Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós a un histórico del Puerto | Familiares y amigos despiden a Germán Suárez

"El Puerto se ha quedado huérfano"

Familiares y amigos despiden al presidente de Astican, Germán Suárez, que fue incinerado anoche l El funeral del empresario tendrá lugar el miércoles

"El Puerto se ha quedado huérfano"

"El Puerto se ha quedado huérfano"

El lamento de un directivo de La Luz ayer por la mañana durante velatorio de Germán Suárez -"El Puerto se ha quedado huérfano", comentaba con tristeza- resumía el sentimiento que se instaló en la comunidad portuaria y empresarial grancanaria en cuanto se conoció el fallecimiento del presidente de Astican. Hasta la noche de ayer, cuando sus restos mortales fueron finalmente incinerados, el tanatorio San Miguel recibió a cientos de familiares y amigos que querían despedirse del hombre que con su espíritu emprendedor modernizó la industria naval del Archipiélago hasta posicionarla como la más pujante del Atlántico medio y dinamizó la economía canaria a través de inversiones estratégicas en otros sectores que con el tiempo se demostraron como punteros.

Desde que la capilla ardiente quedó instalada el sábado -Suárez había fallecido esa misma tarde a causa de un infarto mientras paseaba con su esposa por la capital grancanaria-, la familia no paró de recibir visitas y condolencias de familiares y amigos, pero también de empresarios y políticos. Uno de los primeros en acercarse fue el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, que lo hizo esa misma noche, aunque las mayor parte de las muestras de pesar llegaron al tanatorio al despuntar la mañana del domingo.

Muchos amigos del empresario se encontraban en las puertas del recinto mortuorio antes de acceder a la capilla ardiente y, entre abrazos y muestras de incredulidad, compartían una conmoción que se reflejaba tanto en sus palabras como en sus rostros y en sus gestos. "Yo aún lo vi el viernes y estaba muy bien", comentaba con pesar un empresario. "Ha sido una sorpresa muy grande, muy grande", se lamentaba otro.

En el interior de la capilla ardiente, la viuda de Suárez, Mari Luz Calvo, recibía las muestras de dolor junto a sus hijos, Germán y Ana, involucrados desde hace años en los negocios familiares por expreso deseo del patriarca. Mostrando una gran entereza aunque les invadiera el dolor, saludaban afectuosamente a todos los que se acercaban a darles el pésame y dedicarles unas palabras de acompañamiento y cariño.

A pesar de sus dimensiones, la sala 101 del tanatorio se quedó pequeña durante la mañana del domingo. Por allí pasó el Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, cuyo rostro no podía ocultar el disgusto. El presidente del Gobierno de Canarias acudió flanqueado por el vicepresidente del Ejecutivo autonómico, Pablo Rodríguez, así como por dos de sus consejeros, el de Industria, Pedro Ortega, y el de Sanidad, José Manuel Baltar.

No fueron los únicos que acudieron a despedir a Suárez, un empresario que siempre mantuvo buenas relaciones con los políticos independientemente de su color ideológico. Al tanatorio también acudieron, entre otros, el vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria y secretario general del PSC-PSOE, Ángel Víctor Torres; los candidatos de Juntos por Gran Canaria (Unidos-Coalición Canaria) José Miguel Bravo de Laguna, Nardy Barrios y Francis Candil; el expresidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas y candidato al Cabildo por el PSOE, Luis Ibarra (que trabó una gran amistad con él en sus siete años al frente de La Luz); o el concejal capitalino Sergio Millares, de Podemos. Todos ellos se mostraron impactados, algo que el propio Torres verbalizó al subrayar que "era una buena persona y uno de los grandes empresarios de nuestra tierra".

Los abrazos y las palabras de consuelo se sucedían en el hall de la primera planta del tanatorio, lugar por el que también pasaron figuras destacadas del entorno portuario. Allí estuvieron, por ejemplo, la presidenta de honor de Fedeport, Caridad Cuyás; el consejero delegado de La Luz Market, Bernardino Santana; el gerente de Sepcan, Juan Socas; la gerente del Clúster Marítimo de Canarias, Elba Bueno; el fundador de Rodritol, Carlos Rodríguez; el gerente de la Fundación Puertos de Las Palmas, Sergio Galván (en el año 2003, Suárez había recibido el galardón a la vida profesional en el entorno portuario que concede la institución dentro de los Premios Puertos de Las Palmas); o el presidente de la Asociación Canaria de Coleccionistas Marítimos y antiguo delegado de las navieras Boluda y Trasmediterránea, José Juan Rodríguez Castillo.

Empresario total

En los corrillos informales que se formaban junto a la sala, muchos subrayaban la faceta de Suárez como 'empresario total' que impulsó distintos negocios a lo largo de su vida, así como el olfato para saber por dónde iban a soplar los vientos de la economía para adelantarse a cada situación. "Era 'el' empresario, ojalá hubiera más como él", destacaba una de sus colaboradoras, que reconocía no poder creer aún del todo el óbito del presidente de Astican.

Durante décadas, Suárez diversificó su cartera con participaciones en distintos sectores como la aviación (Binter), el turismo (THe Hotels), las tecnologías de la comunicación y la información (Inerza, que recientemente se trasladó al Parque Científico Tecnológico ULPGC) y hasta el cine (Macaronesia Films). Por eso, ayer no resultó extraño que al velatorio acudieran para presentar sus respetos nombres como Mario Rodríguez, de Hospitales San Roque, o Sebastián Grisaleña, presidente de honor de la Confederación Canaria de Empresarios y de Cecapyme. También asistió el presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, equipo que Suárez apoyaba con pasión y al cual comandó durante algún tiempo en la década de 1990.

Pasado el mediodía, una parte de los asistentes -entre ellos, varios de los familiares del empresario- acudieron a la capilla para participar en una misa en la que se le recordó junto a otras personas fallecidas a lo largo del fin de semana. Finalmente, y tras una intensa jornada, Germán Suárez fue incinerado en la intimidad en torno a las 22.30 horas de ayer. Su última despedida tendrá lugar este miércoles a las 20.00 horas en la misma Catedral de Santa Ana donde hace unos años pudo dar el pregón de la Semana Santa.

Compartir el artículo

stats