Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Canteras se llena de algas con restos de plásticos en Peña la Vieja y Playa Chica

La presencia de basura entre los ejemplares de 'Lobophora variegata' que traen los temporales de otoño está ligada a la contaminación mundial de los océanos

2

Las Canteras amanece invadida de algas

Un mar de algas de color marrón cubre estos días la superficie de distintas zonas de la playa de Las Canteras. Decenas de toneladas de Lobophora variegata se han acumulado en noviembre sobre la orilla, especialmente en Playa Chica y Peña la Vieja. Una arribada habitual en otoño, pues forma parte del ciclo anual de este ser vivo; pero, a diferencia de lo que debería ser normal, dentro de la lógica de la naturaleza, estas han llegado con miles de microplásticos enredados entre sus hojas. Según cálculos de la ONU, cada año se filtran a los océanos de todo el planeta 13 millones de plásticos.

"El mar trae basura a diario, la diferencia es que en esta ocasión los plásticos quedan atrapados en las algas", señala Fernando Tuya, profesor de Ciencias del Mar de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Entre las frondas, nombre por el que se conocen las hojas de este ser marino, se han podido ver desechos de diferente tamaño estos días. Desde trozos de botellas hasta flores artificiales. Según el portal web miplayadelascanteras.com el Ayuntamiento capitalino ha recogido en el último mes unas 70 toneladas de alga parda o seba, como se conoce popularmente a la Lobophora variegata. Una cifra que seguirá creciendo.

Según Tuya, la presencia de plásticos en Las Canteras no tiene por qué ser consecuencia de la contaminación local, más bien se trata de un fenómeno global. "Hay playas en las islas Salvajes [a unos 200 kilómetros al norte del Archipiélago] donde también ha llegado basura de este tipo", apunta el oceanógrafo. "Todas las corrientes marinas están conectadas, por lo que, lo que estos desechos podrían venir de un lugar a cientos de kilómetros y no necesariamente de aquí", apunta. No obstante, el experto, quien ha estudiado el ecosistema de este arenal, afirma que Las Canteras está "más limpia" que otras zonas del litoral capitalino, como puede ser el caso de la zona de San Cristóbal y La Laja.

Cada año llegan a la orilla de Las Canteras decenas de toneladas de algas pardas en otoño. Este ser marino crece principalmente en los meses de primavera y verano aprovechándose de las largas horas de luz y mayor radiación solar, explica Tuya. Una vez los días comienzan a acortarse entra en un periodo de "letargo", de tal manera que los primeros temporales hacen estragos entre los campos que conforman en los fondos marinos. "Al vivir a baja profundidad y estar debilitadas el mar las arranca con facilidad", explica el oceanógrafo.

En esta ocasión, el temporal de mala mar que azotó el Archipiélago la semana pasada, con olas que llegaron a superar los cuatro metros, habría sacudido el fondo marino, explica Tuya. Como consecuencia de estos fenómenos costeros decenas de toneladas de este alga no han parado de arribar prácticamente cada día a Las Canteras. Una situación que no ha pasado desapercibida en las redes sociales. Especialmente en días como el de ayer, cuando la arena ha aparecido completamente cubierta en zonas como Peña la Vieja.

A mediodía los trabajos de limpieza realizados a primera hora de la mañana fueron visiblemente insuficientes. Varias manchas de Lobophora variegata, cargadas de microplásticos, seguían llegando con las olas hasta la zona de Peña la Vieja. Playa Chica y La Puntilla también se han visto afectadas por esta invasión de algas de otoño. No obstante, la bandera amarilla ondeó durante toda la jornada.

Según la predicción la Aemet, el mar de fondo con olas de más de dos metros continuará en las próximas jornadas. La agitación del mar podría ser especialmente "fuerte" en la mañana de hoy. Una situación que presagia nuevas arribadas del alga parda a la playa de Las Canteras.

Pero, a pesar del aspecto sucio que puede dar este fenómeno, Tuya afirma que la presencia de estas algas es "natural y habitual" y no suponen ningún tipo de riesgo para el ser humano, a pesar del fuerte olor que desprenden. Al mismo tiempo, tampoco cuentan con beneficios reseñables, a diferencia de lo que ocurre con otras especies; pero, por sí mismas, no impiden el baño.

Compartir el artículo

stats