Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Casi cien personas sin techo se refugian en El Polvorín y La Fábrica del Hielo

Otros 230 sin hogar reciben alimentos a diario en tres comedores sociales

Coronavirus en Canarias | El centro de día la antigua fábrica de hielo acoge a las personas sin hogar durante la cuarentena

Un total de 99 personas sin hogar que, hasta hace una semana dormían en la calle, se han refugiado en los nuevos albergues municipales situados en el centro de emergencias de El Polvorín y la antigua Fábrica del Hielo, en La Isleta. Ambos centros, que tienen una capacidad para 102 personas, han sido habilitados por el Ayuntamiento de la capital grancanaria para proteger a estos hombres y mujeres, que no pueden seguir en la calle debido a la cuarentena. Según los datos facilitados por el Ayuntamiento, El Polvorín acogía el pasado viernes a 49 personas y la Fábrica del Hielo, con capacidad para 50 personas, estaba llena. El cupo de plazas está a punto de cubrirse, pero todavía hay personas buscándose la vida, o jugándosela, y durmiendo al raso.

El Ayuntamiento censó en noviembre pasado a 76 sin techo en el municipio, una cifra que no se ajusta a la realidad si se tiene en cuenta el número cada vez mayor de personas que duermen al aire libre en la ciudad, las cifras que manejan las ONG y los mismos datos de ocupación de los centros recién abiertos y ya repletos.

Además de estos nuevos albergues, que se añaden a otros tres también municipales -Gánigo entre ellos- que alojan a más de 150 personas, Cáritas mantiene abiertos sus tres comedores sociales en San Pedro, Escaleritas y Santo Domingo, que atienden a otros 230 sin hogar.

La ONG ha tenido que cerrar su albergue porque el decreto del estado de alarma les obliga a disponer de atención sanitaria para funcionar durante las 24 horas, por lo que ha realojado a los usuarios de este centro de baja exigencia en dos pensiones y cuatro pisos. "Les cubrimos las necesidades básicas y así pueden mantener el aislamiento las 24 horas. Son treinta personas en dos pensiones con seguimiento social y psicológico. Y el resto están en los pisos, a los que hemos abastecido de comida para un mes", con el objetivo de que puedan respetar el confinamiento. En una de estas viviendas se ha alojado a tres mujeres víctimas de trata", informa Caya Suárez, gerente de Cáritas Diocesana.

"Cáritas atendió en 2018 a más de 1.400 personas sin hogar. Eso significa que tiene que haber más porque nosotros no somos la única organización que trabaja con ellos y hay otros con los que no trabaja nadie", señala Caya Suárez. El último estudio realizado por Edei en 2018 y encargado por la Obra Social de Acogida y Desarrollo, cifra en 176 el número de personas que duermen al aire libre, un número al que hay que añadir los que están metidos en casas o cuevas.

Caya Suárez sostiene que esta gente está viviendo la pandemia del coronavirus con muchísimo miedo. "Todavía sigue habiendo gente en la calle y claro que tienen miedo. Son seres humanos, lo que ocurre es que un confinamiento de 24 horas es complicado. Si tienen un consumo" de drogas o alcohol "activo, pasarían el mono dentro del centro y necesitan una atención especial, porque no están es un centro de desintoxicación". En la negativa de algunos a refugiarse en estos centros subyace, a su juicio, multitud de razones relacionadas con la complicada situación que atraviesan.

Los primeros refugiados en los albergues de El Polvorín y la Fábrica del Hielo comenzaron a ser trasladados el pasado 21 de marzo por una guagua de la Unidad Militar de Emergencias (UME), en colaboración con Protección Civil la Policía Local. El Ayuntamiento ha acondicionado el centro del Polvorín para dar alojamiento durante las 24 horas, manutención, aseo y asistencia sanitaria, de la que se encarga el Grupo ICOT, con 18 sanitarios. A El Polvorín han sido enviados aquellas personas afectadas por enfermedades crónicas.

El albergue de la Fábrica del Hielo está siendo gestionado por la Cruz Roja, una ONG, que al igual que Cáritas, está redoblando sus esfuerzos y recursos para afrontar la emergencia del coronavirus, con intervenciones que se añaden a la multitud de casos que ya atendían diariamente. Cruz Roja ha movilizado a 600 voluntarios y voluntarias para ayudar a 43.000 personas en toda Canarias.

Antonio Rico, presidente autonómico de Cruz Roja, señala que la ONG está haciendo otros servicios como "el traslado en ambulancias y de de alimentos", así como otra otra serie de intervenciones que se añaden a sus actuaciones habituales antes del coronavirus, porque, advierte, "Cruz Roja no puede parar de hacerlas". Entre ellas está la atención en centros de acogida a 500 migrantes sin papeles en Gran Canaria ( 600 en toda Canarias) y a mujeres víctimas de violencia de género, así como el sistema de teleatención a los mayores y los hogares de menores en Telde. "Tenemos que seguir asistiendo también a las personas que tienen problemas para comer" o pagar la luz, etc.

El alcalde Augusto Hidalgo aseguró hace una semana a través de un comunicado que todos los s in techo recibirían "una atención integral durante el tiempo que sea necesario con profesionales sociales y sanitarios". La atención a los usuarios será prestada durante las 24 horas e incluirá la cobertura de necesidades básicas como alimentación, aseo y lavandería.

Para minimizar el riesgo de contagio, en ambos centros se garantizará el cumplimiento de los protocolos de contención y prevención del coronavirus indicados por el Gobierno central y el Gobierno de Canarias. Los sin techo que salgan de las instalaciones, no podrán a volver a entrar en ellas.

Compartir el artículo

stats