Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Participación Ciudadana

Los vecinos proponen crear escaleras mecánicas en Mesa y López y La Paterna

Los ciudadanos plantean de cara a los Presupuestos Participativos 2020 medidas y posibles proyectos para mejorar la accesibilidad y la movilidad en barrios y playas

Los vecinos proponen crear escaleras mecánicas en Mesa y López y La Paterna

Los vecinos proponen crear escaleras mecánicas en Mesa y López y La Paterna

Los vecinos de la capital han propuesto construir escaleras y rampas mecánicas en la avenida de Mesa y López y en los barrios de La Paterna y Los Tarahales como parte de las ideas planteadas al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria dentro de los Presupuestos Participativos 2020. Ciudadanos a título personal y colectivos diversos han presentado al Consistorio 610 posibles proyectos para ejecutar el próximo año. Muchos de estos giran entorno a la accesibilidad entre los diferentes barrios de la ciudad, como puede ser el caso de la implantación de medios mecanizados, pero también para favorecer la inclusión y el día a día de las personas con movilidad reducida.

Una de las escaleras mecánicas propuestas al Ayuntamiento estaría situada en la avenida Mesa y López entre los números 81 y 83, casi al final de la citada arteria. Estas vendrían a salvar el desnivel existente con la calle Habana a través de Caracas, donde hoy día ya existen escaleras convencionales. La petición especifica que deberían ir provistas de cámaras de seguridad e iluminación, con el fin de evitar actos vandálicos. La obra permitiría mejorar la conexión con la parte alta de Guanarteme y La Minilla, según detallan.

En La Paterna, la asociación de vecinos San Esteban propone salvar el fuerte desnivel existente entre las calles Manuel de Falla y Ruperto Chapí con unas escaleras mecánicas. Actualmente entre los números 78 y 76 de la primera vía citada existe un pasaje de empinados escalones por el que se puede acceder hasta la parte superior del barrio, la idea sería implantar allí una infraestructura bidireccional con sensor de proximidad.

"Las guaguas no pasan por la calle Ruperto Chapí, con lo cual el uso de estas largas escaleras es obligado", reflejan en la propuesta, además, destacan que en la zona residen muchas personas mayores, "gran parte de ellas en estado de convalecencia". La medida podría beneficiar a 15 bloques de viviendas, aseveran. Cerca de allí, en Los Tarahales, los vecinos proponen crear unas rampas mecánicas en el pasaje Armando García Díaz entre la Carretera General del Norte y Batalla de Teruel.

"Es una necesidad real y urgente debido a la cantidad de gente que pasa por la actual escalera y a los que no pueden transitarla por su poca o nula accesibilidad", destaca Ramón Hernández Rodríguez, quien ha propuesto esta y otras medidas para mejorar el barrio de Los Taharales. De hecho, afirma que se trata de una demanda "histórica", pues facilitaría a los vecinos de la zona alta acceder a los servicios de la parte baja.

Tanto en el caso de La Paterna como en el de Los Tarahales especifican que estas medidas deberían incluirse en el plan de movilidad vertical de la ciudad. Por el momento, la única escalera mecánica municipal que está en funcionamiento se encuentra junto a la pasarela de La Cícer y cuenta con un sistema de seguridad específico, el cual reclaman para la hipotética obra de Mesa y López.

Pero, no todos los vecinos de la capital han solicitado escaleras mecánicas. En el barrio de Piletas reclaman una convencional para unir la Carretera de Teror con las calles José de Arimatea y San Dionisio. Actualmente, en su lugar existe una serie de solares y terraplenes que utilizan los residentes en la zona para acceder a la parada de guagua que existe en la vía principal de una manera más rápida. Se trata de una demanda "histórica", subrayan en la petición.

"Hay casas que no poseen un acceso en condiciones, se hace necesaria la instalación de una escalera como la que solicitamos", apuntan desde la asociación de vecinos de Piletas. Lo cierto es que las propuestas referentes a la movilidad vertical están muy presentes entre las más de 600 que los capitalinos han presentado al Ayuntamiento. Más allá de obras mayores, muchas se centran, simplemente, en colocar barandillas o arreglar escalones y muros en mal estado en barrios como El Román, Hoya de la Plata -calles El Boquerón, Salema y La Morena-, Casablanca I o en el conjunto de El Fondillo.

Mejora de la accesibilidad

La mejora de la accesibilidad en una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria no debe limitarse a salvar su complicada orografía de laderas y barrancos. Varios de los proyectos presentados a los Presupuestos Participativos 2020 se centran en adaptar las playas a las personas con movilidad reducida. La idea contempla disponer pasarelas de madera u otro material enrollable y desmontable sobre la arena hasta la orilla.

Una de las propuestas va más allá. Contempla actuar en varios puntos de Las Canteras, de Las Alcaravaneras y La Laja. Además de la instalación de una pasarela desmontable, esta debería contar con barandillas que sirvan de apoyo a personas mayores o con movilidad reducida. Por último, plantean acondicionar un área con sillas cerca de la orilla y a escasa profundidad, "para que todo el mundo pueda hacer uso de la misma, sentándose y refrescándose", apuntan. Para ello, ponen de ejemplo una estructura de baño adaptado ya existente en las playas de Fuengirola, Málaga. El proyecto cuenta con el aval de la Plataforma con Movilidad y Comunicación Reducida de Canarias.

En este sentido, una alumna de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha propuesto instalar columpios especiales con un arnés protector para niños y niñas con algún tipo de discapacidad. La idea, resalta, sería implantarlos en "al menos" cinco parques infantiles de la ciudad, uno por distrito, para fomentar un juego más inclusivo y seguro para todos.

En materia de movilidad, un vecino ha propuesto crear un carril bici a lo largo de toda la avenida de Escaleritas. Este partiría de la actual senda ciclista en paseo de Chil y debería culminar en Siete Palmas, señala. Además, tendría que tener paradas cada 500 metros. Otro residente en la zona plantea convertir en Zona 30 todas las calles del barrio de Buenavista para una mejor convivencia entre automóviles, peatones y vehículos de movilidad personal (VPM).

Los vecinos también reclaman habilitar zonas de aparcamiento en espacios degradados, caso del final de la calle Juan Sánchez Sánchez, en lo alto del risco de San José y donde hoy día existe tan solo un terraplén sin asfaltar ni urbanizar. Existen propuestas similares en barrios como El Román o Costa Ayala, donde los residentes estacionan en puntos que realmente no están acondicionados.

El Ayuntamiento contempla dedicar tres millones de euros a los Presupuestos Participativos 2020. De estos, 2,5 serían a repartir entre los cinco distritos que componen el municipio y los otros 500.000 euros se emplearían en ideas para el conjunto de la ciudad. Actualmente, los técnicos de las distintas áreas y servicios que puedan verse implicados están valorando los proyectos. Con todo, una parte considerable de las propuestas aprobadas en las dos convocatorias anteriores a esta -2018 y 2019- siguen sin haberse ejecutado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats