Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad encara el verano con el 77% de los alojamientos turísticos cerrados

La oferta de la capital se limita a 15 hoteles y apartamentos ante la incertidumbre del sector - El Ayuntamiento desarrolla un plan de marketing adaptado a la pandemia

Los apartamentos Tinoca, el primer establecimiento que abrió el 11 de mayo en la zona de Las Canteras.

Los apartamentos Tinoca, el primer establecimiento que abrió el 11 de mayo en la zona de Las Canteras. JUAN CASTRO

La capital afronta un verano atípico en el sector turístico, con gran parte de la planta alojativa de la ciudad aún cerrada tras el cese de actividad decretado a raíz de la pandemia del coronavirus. Un 77% de los locales adheridos a la Asociación de hoteleros y establecimientos extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria (Ahelpa) no abrirán sus puertas este julio, de acuerdo con los datos que maneja la organización. Durante las últimas semanas retomaron su actividad once establecimientos, entre los que hay desde apartamentos a hoteles de cinco estrellas, y durante este mes está previsto que se les sumen otros cuatro. Los Apartamentos Tinoca, en la playa de Las Canteras, fue el primero que abrió el pasado 11 de mayo desde que el Gobierno de Canarias aplicó los planes de desescalada hacia la nueva normalidad. Desde entonces, funciona a través de reservar con empresas consignatarias y ya comienza a recibir turismo nacional e interinsular, según comenta su responsable, Mari Herrera.

El retorno a la actividad será paulatino a lo largo de los próximos meses, en función de la evolución de la alerta sanitaria. La organización prevé que de cara a la llegada del otoño vuelvan a recibir huéspedes otros cuatro hoteles y apartamentos, "dos de ellos en septiembre y otros dos en octubre", según adelanta su secretaria, Rosy Mugica.

Al margen del cierre decretado en marzo por el Gobierno de España, en el bajo número de hoteles abiertos influyen, a su juicio, varios factores. Por un lado la estacionalidad, ya que estos suelen ser meses de temporada baja todos los años. Por otro, la ampliación de plazo hasta septiembre de los expedientes de regulación temporal de empleo, lo que ha llevado a muchos empresarios a optar por mantener los establecimientos clausurados ante unas reservas que Mugica reconoce escasas. Los hoteles con un mayor número de habitaciones se han visto hasta ahora especialmente afectados por esta situación: "Es difícil ponerlos en marcha si no hay apertura a nivel internacional", agrega la secretaria de Ahelpa.

Los hoteleros ven con incertidumbre las reservas de los próximos meses ante lo que consideran una falta de claridad en los protocolos de llegada de los turistas. "Cada semana hay noticias nuevas, primero hay cuarentena para los que llegan y después la quitan", lamenta Mugica, para quien "ese tipo de cosas no te da mucha seguridad a la hora de viajar". A ello se suman los rebrotes del virus que se suceden en los mercados emisores y el hecho de que muchos turistas que viajan en familia prefieran no hacerlo ante el temor a verse confinados lejos de sus hogares.

Los alojamientos turísticos de la capital han abierto sus puertas tras implementar los protocolos de seguridad e higiene dictados por la administración, aunque los empresarios observan con atención la evolución de las normas sanitarias para el transporte aéreo. "Queda un poco en el aire cómo se va a cumplir en los aeropuertos en cuanto a los test en origen", indica Mugica. La delicada situación financiera que atraviesan muchas aerolíneas también genera inquietud en el sector alojativo: "Así es complicado volver a generar actividad".

El perfil de quienes visitan Las Palmas de Gran Canaria combina a turistas vacacionales y viajeros de negocios. Estos últimos se están recuperando, aunque lo hacen "en tanto en cuanto esos negocios se mantengan en pie, porque la empresa que cierra no envía a un trabajador a la ciudad", en palabras de la secretaria de Ahelpa, que recuerda que la llegada de este tipo de huéspedes también depende de la ejecución de obras y proyectos que requieren la presencia de trabajadores foráneos muy especializados o de los reemplazos de tripulaciones de buques que llevan a cabo las empresas consignatarias del Puerto.

Las jornadas, encuentros, cumbres y congresos que se celebran en la ciudad también dinamizan cada año la planta alojativa. Con muchos eventos cancelados este año, Ahelpa, que colabora habitualmente con el auditorio para prever la ocupación en las fechas más señaladas, espera recibir en próximos días el calendario para 2021: "Creemos que será un buen año en cuanto a congresos, porque se sumarán los que se han trasladado de este".

Mugica señala que entre los grandes dinamizadores de la actividad turística en la ciudad se encuentran, además de los congresos profesionales, los eventos culturales o deportivos, como macroconciertos o maratones, aunque admite que la pandemia impide retomar esas actividades como antaño. En cualquier caso, ya han propuesto al Ayuntamiento espaciar este tipo de acontecimientos a lo largo del año para desestacionalizar las visitas. Entre ellos menciona el Womad, que los empresarios proponen trasladar a un mes de temporada baja.

El Ayuntamiento pondrá en marcha a mediados de julio una campaña para incentivar el turismo procedente del Archipiélago y de la propia isla de Gran Canaria. La acción publicitaria, destinada a ganar visitantes locales, sucederá en el tiempo a las que ya están llevando a cabo otras administraciones y coincidirá con la reapertura de los puntos de información turística de la ciudad.

Actividades de ocio

La campaña pondrá en valor la oferta capitalina de actividades de ocio -desde cursos de surf hasta rutas en bici- para aquellos que la visitan por motivos médicos o para ir de compras. El concejal de Turismo, Pedro Quevedo, ya avanzó algunas semanas atrás la intención del consistorio de convertir la ciudad en un destino de proximidad: "Es probable que haya gente que esté dispuesta a quedarse en Las Canteras en verano", señaló.

El consistorio trabaja al mismo tiempo en la actualización del plan de marketing de la ciudad, un documento maestro que sirve para definir su estrategia comercial como destino turístico durante varios años. El anterior finalizaba en 2019 y la Concejalía elaboraba sus conclusiones cuando llegó la pandemia, por lo que el próximo, que ya se está gestando, se verá influido por la incertidumbre del sector y en vez de tener la duración habitual de cuatro años se planteará con un plazo de acción más corto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats