Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleno municipal | Los problemas con las obras

La Casa de la Juventud se muda tras 'tirar' 900.000 euros en el edificio

El Ayuntamiento no ha reclamado aún al contratista por los vicios ocultos de la obra

El Gobierno municipal ha decidido trasladar la sede de la Casa de la Juventud Felo Monzón Geara a tres locales del parque del Estadio Insular debido al pésimo estado en que se encuentra el edificio de Barrio Atlántico, que fue construido en 2010 y costó al Ayuntamiento 900.000 euros, una cifra que se eleva a casi un millón de euros si se suman las cantidades que se han gastado en intentar rehabilitar un inmueble que se está hundiendo por los vicios ocultos que tiene la estructura y en averiguar las causas de su deterioro. Está cerrada desde 2015.

El concejal de Unidos por Gran Canaria-Coalición Canaria (UxGC-CC), David Suárez, presentó una moción, que fue rechazada por el grupo de gobierno, para averiguar porque no se han depurado las responsabilidades de la empresa adjudicataria, Constructora San José, la misma compañía a la que se abrió un expediente hace unos meses por los fallos en la pavimentación de la calle Galicia.

Suárez se quedó con las ganas, y la mayoría de las personas que presenciaban el pleno también, de conocer por qué se caducó el expediente que incoó Urbanismo en 2016 para depurar responsabilidades por vicios ocultos. Exigió que se reclame la indemnización a la empresa, pues aún quedan cinco años para que expire el periodo de garantía de 15 que tiene la constructora para responder por los defectos de la obra.

Aunque las preguntas de Suárez iban dirigidas al concejal de Urbanismo Javier Doreste, la que respondió fue la concejala de Juventud Carla Campoamor, que no aclaró por qué se caducó el expediente de Urbanismo y se limitó a asegurar que el asunto está en manos de los servicios jurídicos municipales, quienes están analizando la responsabilidad del contratista. Añadió que el plazo para resarcir a la administración aún no ha prescrito.

David Suárez consideró una "verdadera vergüenza el estado en el que se encuentra el edificio, totalmente vallado, un mamotreto que se está hundiendo". Añadió que a todo el dinero invertido en el edificio, hay que sumar el "pago a una empresa externa para que diga cual es el estado del edificio. Exigimos que se depuren responsabilidades por los vicios ocultos, tal y como solicitó Doreste en 2015, aunque luego se cerró por haber caducado". Suárez denunció que el tripartito "lleva cinco años mirando para otro lado. Incoa un expediente y deja que se caduque seis meses después". La edila del Partido Popular, María Amador, recordó cuando el concejal de Juventud en el anterior mandato, Jacinto Ortega, aseguró en 2015, tras unas obras de rehabilitación, que "las grietas estaban totalmente selladas y que abriría en septiembre de ese año". "Ni se recuperó ni se abrieron las puertas de la Casa de la Juventud, que ha seguido deteriorándose y ha sufrido hasta robos. Que se hayan tirado 900.000 euros a la basura, a mí me duele. Llevamos cinco años con una casa cerrada", dijo Amador. El edil de Ciudadanos, José Guerra, pidió también la depuración de responsabilidades.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats