Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Vanessa Santana Hernández

"Ya estamos pensando cómo rentabilizar la pasarela y darle actividad"

"La esencia de los enclaves como este está en la profesionalidad de las personas que atienden", afirma la gerente del Mercado del Puerto

"Ya estamos pensando cómo rentabilizar la pasarela y darle actividad"

"Ya estamos pensando cómo rentabilizar la pasarela y darle actividad"

Se convirtió hace unos meses en la primera mujer gerente del Mercado del Puerto, ¿qué se encontró cuando llegó?

Me encontré un mercado real, un mercado donde están varias áreas unidas, en donde está ese mercado tradicional, el de siempre, con la parte del servicio, que era algo que olvidábamos muchas veces, y después la parte gastronómica. Date cuenta que este es el primer mercado de Canarias que se fusiona con la gastronomía sin perder la identidad de mercado tradicional. Me encontré un mercado que yo desconocía, porque al final lo conoces solo superficialmente y cuando te metes en él y empiezas a conocerlo internamente descubres que hay gente que lleva 80 años aquí, 40 años, con una historia, con un bagaje, con un conocimiento profesional increíble que muchas veces no les ponemos cara. Yo vengo de mercado, de esa parte agraria y gastronómica y te encuentras aquí esa fusión perfecta de ambos. Así que me encuentro un mercado que ha hecho un montón de cosas y que tiene un montón por hacer, y eso es muy bueno.

¿Qué objetivos se marcó al entrar en la gerencia?

Lo primero era analizar un poco qué era realmente el mercado, qué puntos débiles y fuertes tenía, es decir, un análisis DAFO en toda regla y valorar qué podíamos hacer para dar a conocer qué se cuece aquí dentro. Una cosa muy importante es poner en valor todos los mercados tradicionales de Canarias y este en particular, que yo ya siento mío. Porque la profesionalidad de los que te atienden es muy evidente, el trato de la materia prima es muy evidente, y a veces nos olvidamos. Y después dar a conocer la gastronomía que se genera. Está es mi función, la de ayudarles, dar a conocer, posicionar, tener ese plan estratégico y dar valor a lo que hay debajo de esta carpa.

¿Qué nuevas iniciativas se han puesto en marcha en este tiempo?

Primero se hizo un plan estratégico donde se analizó el tema de eventos, de comunicación y marketing y a partir de ahí se ha empezado a trabajar. Las iniciativas que ya llevamos arrancadas son el Club del Sabor, que nace aquí en el mercado y es un club donde no solo damos a conocer el producto, sino que también damos conocimiento. Es dos veces al mes, un jueves noche se da cita ese club donde se convoca a la gente y vienen a vivir una experiencia siempre con productos que estén dentro del mercado. De las últimas, por ejemplo hicimos una con vinos gallegos y el carnicero traía chuletón gallego, la charcutería justo vende un pan gallego y lo que hicimos fue fusionar el mercado con el producto y contar la historia. Son 25 personas que se convierten en embajadores de lo que sucede aquí y la verdad es que el tiempo que llevamos haciéndolo está siendo muy efectivo y gratificante y, sobre todo, es una línea del marketing, que es hacer que la gente hable de ti. También hemos creado el Cocina a cuatro manos, que es que una vez al mes invitamos a un cocinero a venir al mercado a cocinar con nuestros establecimientos. Eso nos hace dar frescura y actividad, dar conocimiento pero también nos hace vernos el ombligo aquí. Que venga alguien que te da una visión nueva de la gastronomía, que te ayudar a poner platos frescos más nuevos y eso también es lo que se busca. Y en septiembre empieza el cuatrimestre y donde hay mil eventos, donde tenemos un montón de talleres infantiles, haremos show cooking para niños para que cocinen con nosotros y que conozcan cosas como que el atún no viene de las latas, que coman y jueguen con la fruta y que se lo pasen bien con nosotros.

Además de estas actividades para los peques, ¿hay algún otro proyecto a la vista?

Estamos programando todas las actividades grandes como nuestro concierto de Navidad, el Bon Odori y eventos que aún no podemos decir el nombre porque será una sorpresa y ya los estamos organizando todo. También estamos viendo el cambio de imagen porque vamos a renovar, vamos a hacer estética, a pulir suelo, a ponernos bonitos para que nos visiten.

¿Harán alguna obra?

Realmente estamos en ello. Estamos haciendo los presupuestos e informes de nuestra estructura para ver cómo está para redactar un proyecto que la mejore y también para sacar adelante otro proyecto de cambio lumínico con el que nos vamos a hacer menos contaminantes. Vamos a cambiar el sistema de bombillas y aprovecharemos para darle mayor visión a la estructura porque nuestras luces están colocadas de una manera horizontal hacia el suelo y realmente no la iluminan. Estamos hablando de un edificio que ya está catalogado como Bien de Interés Cultural y que es de 1981, pero si lo ves por la noche lo ves con luz pero no le da valor a la estructura, por eso vamos a cambiar la dirección de la luz.

¿Qué ofrece este mercado con respecto a otros?

Hombre, en la ciudad tenemos cuatro mercados tradicionales y creo que cada uno ofrece su idiosincrasia. Este mercado, si lo comparamos con los otros, lo que le hace único y diferente es que está al lado de Las Canteras, que somos el único mercado que fusiona la parte tradicional y la gastronómica, y eso es muy importante y por eso este mercado no cierra al mediodía. Su horario es casi interminable porque son varias actividades las que se aúnan dentro de él.

Desde su experiencia, ¿cómo se mantienen estos pequeños puestos, cómo sobreviven a grandes cadenas?

Yo creo que la clave de esto, y cada vez está pasando más, es poner en valor la profesionalidad. Si te fijas cada vez más estos grandes establecimientos copian las fruterías de toda la vida. Porque eso tiene una esencia, pero yo creo que la esencia de los mercados está en la profesionalidad de los que te atienden, porque tienes personas que llevan 30 años trabajando la materia. Yo lo he aprendido y tengo la suerte de llevar toda la vida en el Mercado de Las Palmas, que es el núcleo principal. Pero es que tú llegas aquí y le preguntas a Antonio, que nació dentro del Mercado, y le digo que quiero un plátano para comerme hoy y él me lo elige y está perfecto. Y ahí es donde tenemos que desmarcarnos y demostrar que nuestra profesionalidad está por encima, que tenemos productos locales, de kilómetro cero. Es verdad que estamos en el cambio de actualizarnos, de poner más atractivas las fruterías porque la imagen cada día cuenta más.

¿Cree que las obras de la pasarela beneficiará al mercado?

Nosotros todas las semanas recibimos visitas de Tui con excursiones del Sur que vienen a visitar el mercado. El que el punto de entrada o salida, según cómo lo mires, de la Onda Atlántica esté en las puertas del propio mercado va a dar un cambio de vida muy importante. Date cuenta que el mercado está entre la zona portuaria y Las Canteras, somos punto de enlace e inmediato. Y hay otra cosa muy importante, que es que tendremos un parquin al otro lado de la calle y es bastante económico. Eso nos va a dar mucha vida porque entendemos que estamos en una zona de mucho movimiento y tienen un déficit de aparcamiento y esto nos va a ayudar mucho. Y cuando esa pasarela esté acabada nosotros estaremos preparados para tentar a todo aquel que pase a entrar al mercado.

O sea que ya tienen en mente iniciativas para atraer a los cruceristas.

¡Claro! Date cuenta que este mercado es de 1891, en dos años estamos de aniversario. Si todo va bien, la pasarela ya estará activa, también se cambiarán muchas cosas del otro lado, se van a tirar las naves de Unicef y habrá más aparcamiento y claro que estamos pensando en cómo rentabilizar esta pasarela y cómo darle actividad y, sobre todo, cómo ser atractivos para que la gente nos visite, sea de ida o de vuelta, pero que se pare a conocer el mercado y toda su historia.

Compartir el artículo

stats