Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Libros | Cita con la historia de la Medicina en las Islas

Saga de profesionales de la Medicina

José Ponce Arias, licenciado en la universidad de Montpellier, promovió el primer Servicio de Urología en Canarias

Saga de profesionales de la Medicina

Saga de profesionales de la Medicina

Pese a que la familia Ponce, a la que pertenece Nicolás Chesa Ponce -que hoy presenta un libro, en el Museo Canario, sobre galenos nacidos en el siglo XIX que ejercieron en Canarias-, se remonta a más de diez generaciones anteriores desde su radicación en Gran Canaria, no hay constancia de un médico en su seno hasta 1920, año en que se incorpora a Las Palmas de Gran Canaria, su ciudad natal, José Ponce Arias (1893-1979). Éste, tras un intento por emprender sus estudios en Madrid, acaba optando por París, tendencia de muchos canarios que durante el siglo XIX y comienzos del XX eligieron Francia (principalmente Montpellier y la capital francesa) como destino para cursar Medicina.

José Ponce Arias, al finalizar sus estudios en Francia con una tesis que lee en 1918, los revalida en Madrid, y regresa a Las Palmas. Se había licenciado en Montpellier obligado por el cierre de la universidad de París a causa de la I Guerra Mundial.

A su regreso eleva una solicitud al Cabildo de Gran Canaria, y logra que apruebe la creación de un Servicio de Urología, entonces denominado de las Vías Urinarias, con dos condiciones que son aceptadas por la institución insular: renuncia a emolumentos y ofrece su propio instrumental quirúrgico. Así continúa durante veinte años, y en 1942 el Cabildo lo vincula a la nómina de funcionarios. Sería el primero y único Servicio de Urología en Canarias por varias décadas.

Su dedicación a la Medicina no le impidió incursiones en la política. Fue concejal y teniente de alcalde en un ayuntamiento de la capital grancanaria presidido por José Mesa y López.

Estuvo también entre los fundadores relevantes de la Clínica San Roque en el año 1928. En reconocimiento a su meritoria labor la sociedad de Las Palmas le rindió un entrañable homenaje en 1964 con motivo de su jubilación. Tras su fallecimiento en 1979, el ayuntamiento capitalino le dedicó una calle y un busto suyo.

Su ejemplo incitó a seis descendientes a seguir su misma disciplina profesional con la Medicina urológica. Su hijo político, Nicolás Chesa Ponce, nacido en 1913, ejerció en Las Palmas tras concluir la guerra civil española. La mayor parte de su quehacer como médico se centró en el hospital San Martín. Primero como ayudante en el Servicio de Urología, y años después como jefe del mismo, tras la jubilación del doctor Ponce Arias. Posteriormente, en 1971 pasó al Hospital Insular hasta su jubilación en 1983. Otro destacado miembro de la saga es Francisco Ponce Caballero, especialista en Aparato Digestivo.

La tercera generación de Médicos y Urólogos en la familia llevan el apellido Ponce (José Ponce Socorro y Nicolás Chesa Ponce). Impulsados por el espíritu de su abuelo José Ponce Arias se licenciaron en la especialidad de Urología, que él inició noventa años antes.

A la cuarta generación familiar pertenece José Ponce Díaz-Reixa, también urólogo, ejerciente en Galicia. En definitiva, son seis los médicos que nacidos en Las Palmas de Gran Canaria se muestran orgullosos de portar hoy el apellido Ponce.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats