Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El renovado 'Villa de Agaete' incorpora una cubierta al aire libre en la popa

Armas-Trasmediterránea ultima para esta semana su llegada a la línea entre capitales

El 'Villa de Agaete', antiguo 'Alborán', atracado la semana pasada en el Puerto de La Luz. JUAN CASTRO

El grupo Armas-Trasmediterránea remata los últimos detalles a bordo del catamarán Villa de Agaete para incorporarlo a su flota de manera inminente: esta misma semana si se cumplen las previsiones. El antiguo Alborán acaba de pasar por un largo proceso de reforma en Astican que ha dado como resultado un buque prácticamente nuevo, tanto en los aspectos estéticos como en los técnicos. Entre ellos, destaca la nueva cubierta al aire libre con la que contará el multicasco, un espacio ubicado en la popa del barco similar al que ya existe en el Volcán de Tagoro, con el que compartirá ruta entre Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.

Tras la varada en las instalaciones de Astican, el catamarán se encuentra atracado desde hace unos días en el muelle contiguo a la sede de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Desde allí, el buque realiza pruebas de mar antes de su reincorporación a la flota. Durante la semana pasada realizó trayectos por el este de Gran Canaria, bajando hasta Maspalomas con un buen comportamiento, según señalan fuentes de la compañía naviera. En concreto, sus motores han sido puestos 'a kilómetro cero' y el buque ha dado en pruebas 41,7 nudos. Con estos datos, la compañía espera que su velocidad de crucero óptima de servicio sea de unos 37 nudos.

La incorporación del Villa de Agaete supondrá la despedida de Canarias del Ciudad de Ceuta, otro multicasco de la flota de Trasmediterránea que ha operado en las Islas durante los últimos dos meses alternando el 'puente marítimo' con la conexión entre Las Palmas de Gran Canaria y Morro Jable. Los dos barcos, que llevan el sello del astillero australiano Incat, tienen características similares en eslora y capacidad de transporte.

La renovación del catamarán arrancó este verano en las instalaciones de Astican tras varios meses a la espera de unas piezas que debían llegar desde Australia hasta Canarias. Con ellas en la Isla fue posible reparar por fin el patín de babor, que había quedado completamente destruido tras el impacto del buque con el barco Trames Uno, dedicado a los servicios marítimos, ocurrido al norte de Gran Canaria en el otoño de 2018. Una vez en seco, la naviera canaria optó por realizar una reforma completa del barco que incluyó un cambio de nombre en consonancia con los que está implementando Trasmediterránea -el Ciudad de Ceuta, por ejemplo, era hasta hace poco el Milenium Dos- desde su adquisición por parte de Naviera Armas. 'Villa de Agaete' es, de hecho, una denominación histórica de Trasmediterránea, ya que uno de los ferris de la clase Delfín llevó el nombre del municipio del occidente grancanario entre 1975 y 2002.

El Villa de Agaete completa la flota de multicascos del grupo Armas-Trasmediterránea, que ya se vio incrementada este año con la incorporación del Volcán de Tagoro, que conecta las dos capitales canarias desde el pasado mes de agosto. La compañía canaria aún tiene en cartera otro buque que está siendo construido por Incat, según anunciaron los responsables de la naviera en septiembre durante la presentación a la prensa del Tagoro. Sin contar esta futura incorporación, prevista para 2021, el grupo canario dispone de siete buques de alta velocidad repartidos entre el Atlántico y el Mediterráneo. Junto al Tagoro, el Agaete y el Ceuta también navegan el Volcán de Teno, el Volcán de Tirajana, el Almudaina Dos y el Alcántara Dos.

Compartir el artículo

stats