Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo | La transformación del viejo Estadio

El Insular volverá a brillar con luz propia

Luminarias led realzarán la visera de la grada de Tribuna del Estadio, además de las antiguas esquinas de corner del campo - La inauguración está prevista para julio

46

Nuevo espacio sociocultural en la antigua grada de tribuna del Estadio Insular

Navidades de 1944, después de varios años de obras en mitad de los arenales de Alcaravaneras, los jugadores y la afición se encontraron por primera vez en las entrañas del Estadio Insular. Durante décadas, por este emblemático rincón de Las Palmas de Gran Canaria pasaron, además de las estrellas del balompié, cantantes, murgueros y políticos de toda índole. El templo del fútbol fue reconvertido en un parque urbano en 2015, pero entonces quedaron pendientes una serie de actuaciones en la grada Tribuna. Ahora, tras una exhaustiva rehabilitación dirigida por las arquitectas Elsa Guerra y Noemí Tejera, la estructura volverá a brillar con luz propia. De hecho, decenas de metros de tiras led la harán visible desde distintos puntos de la ciudad una vez concluya la intervención, según pudieron destacar ambas profesionales ayer ante los medios de comunicación.

Luminarias tipo led realzarán toda la estructura singular de la grada de Tribuna, la cual está protegida por su valor arquitectónico. Como elemento singular, se destacarán los dos puntos de córner situados en los dos extremos del parque y que en su día señalaban el límite entre los asientos y el campo de juego. "Marcar esa traza nos pareció un homenaje adicional", apuntó Guerra. La ciudad ganará de esta manera un espacio sociocultural y de ocio con más de 4.000 metros cuadrados, el cual aspira a convertirse en "todo un referente para los vecinos de Alcaravaneras", apuntó por su parte el alcalde capitalino, Augusto Hidalgo, durante la supervisión de las obras junto a técnicos y autoridades. El proyecto ha costado 2,5 millones de euros.

"Cuando se planteó intervenir en esta zona lo que sí teníamos claro era que la gente siguiera recordando el elemento más distintivo del estadio, la visera de la grada de Tribuna", destacó Hidalgo, "y al mismo tiempo generar un espacio nuevo que fuera un continuo del parque". De esta manera, las luces led estarán repartidas por los pasamanos de las barandillas o los bordes de los bancos. Otro tipo de luminarias más especiales permitirán crear "un haz de luz" en los pórticos de la parte superior del edificio con la intención de "repicar los arcos", apuntó Guerra. Otro de los elementos a resaltar serán los óculos de las vigas que dan a la calle Manuel González Martín. Un conjunto que se verá resaltado por las noches.

Los led en las esquinas de córner vendrían a rematar lo que Guerra definió como "el alma de lo que fue el estadio", una traza que mantuvieron en todo momento en la memoria del proyecto. "El Insular era mucho más que venir a ver fútbol, era un lugar de encuentro", señaló. Además, Tejera, por su parte, destacó que para ellas era "importante" que la intervención "no desapareciera" cuando se apagaran las luces. "La estructura porticada es la gran protagonista, tanto el óculo como los arcos se van a poder ver desde arriba. Era importante construir esa imagen no solo de cara a la fachada, si no también para que fuera visible desde otros puntos", explicó. De hecho, la planta superior de la renovada grada Tribuna cuenta con unas vistas inmejorables a los barrios de Alcaravaneras, Ciudad Jardín y la zona de Paseo de Chil.

Este último espacio es totalmente transitable a modo de terraza semicubierta y estará conectado tanto con el Paseo de Chil como con el parque propiamente dicho mediante escaleras y ascensores panorámicos adaptados. A la estructura porticada de hormigón armado de la grada se le ha añadido otra de aluminio plegado en dos colores, en cuyo interior habrá una serie de locales. Esta zona la han rematado con jardines elevados, los cuales están poblados principalmente de lavanda, entre otras flores.

Uno de los cuatro locales de la nueva infraestructura acogerá la sede de la Asociación de Ex Jugadores de la UD Las Palmas, por lo que en cierta manera el fútbol volverá a estar presente en estas instalaciones. Por otro lado, la grada de Tribuna también albergará la sede de la Casa de la Juventud. Estas instalaciones contarán con una sala de estudio y otra polivalente para celebrar iniciativas impulsadas por la concejalía que lidera Carla Campoamor o bien por entidades juveniles. El objetivo, según el Consistorio, es dotar a los jóvenes de un espacio "céntrico, amplio y accesible".

Los veteranos y los más jóvenes estarán separados por la entrada principal al parque, que dará a la calle Manuel González Martín a la altura de Mas de Gaminde. Precisamente, Hidalgo destacó que el proyecto ha permitido crear "continuidad" con el barrio de Alcaravaneras. "Ha sido una inversión encaminada a hacer más accesible y amable para los peatones la zona", señaló el concejal de Urbanismo, Javier Doreste.

La calle Manuel González Martín en su tramo paralelo al parque también ha sido completamente renovada. Las aceras se han ampliado hasta alcanzar los 1.120 metros cuadrados, se ha instalado nuevo mobiliario y se han plantado una serie de árboles junto a la fachada de la grada. En total, estas obras de urbanización han costado 269.601 euros.

Trabajos de jardinería

Hidalgo señaló a los medios de comunicación que, previsiblemente, la obra podrá estar finalizada el próximo mes de julio. Por el momento, quedan por culminar los trabajos de jardinería, principalmente en el nexo con la parte del parque ya existente. Quedan también una serie de remates de pintura, albañilería y cerrajería, así como en el suelo de las salas. En total, el parque deportivo crecerá en 2.505 metros cuadrados, a los que habría que añadirles el espacio transitable en la nueva terraza semicubierta sobre los locales.

"Imitando a las grandes ciudades del mundo hemos creado un parque en altura para disfrutar, pasar el tiempo, leer un libro a la sombra de esta infraestructura [la visera de la grada] y al mismo tiempo tener una perspectiva espectacular de la zona", resaltó Hidalgo. "Hay que hacer posible que esta infraestructura responda a una necesidad colectiva de la ciudad y la Isla. A partir de ahí podremos disponer de un espacio extraordinario para reforzar la convivencia. Es un halo de esperanza. Una suma de luces que nos hablan de futuro, de espacios abiertos", señaló por su parte el presidente del Cabildo, Antonio Morales, entidad propietaria del edificio.

La piqueta comenzó a transformar el Estadio Insular en diciembre de 2014, prácticamente 70 años después del partido de inauguración. El edificio llevaba relegado al abandono desde la primavera de 2003, momento en el que se jugó en su cancha el último partido de la Unión Deportiva Las Palmas. En su lugar, el Ayuntamiento rehabilitó la mítica grada curva, que sería ajardinada, mientras el campo de juego pasó a convertirse en un parque al uso con pérgola, cafetería y senderos para correr.

Se trata de un espacio que ha estado llamado a convertirse en "una seña de identidad", tal y como apuntó Morales ayer, de ahí "la necesidad" de mantener ciertas estructuras y elementos del viejo estadio que ahora tomarán relevancia, "forman parte de nuestra historia y nuestra memoria", añadió. Por delante quedaría pendiente la recuperación de la grada Naciente, cubierta hoy por una lona instalada en 2015, cuando abrieron el parque, pero ya desvencijada.

Compartir el artículo

stats