Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mujer apuñalada en La Isleta con un cuchillo jamonero retira la denuncia

La víctima renuncia a la indemnización de José María V. G. | El fiscal rebaja la pena de diez a cuatro años y seis meses de prisión

José María V. G., imputado por intentar asesinar a una mujer, ayer en el juicio celebrado en su contra. juan castro

La mujer acuchillada por un supuesto amigo en La Isleta el 7 de septiembre de 2017 afirmó ayer en el juicio que había retirado la denuncia en contra de su agresor en marzo de 2018 y que no quiere ninguna indemnización por parte de este. "Con todo respeto, yo ya retiré la denuncia", declaró la agredida.

La víctima sostuvo a través de vídeoconferencia en la vista oral celebrada ayer en contra de su agresor, José María V. G. de 51 años, por apuñalarla con un cuchillo jamonero en el cuello y en la cadera, que sobre las 15:30 horas, el acusado estaba viendo televisión y que había terminado de comer. Por ello, la mujer se preparaba para irse del piso, cuando este agarró el cuchillo y la atacó de forma "sorpresiva".

"Se levantó de la mesa, se tambaleó, cogió un cuchillo del cajón y comenzó a acuchillarme mientras me sujetaba la cara y los dientes, me cortó las manos cuando me estaba defendiendo. El cuchillo se empotró en mi cuello y después me acuchilló en el costado izquierdo", reveló la víctima.

La mujer aseguró que logró escapar después de que el arma blanca se rompiera tras la última puñalada que le propinó, debido a que chocó con la cresta ilíaca, el hueso de la cadera, fracturando así la hoja del cuchillo.

La agredida indicó que no había sido examinada por médicos forenses y que solo tiene el informe del centro de salud que la atendió ese día. También declaró que no tenía ninguna relación sentimental con el agresor y que tampoco habían discutido.

"Solo iba y le cocinaba, luego de eso me iba a casa", afirmó, además reseñó que el hombre no la insultó ni la amenazó en ningún momento. "Miraba hacia otro lado cuando me apuñalaba y se mordía los labios", sentenció.

Los forenses explicaron que las zonas donde la víctima recibió las puñaladas eran vitales y que de no haber chocado con el hueso de la cadera, el arma hubiese penetrado en el abdomen y causar una lesión más grave. De igual forma revelaron que las heridas fueron superficiales. Además afirmaron que el acusado no padece de ninguna enfermedad psiquiátrica, pero sí de un trastorno de personalidad. Sin embargo resaltaron que eso no altera sus capacidades volitivas.

Los forenses también destacaron que José María V. G. les indicó que habían tenido una relación sentimental y que ella pretendía obligarlo a comprar un piso y él no quería. La víctima no encontró explicación alguna para lo sucedido.

La Fiscalía rebajó la pena de diez a cuatro años y seis meses de prisión por asesinato en grado de tentativa y la prohibición de acercamiento a la víctima por diez años. La defensa se adhirió a lo solicitado por el fiscal. El acusado, que se encuentra privado de libertad desde el 9 de septiembre de 2017, aceptó haber apuñalado a la mujer.

Compartir el artículo

stats