Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico rodado, culpable del 80% de la contaminación acústica de la ciudad

La Avenida Martíma, Torre Las Palmas o Bravo Murillo, entre las vías más ruidosas

El tráfico rodado, culpable del 80% de la contaminación acústica de la ciudad

La contaminación acústica en Las Palmas de Gran Canaria tiene un culpable. El tráfico rodado es el causante de más del 80% de los niveles más elevados de ruido que se producen en la capital, según el seguimiento mediante la monitorización de 64 puntos de la ciudad y la recopilación de datos de diversas administraciones que ha realizado el Ayuntamiento desde el 2017. Una información que ha permitido elaborar el Mapa Estratégico del Ruido (MER) del municipio que señala la Avenida Marítima, Torre Las Palmas, la circunvalación o calles como Bravo Murillo o Rafael Cabrera como las más afectadas por esta problemática. Este dcoumento será explicado en profundidad en las jornadas técnicas que tendrán lugar el próximo martes en el Rectorado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Más de una década después de que se hiciera el último mapa de ruido de la ciudad, elaborado en 2008, este informe ofrece una actualización sobre el panorama municipal en materia de contaminación acústica en cumplimiento con la legislación europea y española. Esta herramienta de la que dispone el Área de Sostenibilidad se centra en analizar el nivel del ruido procedente del tráfico y los lugares de actividad industrial, incluido el Puerto.

Esta nueva información será la protagonista de la mesa técnica que está previsto que se cree próximamente y que estará formada por diferentes concejalías, administraciones públicas y la ciudadanía, que permitirá articular medidas de reducción del ruido del tráfico y zonas industriales y la mejorar la calidad ambiental del municipio. Y es que según señaló ayer la concejala de Sostenibilidad, Belén Hidalgo, el nuevo mapa del ruido permitirá establecer las bases para la elaboración de un plan de acción que contrarreste los efectos de la contaminación acústica de la capital.

Aunque Hidalgo no especificó ninguna solución concreta para solventar esta problemática, sí se anunció que estas acciones serán de tres tipos: preventivas, correctivas y de gestión y control. El mapa podrá utilizarse también para adaptar las nuevas infraestructuras que se construyan en la capital en determinadas zonas, como la utilización de asfaltos fonoabsorbentes, o la instalación de aislamiento acústico de edificios públicos sensibles como hospitales y centros educativos en función de los niveles de ruido que se produzcan en el entorno. Asimismo, permitirá zonificar la ciudad por niveles de ruido, así como la población afectada por encima de los niveles acústicos permitidos por medio de unos modelos matemáticos de prognosis a través de un programa informático llamado Quantum.

La empresa Sincosur Ingeniería Sostenible ha sido la encargada de realizar este proyecto que le fue adjudicado en 2017. La documentación se ha realizado mediante la recopilación de datos procedentes de diferentes administraciones públicas, así como de los equipos de monitorización del ruido ambiental distribuidos por toda la ciudad. Concretamente, se han establecido 34 estaciones a los que se sumaron otros 30 puntos en los que se realizaron contajes manuales, tal y como recoge el informe municipal.

La información recabada ha dado a conocer que el tráfico rodado es el causante en más de un 80% de los niveles altos de ruido que se registran en Las Palmas de Gran Canaria. En este sentido, los estudios han demostrado que la bajada de velocidad máxima permitida al tráfico rodado en 10 kilómetros por hora supone una disminución de tres decibelios del nivel acústico percibido. Según se desprende del mapa, los puntos de la ciudad donde más se concentra el ruido del tráfico es en vías como la Avenida Marítima, el enlace de Torre las Palmas, la circunvalación o calles como Bravo Murillo o Rafael Cabrera.

Una situación ante la que el Consistorio también tiene previsto crear una nueva ordenanza de ruidos que se ajuste a la realidad actual ya que la normativa vigente fue elaborada en el año 1999. Una medida que se suma al plan municipal de movilidad urbana más sostenible basado en el aumento de los espacios peatonales y accesibles, la reducción del tráfico y la contaminación y el impulso del transporte público en la ciudad.

Por lo pronto, el documento tiene que pasar por la Junta de Gobierno que tendrá que darle el visto bueno. Posteriormente, estará sometido a un período de exposición pública de un mes para que pueda ser consultado por los ciudadanos. Asimismo, el próximo martes se celebrarán en el Rectorado de la ULPGC unas jornadas técnicas sobre el ruido en la que estará presentes diversos expertos a nivel nacional y europeo que debatirán sobre el fenómeno del ruido desde diferentes perspectivas. Esta iniciativa servirá además para dar a conocer y presentar de forma oficial el nuevo documento que muestra "una fotografía" de la contaminación acústica que hay en el municipio que, según la concejala, se encuentra en el ranking de "los diez primeros" españoles.

Compartir el artículo

stats