Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de los mayores buques mineros del mundo elige La Luz para repostar

El 'Simon Stevin' recibe 1.500 toneladas en fondeo antes de continuar hacia Nuadibú

Uno de los mayores buques mineros del mundo elige La Luz para repostar

Las aguas de la zona sur de fondeo del Puerto de La Luz recibieron ayer a uno de los buques mineros más grandes del mundo. El Simon Stevin, un ingenio de 190 metros de eslora y 40 de manga que capaz de realizar trabajos submarinos a profundidades de hasta 2.000 metros, llegó al recinto capitalino en torno a las 14.00 horas para realizar una escala operativa de avituallamiento.

El buque, especializado en depositar rocas y piedras en los lechos marinos, recibió en fondeo 1.500 toneladas de combustible, de acuerdo con la información oficial recogida en el sistema de escalas de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Poco después de llegar a la rada sur a primera hora de la tarde, la gabarra Patagonia 100 del operador Peninsula Petroleum se posicionó a su costado para realizar la operación, que se prolongó durante varias horas.

La escala en el Puerto de La Luz una de las pocas que el buque tiene previsto realizar tras la puesta a punto a la que fue sometido hace escasas fechas en un astillero cercano a la localidad portuguesa de Setúbal, al sur de Lisboa. Antes de pasar por Gran Canaria ya realizó una parada operativa en Cádiz, donde repostó combustible y agua, además de cargar una pieza de 65 toneladas que requería el buque, según informó la prensa local gaditana semanas atrás. Su siguiente parada, una vez concluida la operación de avituallamiento que lo trajo al Archipiélago, es el puerto mauritano de Nuadibú.

A pesar de su apariencia de buque perforador inconcluso al que le falta la torre, el Simon Stevin es una nave dotada con tecnología punta que lleva navegando casi 10 años. Es un buque de factura vasca -fue construido en los astilleros de La Naval, en la localidad vizcaína de Sestao, en el año 2010- que permite cubrir con rocas y piedras de hasta 40 centímetros de diámetro todo tipo de canalizaciones submarinas, desde zanjas hasta sistemas de cableado o incluso gaseoductos.

Estos trabajos a grandes profundidades son posibles gracias a una tubería de descarga vertical de 2.000 metros -un sistema conocido técnicamente por su nombre en inglés, fall pipe- que fue construida en Bélgica, país de origen del armador. El Simon Stevin es propiedad de la compañía Jan de Nul, dueña a su vez de una de las mayores flotas de grandes dragas del planeta.

Compartir el artículo

stats