Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quince años tejiendo redes en La Isleta

La asociación cultural que nació de las fiestas de San Pedro celebra tres lustros de actividades

Quince años tejiendo redes en La Isleta

Quince años tejiendo redes en La Isleta

Ocurrió hace 15 años en La Isleta. La parroquia de San Pedro, cerca de La Puntilla, celebraba sus fiestas patronales de 2005, pero la comisión al cargo de su organización sentía que esos ajetreados días de finales de junio se les quedaban cortos. Tenían en mente prolongar durante el resto del año el espíritu comunitario que florecía durante esas jornadas y para ello crearon una asociación cultural. La llamaron Las Redes, en referencia a la herramienta de trabajo del apóstol pescador que da nombre al templo, y desde hace tres lustros no han parado de tejer lazos culturales y sociales en el barrio.

“Los socios fundadores fuimos tres, Cristina Socorro, Pino Delia Rosales y yo”, rememora su presidente, Fran Santana. Un grupo de unas 15 personas se sumó desde el primer momento a la propuesta y todos juntos comenzaron a dar forma a la organización y a planificar sus primeras actividades colectivas.

“La idea”, continúa el presidente de la organización, “era ofrecer talleres culturales y sociales a los vecinos para que se desconectaran de sus problemas”. Durante este tiempo, agrega, más de un millar de personas no solo del barrio, sino de toda la ciudad, han participado en las propuestas de Las Redes “como una vía de escape, para evadirse”.

Hasta este 2020, la lista de actividades en las que participaban los miembros de la asociación ocupaba casi cualquier fecha del calendario. A lo largo del año organizan habitualmente talleres y excursiones en la Isla, además de varios festivales, galas y encuentros. También viajes por el Archipiélago, como el que tenían previsto para conocer Lanzarote y La Graciosa este 2020.

Entre las últimas visitas que pudieron llevar a cabo antes del confinamiento por la pandemia que interrumpió su planificación, Santana destaca la que hicieron al pueblo de Tejeda a finales de 2019 -“Llevamos a 140 personas e impactó mucho”- aunque tampoco se olvida de las que realizaron en otras ocasiones a la casa museo Pérez Galdós, el Museo Canario o el CICCA. “Siempre insistimos en lo cultural y lo social”, subraya.

Los salones de la parroquia de la calle Timagán acogen desde hace una década y media los talleres de Las Redes, que un día pueden versar sobre deporte y actividades físicas -estiramientos o tai chi, entre otros- y otro, sobre manualidades, labores de patchwork o ganchillo. El público es variado y dispone de actividades escalonadas en distintos horarios a lo largo de la semana.

“Nos adaptamos a lo que nos piden los participantes y para eso tenemos un buzón de sugerencias”, explica el presidente de la asociación. A partir de las recomendaciones que les hacen llegar los miembros han ido incorporando otras propuestas de forma paulatina, “como el taller de pilates o el de arreglos florales, adaptándonos a esas necesidades”, añade Santana.

Uno de los principales eventos de Las Redes es el encuentro de murgas de La Isleta que convoca cada año desde hace 13 una vez pasados los carnavales. Nació con la intención de recuperar el espíritu cercano y popular del carnaval de barrio, “pero fue creciendo”, según cuenta el organizador.

Por sus escenarios -en sus primeros años, el encuentro tenía lugar en el patio de la parroquia, después pasó a la plaza del Pueblo y por último se celebraba en la plaza de La Puntilla ante las dimensiones que iba adquiriendo- han pasado agrupaciones muy conocidas de La Isleta, como los Chancletas, pero también otros referentes murgueros de las Islas, como los Serenquenquenes de Agüimes, los Zeta Zetas de Tenerife o los Gambusinos de Fuerteventura. Aunque todo estaba preparado para la convocatoria de este 2020, fijada para el 21 de marzo, el estado de alarma decretado para contener la pandemia obligó a suspenderla por primera vez desde que se empezó a celebrar.

El encuentro murguero, concebido más como una reunión familiar que como una competición, no es la única vinculación de la asociación con el Carnaval. En 2011, con solo seis años de vida, Las Redes presentó una candidata al título de Gran Dama de las fiestas de la capital. De lucir la fantasía De cara al mar, diseñada para la ocasión por Rafael Déniz y Rosa María Montesdeoca, se encargó Benigna Acosta, que por entonces formaba parte de la directiva de la asociación. El jurado de la gala reconoció su trabajo con el título de primera dama.

La asociación, que hasta hace tres años también se encargaba de la organización las fiestas de San Pedro, puso en marcha en 2010 un festival de la canción para adultos y jóvenes que durante estos 10 años ha conseguido consolidarse como “un referente para artistas noveles de aquí”, en palabras de Santana. Aquella primera edición la ganó una por entonces desconocida Nia, la misma cantante de Costa Ayala que recientemente venció en Operación Triunfo, y desde entonces, en las ocho convocatorias que se han celebrado, han participado más de 200 talentos de las Islas.

Galas solidarias

Algunos de los cantantes que se presentan al festival continúan vinculados con la organización más allá de esa actuación, según destaca el presidente de Las Redes. Participan, por ejemplo, en la gala solidaria que la asociación convoca desde hace cinco años a finales del mes de noviembre como antesala de las fiestas navideñas.

La recaudación de este evento, que suele superar los 2.000 euros en cada edición, va destinada al comedor social de la parroquia de San Pedro, cuyo párroco ya puede disponer del dinero un día después del evento. “Los asistentes pagan una entrada con derecho a una consumición y actúan artistas como Pedro Daktari, grupos de baile como Amanecer Rociero y la cantera que pasa por el festival”, detalla Santana, que todavía no descarta la posibilidad de celebrarla este año una vez más, siempre en ese momento que se den las condiciones sanitarias: “Me encantaría, pero todavía es muy pronto para decirlo”.

La gala de noviembre no es la única acción de carácter solidario de esta asociación enclavada en un barrio de gran tradición cooperativa. Durante años, los miembros de Las Redes se han sumado a la recogida de juguetes que organiza la Concejalía del distrito, así como a distintos rastrillos benéficos junto a Cáritas. En 2019 varios de sus miembros participaron, además, en el despliegue de un gran lazo humano sobre el césped del estadio Gran Canaria antes de un partido de la Unión Deportiva Las Palmas para concienciar sobre el cáncer de mama.

Las actividades que lleva a cabo el colectivo isletero han contado con el apoyo del Ayuntamiento durante todo este tiempo, independientemente de las posiciones políticas que tuviera cada equipo de gobierno. “En 15 años siempre ha sido excepcional el trato con la Concejalía, da igual el color del partido”, insiste Santana al respecto.

El consistorio respaldó también esa labor cultural y social en el barrio otorgando al colectivo la Medalla de Oro de Las Palmas de Gran Canaria en 2014, cuando aún no habían cumplido los 10 años de vida: “Fue un reconocimiento muy importante siendo tan pequeñitos”.

La organización llevaba meses planificando la gran cena de aniversario que debía celebrarse mañana por la noche en el Casino Las Palmas, pero la precaución ante el coronavirus obligó a suspenderla. En lugar de las actuaciones que tenían previstas, los miembros de Las Redes van a trasladar los festejos a internet a través de un vídeo que están montando durante estos días con todas las felicitaciones que les han enviado las murgas, los cantantes y los representantes públicos que colaboran con ellos habitualmente. Su perfil de Facebook también se ha convertido en una ventana al pasado y desde hace semanas cuenta con recuerdos en forma de fotografías y vídeos retrospectivos las actividades que más les han marcado durante esta andadura.

La precaución también ha llevado a mantener suspendidos los talleres de Las Redes, en los que participaban 91 personas antes de la pandemia. Durante el confinamiento, los miembros de la asociación mantuvieron el contacto a través de las redes sociales y elaboraron mascarillas solidarias, de acuerdo con Santana, pero por seguridad no se plantean retomar el calendario al menos hasta después del verano: “Suelen asistir personas de más de 55 años, un colectivo de riesgo, por lo que hemos decidido aplazarlas hasta septiembre”, avanza. Será entonces, al regresar las actividades habituales, cuando estudien cómo retomar los actos festivos que han quedado pendientes durante este tiempo y comiencen a vislumbrar los siguientes pasos para continuar tejiendo redes durante otros 15 años más.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats