Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nadie quiere quedarse con los 'narcobuques' atracados en el Puerto

La Autoridad Portuaria declara desierta por segunda vez la subasta para deshacerse por orden judicial de dos remolcadores y un velero vinculados al tráfico de drogas

El velero 'Maid of Orleans' tras ser apresado por las autoridades españolas en el año 2013.

El velero 'Maid of Orleans' tras ser apresado por las autoridades españolas en el año 2013. lp/dlp

Los remolcadores Titán III y Breath y el velero Maid of Orleans continuarán de momento ocupando espacio de atraque en el Puerto de La Luz. Al no recibir ninguna puja, la Autoridad Portuaria de Las Palmas se ha visto obligada a declarar desierta la subasta con la que quería dar salida a estas tres embarcaciones que llegaron al recinto capitalino entre 2013 y 2018 tras ser apresadas en distintas operaciones contra el tráfico internacional de estupefacientes.Esta es la segunda vez en lo que va de 2019 en la que los Puertos de Las Palmas intentan sin éxito deshacerse de estas embarcaciones.

Tras la imposibilidad de venderlas, ahora tendrán que ser los juzgados al cargo de cada uno de los tres casos en los que fueron utilizadas -uno gallego, otro canario y un tercero de la Audiencia Nacional- los que decidan sobre su futuro. Al igual que ocurrió en abril, nadie ha presentado ninguna oferta por las naves, y eso a pesar de las rebajas aplicadas por la administración portuaria -de hasta el 35% en relación con el precio de salida fijado en la anterior convocatoria- para tratar de asegurarse la venta.

El más caro de los tres buques en venta es el remolcador Breath, cuya puja de salida quedó fijada en la subasta de abril en 500.000 euros. Ahora partía de 425.000 (primera subasta), 350.000 (segunda) y 275.000 (tercera), pero ni siquiera así ha levantado el interés de los potenciales compradores.

El otro remolcador, con el nombre Titán III, iba a salir a la venta por 114.750 euros, más de 20.000 euros por debajo del precio de partida fijado para la subasta de abril, establecido en 135.000 euros. En esta ocasión, la embarcación tenía una puja base de 94.500 euros en la segunda subasta y de 74.250 en la tercera.

Orígenes dispares

Por último, el velero Maid of Orleans resultaba mucho más económico que los otros dos barcos en subasta, debido a la sencillez de su construcción y a su estado de conservación en comparación con los remolcadores. La Autoridad Portuaria fijó un precio de salida de 2.524,50 euros que en la segunda y tercera subasta habrían bajado hasta 2.079 y 1.633,50 euros, respectivamente.

Los tres buques cuentan con orígenes dispares. El remolcador Titán III -que en un principio fue vinculado con los históricos narcos gallegos Jacinto Santos Viñas y Manuel Charlín, finalmente exonerados por el juez- fue abordado en agosto de 2018 entre los archipiélagos portugueses de Madeira y Azores con 1.700 kilogramos de cocaína a bordo. El buque, que sufrió una avería en su motor que acabaría por facilitar su captura, presenta un estado aceptable de acuerdo con su año de construcción, según consta en el informe pericial sobre el buque encargado por la Autoridad Portuaria para fijar su precio en subasta.

El Breath, por su parte, navegaba a unas 1.000 millas de Canarias en octubre del año pasado cuando fue apresado por un patrullero de la Agencia Tributaria española con 1.400 kilos de cocaína a bordo distribuidos en más de 40 fardos de unos 30 kilos cada uno. Las dependencias y equipamientos del barco, que también fue inspeccionado en la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria para determinar su valor inicial de venta, "no se encuentran en muy mal estado", de acuerdo con el informe pericial.

El velero Maid of Orleans había sido capturado unos años antes, en 2013, a 1.600 millas al sur del Archipiélago con 500 kilos de cocaína en sus bodegas. El análisis pericial indica que su motor está completamente inservible y que buena parte de las dependencias están desmanteladas.

Compartir el artículo

stats