20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Los comercios se preparan para la fase1

Mil fórmulas para reabrir en Triana

Los empresarios desinfectan los comercios antes de entrar en la fase 1 de desescalada - Se toman medidas como cerrar probadores o perimetrar la tienda para mantener las distancias

Mil fórmulas para reabrir en Triana

Mil fórmulas para reabrir en Triana

Con muchas ganas de abrir sus negocios y atender nuevamente a sus clientes. Los empresarios de la zona comercial abierta de Triana apuran las últimas horas antes de la previsible entrada en la fase 1 de la desescalada el próximo lunes para poner a punto sus establecimientos después de dos meses cerrados. Muchos de ellos aprovecharon la jornada de ayer para limpiar los locales y para sustituir los artículos por los de nueva temporada, pero también para adaptar sus comercios a las nuevas medidas de seguridad que ha impuesto el coronavirus.

Todos están a la espera de que el BOE de este fin de semana establezca las condiciones definitivas en las que deben abrir al público, pero mientras ya están aplicando mil y una fórmulas para afrontar la "nueva normalidad": limitación del aforo a una persona por trabajador, clausura de los probadores o su desinfección con vapor a 100 grados de temperatura, alfombras con líquido desinfectante e incluso establecer un perímetro alrededor de la tienda para crear una ruta de un solo sentido para evitar que los clientes se crucen. En prácticamente todos los establecimientos, los trabajadores han recibido ya un curso de formación para afrontar esta nueva etapa en las mayores condiciones de seguridad posibles.

Las medidas de seguridad son muchas y variadas; y además de eso otros impulsan iniciativas económicas como reabrir con nuevas promociones con el objetivo de incentivar el consumo.

La tienda The Market ha desplegado un importante dispositivo de seguridad para garantizar la salud de empleados y clientes. En la entrada del establecimiento habilitará una alfombra para desinfectar la suela de los zapatos y también un poste dispensador de gel automático. "Una vez que los clientes estén desinfectados, tendrán que pasar por un circuito que no es habitual en la tienda, pero que estableceremos en un sentido único para evitar que se crucen", explicó ayer Patxi González, propietario del establecimiento, "y en el suelo se encontrarán triángulos amarillos que les marcarán la distancia de seguridad que deben respetar".

Las dos puertas del local estarán divididas por un dispositivo que marcará la entrada y la salida y de los tres probadores se ha decidido prescindir del que está en el centro para aumentar la distancia entre los otros dos. En cuanto a la desinfección de las prendas, subrayó González, se empleará un desinfectante textil que no deja olor en la ropa; cuando se seque estará lista para volver a su lugar y se evita una cuarentena de 48 horas para la prenda.

Intimissimi también continuará haciendo uso de los probadores, y en su caso se desinfectará cada habitáculo con vapor a cien grados cada vez que sea utilizado por los clientes, además de limpiar la banqueta, el suelo y las paredes con lejía. "Lo principal es nuetra salud y la de los clientes", expresó ayer Nereida Betancor, encargada del local, por eso empleó la jornada para desinfectar el suelo, los muebles y las cortinas, además de adaptarse al nuevo protocolo de seguridad establecido por Sanidad. Aquí también se perimetrará la tienda con una cinta en el suelo que marcará la distancia de seguridad.

A pocos metros, en Calzedonia, un operario de limpieza se empleó ayer a fondo para desinfectar las grandes cristaleras del establecimiento mientras la encargada, Cristina Correa, entregaba a una clienta el pedido que había encargado por internet. Las medidas de seguridad son prácticamente las mismas que las de Intimissimi. "Empezamos a cambiar los artículos de la tienda y a limpiar el jueves, y también a permitir que las clientas vengan a buscar sus pedidos de forma presencial, pero el lunes fue cuando habilitamos los envíos a domicilio", matiza Correa. Vanesa Sánchez, la clienta, encargó el pedido por la web y fue ayer a recogerlo. "Tener la tienda para mi sola es un lujo, aunque lo hago con un poco de respeto y mirando con lupa todo lo que toco", explicó.

Unión de comerciantes

Como medida de seguridad, varios comerciantes de Triana han decido no permitir el uso de los probadores. Es el caso de la tienda Encuentro. Una de sus responsables, Guacimara Álamo, señaló ayer que su compañía, para compensar el cierre de estos espacios, ha decidio ampliar de 30 a 60 días el período para los cambios y las devoluciones. También garantizarán la distancia de seguridad con cintas pegadas en el suelo y con una limitación del aforo de siete clientes simultáneamente en la tienda, además de dos dependientas. "Tendremos que estar muy atentas para avisar si alguien se salta esta medida", apuntó. Este establecimiento reabrirá con un impulso al consumo con la aplicación de una promoción del 30% de descuento en todos los artículos.

Decathlon tampoco permitirá el uso de los probadores. "Estamos deseando abrir y atender a nuestros clientes, pero siempre con prevención y con medidas de seguridad", reveló Ezequiel Toledo, responsable de la tienda, mientras reorganizaba el establecimiento. Entre ellas, las básicas y necesarias como el uso de mascarillas, gel y guantes. "Los clientes tienen dos meses para devolver o cambiar su compra, y es entonces cuando dejamos las prendas aisladas durante 48 horas más", explicó.

La vuelta a la nueva normalidad que permite la fase uno de la desescalada ha permitido que muchos establecimiento rescaten del ERTE a buena parte de sus trabajadores, cuando no a la totalidad, en el caso de las más pequeñas.

El empresariado de Triana está siendo optimista. "Llevamos mucho tiempo sin trabajar, y aquí no solo influye el componente económico, sino también el emocional", señaló el presidente de los empresarios de Triana, Eduardo Peñafiel, quien reveló que el próximo lunes abrirán entre el 80 y el 90% de los comercios de menos de 400 metros cuadrados. "Las dudas las tiene el sector de la restauración, aunque ya el Ayuntamiento nos permitirá ampliar el aforo, y dentro de la restauración hay que diferenciar a los bares, que han podido enviar a domicilio, de los restaurantes, que tendrán que esperar un poco más y no tiene una normativa clara en cuanto al uso de las mamparas".

Triana tiene ganas de arrancar y están motivados. "Esta crisis nos ha servido para fomentar la unión entre todos los comerciantes a través de la asociación, porque se han incorporado nuevas altas", apuntó Peñafiel.

Los comerciantes contarán también con el apoyo del Ayuntamiento, que lanzará una campaña de promoción para fomentar el comercio local bajo el lema Te estamos esperando. La campaña cuenta con los mensajes Compra con seguridad en tus comercios de siempre, centrado en el comercio de proximidad; y Vuelve a los lugares de siempre, dirigida al sector servicios y de restauración.

Compartir el artículo

stats