Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Propuesta para mejorar la movilidad y la calidad de vida

Una vía peatonal que conecte Santa Catalina y la Alameda

Un grupo de vecinos de los barrios de Las Alcaravaneras y Arenales piden que se habilite el corredor el tiempo que dure la pandemia

Una vía peatonal que conecte Santa Catalina y la Alameda

Un grupo de vecinos de Las Alcaravaneras y Arenales han planteado al Ayuntamiento de la capital grancanaria que habilite una gran vía peatonal de cinco kilómetros de longitud, que conecte la Alameda de Colón con el parque Santa Catalina, al menos mientras dure la pandemia de Covid-19. La iniciativa ciudadana, que contempla la peatonalización de once calles y la cesión de medio carril al paseante en otras cuatro, plantea una primera fase a través de un corredor que iría desde la calle Alemania, en Alcararvaneras, hasta la calle Ángel Guimerá y Senador Castillo Olivares.

"Estas calles son secundarias y conformarían durante la cuarentena el camino saludable necesario en los cascos históricos de Arenales y Alcaravaneras", explica el economista Silvestre López Angulo, portavoz del grupo de vecinos, quien asegura que esta iniciativa ha sido presentada al consistorio en varias ocasiones desde 2017, a través de los presupuestos participativos, pero siempre fue rechazada al considerar que su ejecución era muy cara.

Los vecinos han elaborado ellos mismos los planos y los textos del proyecto, que han enviado al alcalde Augusto Hidalgo y a varias concejalías, entre ellas la del distrito Centro. "Ahora, con el Covid la necesidad de un gran paseo peatonal en estos barios, donde hay muchas aceras estrechas, se ha vuelto más necesaria que nunca para poder respetar las distancias de seguridad y se ha convertido en un tema de salud pública", asegura López Angulo, quien cree que este problema se resolvería con este corredor sanitario, denominado Gran Vía de Las Palmas de Gran Canaria. Ahora mismo, denuncian, en la calle Alemania hay colas en las aceras y la gente se tiene que bajar al asfalto, por precaución.

Además de López Angulo, han participado activamente en la elaboración de la propuesta la profesora del instituto Pérez Galdós, Estrella Cantero León, el periodista Luis López López y el informático Víctor Pérez Pérez .

El primer tramo de este corredor para el peatón iría desde el parque de Santa Catalina hasta la avenida Mesa y López. Arrancaría en la calle Secretario Artiles, que ya está parcialmente peatonalizada y sólo le faltan 280 metros para llegar a la calle Ruiz de Alda. Para este tramo se propone plantar árboles, como flamboyanes, a lo largo del camino, al igual que en resto del recorrido.

El segundo tramo atravesaría el barrio de Alcaravaneras desde Mesa y López a través de la calle Alemania, hasta el parque del Estadio Insular. En este tramo se plantea una pequeña plaza en el tramo de Alemania comprendido entre Barcelona y Menéndez y Pelayo, aprovechando que no hay ninguna entrada a garaje. Silvestre López indica que el problema del tráfico en esa parte de Alcaravaneras se solucionaría cambiando la dirección de la circulación en la calle Luis Antúnez para que los coches vayan hacia el norte.

El tercer tramo atraviesa Ciudad Jardín y discurriría por las calles Puccini, Hermanos García La Torre (medio carril), Camilo Saint- Saëns, Rafael Ramírez, Alejandro Hidalgo (medio carril), y desembocaría en León y Castillo, donde continuaría por la acera y atravesaría el Pueblo Canario.

El cuarto tramo partiría del Pueblo Canario y atravesaría el barrio de Arenales por la calle Ángel Guimerá hasta la altura del Obelisco.

En este punto, se iniciaría el quinto tramo, bajando por la calle Alfonso XIII, donde se peatonalizaría medio carril, hasta conectar con la calle Senador Castillo Olivares (antes La Fontana de Oro) desde donde se llega al Cabildo de Gran Canaria. Desde aquí se puede acceder a la Alameda de Colón por la calles General Bravo y Pérez Galdós, ya peatonalizadas.

Los defensores de esta iniciativa quieren que esta Gran Vía se señalice con el logo de una palmera canaria. "La Gran Vía es llana y lineal, pero además recorre casi cronológicamente la historia de la ciudad. Por eso nos parece la manera más cómoda y sencilla de presentar la ciudad a los turistas. Conduce desde la zona de los cruceros hasta las puertas de Vegueta. Pasa por edificios y casas centenarios, cerca de lugares muy representativos de la vida presente y pasada de la ciudad", como el Mercado Central o el Estadio Insular y por conjuntos de gran valor patrimonial, como el Pueblo Canario.

López Angulo indica que se ha optado por esta ruta, frente a otra como León y Castillo, porque "se pretende que las personas vayan la mayor parte del camino a la sombra y se pueda recorrer en 46 minutos sin sudar. León y Castillo es tan ancha que hay momentos del día en los que no puedes evitar el sol ". El objetivo del corredor es "mejorar la movilidad de la ciudadanía y su calidad de vida, propiciar el tránsito de las personas con dificultades para moverse, crear espacios públicos de convivencia ciudadana, facilitar el acceso y el conocimiento de nuestra ciudad a quienes nos visitan y ayudar con todo ello a convertir Las Palmas de Gran Canaria en una ciudad más amable, ecológica, bonita, viva, fácil de caminar y de visitar". López Angulo afirma que la iniciativa no precisa una gran inversión. "No queremos pavimento ni grandes obras. Sólo queremos que ese espacio se habilite para los ciudadanos y que sólo pasen los coches de los residentes a los garajes", aclara.

Compartir el artículo

stats