Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Movilidad sostenible para combatir la transmisión

"Más sitio, menos tráfico y menos humos"

Peatones y ciclistas recorren la calle Fernando Guanarteme y el paseo de La Cornisa el primer domingo sin coches para garantizar la distancia física

9

Coronavirus en Canarias | Peatonalización de calles en domingo

Paso a paso, en vez de acelerón a acelerón. Las Palmas de Gran Canaria cerró ayer por primera vez al tráfico rodado la calle Fernando Guanarteme y el paseo de la Cornisa, una medida que de momento se repetirá todos los domingos mientras dure el estado de alarma y que forma parte de un abanico de acciones de movilidad sostenible puesto en marcha por el Ayuntamiento para garantizar la distancia entre los transeúntes. No exentos de dudas sobre lo que estaba pasando en esas vías habitualmente llenas de vehículos a motor, los peatones reclamaron momentáneamente para sus zapatos y playeras el asfalto de estos dos tramos urbanos.

"Ya era raro que hubiera algún tipo de evento convocado", comentaba con extrañeza Nicolás Castro cuando por fin comprendió, en la esquina de la calle Sedeño con el paseo de la Cornisa, por qué había tantas vallas amarillas acotando el espacio. "Me parece bien, yo estoy siempre a favor de todo lo que sea para el bien de la gente y esta es una zona que muere el fin de semana, se puede aprovechar", añadía.

Castro y Evelyn Viera se dirigían a casa de unos amigos cuando se encontraron con la calle peatonalizada. Para ella, la iniciativa es positiva, aunque cree que le falta promoción para que llegue a más personas: "Deberían poner un poco de información, no sabíamos que esto estaba preparado". Afirmaba decirlo sobre todo por las personas mayores, que "no salen y muchos no se manejan con internet todavía".

Mari Carmen González paseaba por La Cornisa acompañada de dos personas que en los últimos meses se han vuelto "como de la familia ya", una pareja de agentes de Unidad de Protección y Acompañamiento de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria que le ayudan con los quehaceres diarios. Poco antes habían ido a buscarla a su casa para que pudiera salir con tranquilidad a disfrutar de un poco de aire fresco y se notaba en la cara su buen ánimo. A la alegría por la caminata se sumaba el espacio más amplio: "Es una ventaja, porque la gente puede pasear tranquilamente", comentaba esta vecina.

En el paseo dominó durante todo el día el silencio. Solo se escuchaba de vez en cuando el gorjeo de las palomas, porque el asfalto amortiguaba el sonido de las pisadas de quienes hacían algo de ejercicio, como Juana Delia González y Pilar Pastrana. Al enterarse por WhatsApp de que La Cornisa iba a estar cortada al tráfico, estas dos vecinas eligieron regresar a casa por aquí tras un paseo matutino. "Me encanta la iniciativa, pero también pienso en la gente que tiene coche", contaba la primera sin bajar el ritmo de los pasos. Aunque aplaudían la propuesta, las dos creen que necesita más difusión para que llegue a la mayor parte de la ciudadanía: "Tienen que hacerlo más público".

La calle Fernando Guanarteme estaba más concurrida. El tramo entre la plaza de Los Betancores (Fray Junípero) y Olof Palme era al mediodía un incesante ir y venir de ciclistas, peatones o personas en patinete. Algunos se sorprendían por la ausencia de vehículos y preguntaban a quienes tenían al lado qué estaba pasando, aunque otros, como Alejandro Suárez, que caminaba junto a la plazoleta de Farray con su mujer, María González, mientras sus hijas, Julia y Lucía, patinaban por el asfalto ya sabían la razón: "Precisamente lo vimos en el periódico y no fuimos a Las Canteras para tener más espacio".

Alejandro Yanes e Inmaculada Márquez regresaban a casa con la compra y unas plantas. "Esto es buena idea, más sitio, menos tráfico y menos humos", consideraba ella. Durante estas semanas habían salido poco más que para trabajar y hacer algo de deporte, por lo que la propuesta de tener más espacio para caminar les resultaba atractiva: "Por mí, que se quede", proseguía él en referencia a la posibilidad de que consistorio mantenga la medida más allá de este tiempo excepcional por la pandemia.

Aunque había quien no estaba demasiado satisfecho con la peatonalización dominical -"A mí me parece un disparate", valoraba Nacho Oramas haciendo mención a la actividad comercial-, la mayor parte de quienes compartieron su opinión con este periódico se mostraban contentos con la posibilidad de ganar espacio en el asfalto. "Tengo 50 años y es la primera vez que veo esto", contaba con asombro Carmen Gil, vecina del barrio, que desea que la iniciativa se mantenga todos los domingos más allá del estado de alarma: "Ojalá tenga éxito".

La peatonalización dominical de Fernando Guanarteme y el paseo de La Cornisa se suma al carril ganado para los peatones en la calle León y Castillo entre el Metropole y Torre Las Palmas -este todos los días- y a los otros corredores peatonales parciales que ya proyecta el Ayuntamiento en calles como Pío XII, Tomás Morales, La Naval o Albareda, junto a nuevos carriles bici. El consistorio estudia, además, la creación de varias supermanzanas peatonales, primero en Alcaravaneras y si la experiencia resulta positiva, también en Schamann o La Isleta.

Compartir el artículo

stats