocando en el siglo XXI y que genere empleo.

Pero no solo en el turismo, en el Puerto, ¿no?

El mayor empleo generado en estos cuatro años ha sido en la construcción, curiosamente. Evidentemente fue el que más desempleo generó en la crisis.

¿La ciudad tiene posibilidades de crear empleo más allá de esos sectores?

Las va a crear. El Puerto es determinante para ello, pero para un empleo distinto al que queremos optar en Canarias desde hace tiempo. El binomio turismoconstrucción no va a variar en demasía; sería absurdo creer lo contrario. El mayor nivel de empleo que se ha generado en los últimos años ha sido en la construcción - 33 y pico por ciento-, tanto en obra civil como privada, pero ¿dónde se genera actividad económica con valor y de alta cualificación? En Canarias, y no digo en Gran Canaria ni en la ciudad siquiera, es en el Puerto. El sector privado en conjunción con el sector público [Plan Puerto- Ciudad] ha tenido importancia pero la actividad industrial está en el offshore, el sector astilleros reconducido a plataformas petrolíferas. El poder haber llegado a acuerdos con los coreanos para que la tecnología viniera aquí, que llegaran Rolls Royce, Oryx, ha sido determinante, y es lo que está generando actividad económica de calidad. La creación del próximo astilleros de cruceros que pretende Astican, que aunque es obra privada y deberá ser aprobado por la administración, es muy importante para la economía local. Hay otras obras, que se han negociando y que no se van a perder, aunque hayan tenido problemas desde el punto de vista de las licencias por el plan general del Puerto como el gran centro de vehículos para distribuir hacia África u otras islas. Ya hay proyectos dentro del Puerto que plantean hacer edificios inteligentes para mover estos coches de manera industrial dentro del recinto, lo cual va a mejorar la movilidad al no circular camiones con ellos por la ciudad. El Puerto es el elemento que da valor a la ciudad. El turismo, la construcción ligada al mismo va a generar empleo pero el que va a crear empleo de calidad es el Puerto, y hay que mimarlo.

Las empresas portuarias dicen no hay personal preparado.

Eso es masa crítica. Tenemos personal preparado en las universidades canarias y, es verdad, que al ser una actividad muy especializada, las empresas, como Rolls Royce, se han traído su personal. Pero parte de la estrategia de la ciudad era que, aunque existen ingenieros, hay que especializarlos. Y, de hecho, es lo que se está haciendo. Los acuerdos de la Universidad con las coreanas para actuaciones náuticas, en las que hemos colaborado, han sido importantes para proyectos tecnológicos que se venden y se experimentan aquí. Lo importante es que se genere masa crítica para que al final se pueda colocar al personal universitario que de otro modo no puede porque no existe ese tejido en Canarias. Hay otra parte de la Economía, que si esta relacionada con la realidad de la ciudad el turismo- en el que nos hemos convertido en punteros: los nómadas digitales, y fue con un cambio de estrategia de marketing. El tener a gente que está desarrollando actividad en el software, que viene aquí por el clima, ha generado un mercado y ha colocado a la ciudad en un puesto de referencia. Hay mucha gente que mueve millones de euros en compras, en redes, y los tenemos aquí; es un sector de empleo cualificado que tiene recorrido. No necesitamos tener industria pesada, Europa cada vez tiene menos aunque en España el sector de la automoción es el más importante. Aquí no vamos a construir coches pero a lo mejor desarrollar tecnología en un futuro, sobre todo la ligada al mar, lo que se llama Economía azul. En esa estrategia 2020 se establecía. Por eso se ha fomentado Fimar, la tecnología ligada al negocio azul.Uno de los problemas de la ciudad son los atascos diarios con el Puerto, ¿se acabarán con esos soterramientos o hay previsto solicitar más tramos?

El gobierno de Canarias ya está elaborando un estudio para soterrar la mayor parte de la avenida; los dos proyectos que tienen financiación son los mencionados. Una ciudad que crece y que genera empleo aumenta el flujo de personas y mercancías y eso provoca problemas de tráfico que van en aumento, lo que hay que tener es un plan de movilidad y prioridades: peatón, bici, transporte público y coche.

Compartir el artículo

stats