Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feria Internacional del Mar | Clausura de la novena edición

Fimar bate récord de participación

Un total de 46.159 personas pasan por la novena edición de la Feria Internacional del Mar | El evento congrega a más de un centenar de empresas e instituciones

La novena edición de la Feria Internacional del Mar (Fimar) se despide de Las Palmas de Gran Canaria con récord de participación. Según la organización, un total de 46.159 personas han pasado este fin de semana por el evento que ha tenido lugar en la plaza de Canarias, así como en el Museo Elder, la playa de Las Canteras o la lámina de agua del Muelle de Santa Catalina donde se han desarrollado múltiples actividades. La Gran Parada Náutica en la que participaron embarcaciones de las categorías 420, 29er, windsurf, snipe, optimist y láser fue el plato fuerte de la programación de la última jornada en la que pequeños y mayores pudieron disfrutar del coletazo final de esta cita con el mundo de la náutica y el mar.

A pesar de que ayer era pronto para hablar del balance de ventas de la feria, el concejal de Turismo y Empleo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, resaltó la "consolidación" de Fimar como uno de los eventos relevantes que acoge la ciudad. No obstante, "la sensación que tienen las empresas aquí es muy buena", apuntó. Y es que Fimar se ha convertido en un escaparate para más de un centenar de compañías y entidades que tienen la oportunidad de poder 'echar las redes' en distintos 'mares' de públicos.

Esa es la percepción que también tienen Alberto Rodríguez Tenorio y Cristina González, de Lady Bugs's. Una de las empresas de Moda Cálida enfocada a la ropa de baño infantil que además pertenece al proyecto Dress and learn con el que se pretende dar a conocer la cultura de distintos países a través del diseño. Si bien es su apuesta por la sostenibilidad y el reciclaje de prendas para ayudar a reducir la contaminación de los océanos la que también les ha llevado a repetir por cuarto año en Fimar donde pueden llegar a grupos de "personas que no tienen nada que ver con la moda", asegura Rodríguez cuya empresa ofrece descuentos del 30% en la nueva colección a aquellas personas que les lleven bañadores en desuso que más tarde ellos transformarán en complementos.

Lo último en trajes de baño no es la única tendencia de Fimar. Entre las 135 carpas que se han instalado este año en la feria hay multitud de productos que están a la vanguardia en cuanto a tecnología y servicios. Algunos, como el tótem de seguridad que acaban de patentar Saúl de León y Luis Borges, de la empresa Oneup, se estrenan en el evento en el que han captado la atención de instituciones como el Consistorio capitalino.

Se trata de un sistema pionero que pretende reducir el número de ahogamientos en playas sin vigilancias. Para ello, el soporte, que funciona de forma autónoma puesto que cuenta con una batería y una placa solar, "tiene un cristal que al romperse directamente conecta con el 112", arguyó De León. Su compañía también ha creado un salvavidas "20 veces reducido" que se infla nada más entrar en contacto con el agua con el que ya operan varios ayuntamientos así como Cruz Roja.

Justo al lado de los chicos de Oneup tienen su carpa compartida Diego de Miguel, de Sailing living lab; y Daniel Romero, de Pharos- Ingeniería. Ambos se conocieron la pasada edición de Fimar y juntos han decidido apostar por un nuevo proyecto que, en este caso, es un dron submarino con el que se pueden hacer desde inspecciones en obras marítimas, a la medición del impacto medioambiental que hay en determinadas zonas. El aparato es de una empresa murciana, si bien ellos son los encargados tanto de prestar servicios con ellos como de distribuirlos en Canarias.

La Escuela de Aviación Canavia de Mario Pons también se llevó esta edición un dron a su stand. Su enorme tamaño, con un peso de 25 kilos, es precisamente una de las mayores atracciones del evento ya que son muchos los que se paran a cotillear de cerca el artefacto. "Es un fumigador, pero también se puede usar para localizar a personas en apuros en las playas y lanzarles chalecos salvavidas o para llevar a los barcos que están fondeados herramientas, documentos o medicinas, por ejemplo", explicó Pons. El CEO de la escuela dio también una charla sobre esta tecnología que, además, ha abierto una nueva vertiente formativa ya que desde que se aprobara la legalidad de los drones en 2014, "se exige que los pilotos realicen un curso que también imparten en Canavia".

Además de la exposición y venta de barcos y de otro tipo de productos relacionados con la náutica, Fimar también sirve para mostrar la manera de trabajar que tiene instituciones como la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Sus alumnos de Ciencias del Mar han creado un grupo de divulgación llamado Dyc Ocean con el que pretenden acercar la ciencia a la ciudadanía.

Un objetivo que también han abanderado en la feria a la que llevaron una pequeña muestra de sus estudios, que "van más allá de la biología", señaló Iván Lope, alumno de tercer curso quien junto a sus compañeras de primero, Laura Escobar y Águeda Alameda, muestran cómo se hacían los mapas topográficos, o cómo se ven diferentes arenas a través de las lupas. "Estoy muy sorprendido porque este año la gente se está interesando más en la parte geológica o física", apostilló Lope. Y es que el joven ha estado en más ocasiones en Fimar y asegura que, normalmente, son las especies que llevan en las peceras las que captan mayor atención.

Habrá que esperar a la próxima edición para ver cómo evolucionan los gustos y tendencias. Por lo pronto, la de 2019 se cerró con una gran fiesta náutica en la lámina de agua del Muelle de Santa Catalina en la que participaron un centenar de embarcaciones que ofrecieron la mejor postal de la ciudad y las fortalezas de su litoral.

Compartir el artículo

stats