En las fiestas de Carnaval todo es posible y ya el pregón de esta edición Érase una vez... comenzó de una forma peculiar: celebrando el nuevo año y repitiendo las fallidas campanadas de la pasada Nochevieja. El presentador Roberto Herrera, abrió el discurso inaugural de estas fiestas disculpándose por "las tres campanadas" que tanto él, como sus compañeros se saltaron el pasado 31 de diciembre.

Una vez repicaron las campanas desde la gran pantalla de televisión proyectada en la fachada de las Casas Consistoriales de Santa Ana, el pregonero abrió, entonces sí, su intervención con cariñosas palabras para "la gran familia de la máscara y el disfraz". Y es que las personas que participan año tras año en las distintas murgas, comparsas, personajes, batucadas, candidatas y candidatos a la realeza carnavalera son los grandes protagonistas y merecedores del "mayor reconocimiento" de estos días de "pasión, alegría y libertad".

Haciendo un pasillo entre la plaza abarrotada, desfilaron las comparsas con sus plumas y colores, las candidatas y candidatos a Gran Dama, a Reina y a Drag Queen. Representantes de las distintas murgas, como la decana Los Nietos de Kika, o Melindrosos, Los Chancletas, Las Tramposas...

El maestro de ceremonias hizo, durante su intervención, un recorrido por la memoria y transportó al personal hasta los inicios de las mascaritas y plataformas, cuando después de la dictadura, figuras como Manolo García o Sindo Saavedra, pusieron todo su esfuerzo y talento para recuperar las fiestas del Carnaval, que son ya historia viva de la ciudad y muy pronto, también del panorama internacional. Ya que las galas de la Reina y la Drag Queen serán retransmitidas en las principales estaciones de ciudades como Berlín y Londres.

Como buen isletero, Herrera tuvo unas palabras para las murgas y comparsas que este barrio de pescadores ha dado a la ciudad. Desde Los Caribe, que fueras la primera comparsa de Las Palmas de Gran Canaria, hasta Los hijos de Caín o Los Chancletas, que este 2020 cumplen 40 años de historia, sin dejar de dar la nota musical.

Es tarea difícil recordar a todas las figuras que han marcado, de un modo u otro, la esencia y la memoria del carnaval capitalino. Personajes como Juanito el Pionero, la Sorda, la Palmera, la Paloma o Melo Robaina, todos ellos artistas que con su rebeldía, sus plumas y sus ansias de libertad "ayudaron a educar en el respeto a través del disfraz y el transformismo".

Complicado también es recordar a esos pioneros que a día de hoy siguen llenando de "color y respeto" la Fiesta de Interés Turístico Nacional que abandera la ciudad. Herrera quiso agradecer a Pedro Daktari y a Xayo por haber mostrado el camino a las presentes y futuras generaciones.

Para los más jóvenes, el nombre de Santiago García Díaz pareció no causar mucho efecto. Sin embargo, el conocido como Charlot de Las Palmas, permanece en la memoria de muchos habitantes de la ciudad.

Ante la atónita mirada de la concurrencia, la gran pantalla televisiva mostró imágenes de Herrera en su juventud, cuando actuaba de bailarín en la comparsa Los Maracaibos, bailando con Río Maranyao y también con Lea Zafrani.

"Cuando mi padre me vio con aquellas faldas de modernas y aquellas plumas, me miró y me dijo: comparsero... aquí ya no hay nada que hacer". Y ante esta confesión del isletero, una carcajada estalló a lo largo de la plaza. Porque si de algo saben los carnavaleros es de tolerancia, transgresión y ganas de divertirse. Y es que aquí las máscaras son "para divertirse", nunca para ocultarse por miedo a no ser aceptado por "ser y sentir diferente". La murga Los Trapasones Star puso sobre el escenario sus demandas de inclusión y diversidad, no sólo en estas fechas: "Este es nuestro cuento, Carnaval inclusivo".

Hubo también un recorrido televisivo que recordó galas anteriores. Entre ellas hubo una que marcó especialmente a todos los presentes y a los grancanarios en general: el vídeo de Inmaculada Medina expulsando a Manny Manuel, en evidente estado de embriaguez y desafine, del escenario el pasado año.

Antes de dar paso al concierto de Los Salvapantallas, el presentador hizo un guiño a la solidaridad propia de los carnavales. En los que "la gran familia del Carnaval" colabora en rifas, maratones y recolectas solidarias. La Asociación Canaria del Cáncer de mama, Pequeño Valiente o Amigos contra el SIDA son algunas de las que Herrera ha apoyado a lo largo de sus carnavales.

La familia de mascaritas está abierta a todo el mundo y deseando recibir la visita de "las caperucitas llegadas de los bosques del norte". Eso sí, aquí hay que disfrazarse y dar vida al Carnaval. Si incluso los perros lo hacen ya, qué menos los bípedos carnavaleros. Y tras una explosión de fuegos artificiales. "Colorín, Colorado, ¡el Carnaval sólo ha comenzado!"