Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Savia nueva para la guardia urbana

Ángeles Trujillo y Patricia Suárez forman parte del grupo de siete mujeres que se acaban de incorporar al cuerpo

De izquierda a derecha, Ángeles Trujillo y Patricia Suárez.

De izquierda a derecha, Ángeles Trujillo y Patricia Suárez. YAIZA SOCORRO

"Desde pequeña siempre tuve claro donde quería estar y soñaba con ser policía".

Patricia Suárez y Ángeles Trujillo, las dos nuevas agentes de la Policía Local de la capital grancanaria coinciden al asegurar que su incorporación como funcionarias encargadas garantizar la seguridad de la población forma parte de una vocación que prendió en ellas desde pequeñas.

"Me acuerdo que cuando era pequeña muchas niñas decían que querían ser peluqueras y los niños, bomberos, y yo siempre decía que quería ser policía; desde los cinco años", resalta Suárez que con sus 27 años se estrena como agente, después de haberse licenciado en Derecho y hacer un máster, una actividad que según ella constituyó un ligero desvío para dedicarse finalmente a lo que ha sido siempre su vocación.

"El trato con los ciudadanos, en el día a día, es lo que más me gusta de esta profesión. Desde pequeña siempre tuve claro donde quería estar. Ha sido un periodo un poco largo, pero todo da su fruto y estamos muy contentos de estar aquí. Ha sido súper difícil porque nos presentamos 1.500 y estar entre los 22 que consiguieron la plaza es un orgullo para nosotros", resalta Patricia.

Vocación

"Es vocacional. Sueño con ello desde hace muchísimos años", responde Ángeles Trujillo cuando se le pregunta por qué le dio por ser policía. Y conseguirlo no ha sido un camino nada fácil, admite esta agente, que se ha formado en Administración.

"Ha sido una trayectoria larga y dura porque opositar no es tan fácil como algunos se puedan creer. Han sido ocho años y medio preparando las oposiciones y me siento orgullosa de estar aquí. Han sido muchas caídas, pero de cada una de ellas me levantaba más fuerte", recuerda Trujillo, que "desde que caes en una de las pruebas tienes que empezar desde cero. Hay días peores, en las que no te sientes en forma y otros en los que te sientes mal psicologicamente. Es una carrera dura en la que solo llega al final el que realmente sueña con esto".

Y es que Ángeles Trujillo desde pequeñita miraba un uniforme y se decía: "Algún día me lo pondré". Y ese día ya ha llegado.

Compartir el artículo

stats