Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las laderas del Doramas recuperan el verdor con la plantación de 40 especies

Geursa saca a licitación el proyecto que contempla la incorporación de árboles, arbustos y vegetación endémica en dos parcelas de los jardines Rubió y Tudurí

6

Ajardinamiento de las laderas del parque Rubió i Tudurí

Las laderas que rodean los jardines Rubió y Tudurí de Altavista serán reforestadas. El proyecto, que salió ha licitación hace unos días, cuenta con un presupuesto de 102.745,70 euros que se emplearán también en la limpieza y acondicionamiento de los terrenos que serán reforestados posteriormente. Concretamente, se trata de dos parcelas, una de 4.509 metros cuadrados de superficie y la otra de 3.784, en las que se plantarán 13 especies distintas de árboles, 15 de arbustos y otras tantas de plantas endémicas, tal y como reza el proyecto que se puede consultar en la página web de Geursa.

En la actualidad, estas laderas se encuentran en estado de degradación y con escasa presencia de vegetación, por lo que la intervención contará con varias fases. La primera pasará por la limpieza y la retirada de escombros de la zona. Una labor que "se realizará a mano por varios operarios", según el documento en el que también se señala que los deshechos recogidos serán enviados a un vertedero autorizado.

El siguiente paso será acondicionar la superficie que acogerá las plantas, de tal forma que se repararán las cárcavas originadas por las escorrentías que producen las lluvias. Asimismo, se procederá a la creación de zanjas y al abonado de fondo del suelo, para lo que se empleará materia orgánica. La colocación del sistema de riego se ejecutará a continuación. En este caso, "al tratarse de un terreno en pendiente", se instalarán goteros autocompensantes y antidrenantes para evitar que se produzcan deslizamientos de tierra durante el mantenimiento de las diferentes plantas.

Finalmente, se ejecutará la plantación de la vegetación que, según su porte, se colocará de forma diferente y con sistemas de protección, tal y como recoge el pliego de condiciones de la licitación. En total, se repartirán por ambas laderas 13 especies distintas de árboles entre los que se encuentran acacias, casuarinas, algarrobos, flamboyanes, lagunarias, olivos, metrosideros o pimenteros, entre otros. Asimismo, se plantarán otras tantas especies de arbustos entre los que se proponen alcalifas, buganvillas, galanes de noche, salados, adelfas garrochas, o tronadoras. Por último, también se plantea la colocación de una quincena de especies de plantas endémicas tales como magarzas, jaraos, dragos, tabaibas salvajes, jazmines, balos, vinagreras o tarajales, entre otros.

Con esta iniciativa se pretende mejorar el entorno de una de las actuaciones de ajardinamiento que el importante arquitecto paisajista, Nicolau Maria Rubió i Tudurí, desarrolló en Las Palmas de Gran Canaria entre la década de los 50 y los 60. Al menorquín se le debe la autoría de la remodelación y ampliación del parque Doramas, proyectado por Miguel Martín- Fernández de la Torre, siendo el artífice de la gruta y la fuente ornamental que se instalaron en el espacio.

Rubió también fue el promotor del parque Rústico en el Barranquillo de Viera, conocido popularmente como el 'parque de las cucas' por la abundante presencia de estos insectos en la zona; así como de los jardines de la iglesia de Schamann. Su legado llega hasta las faldas de Altavista donde el Consistorio capitalino tiene previsto intervenir.

Este proyecto, que tiene un plazo de ejecución previsto de 11 meses y afectará a una superficie total de 8.293 metros cuadrados, se suma a la labor de recuperación y embellecimiento de espacios singulares de los diferentes barrios de la ciudad, como es el caso de Altavista donde hace casi un año abría el nuevo mirador. La obra fue financiada con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) con una inversión de 220.000 euros y se desarrolló en dos fases. La primera etapa consistió en la demolición de la antigua terraza El Cielo y la ejecución de los muros del mirador. Posteriormente, se crearon tres terrazas escalonadas y una cuarta destinada a la práctica en grupo de diferentes técnicas de relajación o meditación.

Compartir el artículo

stats