Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los coches de la Policía Nacional se convierten en oficinas sobre ruedas

Los patrulleros iZ chequean 400 matrículas al minuto, comprueban huellas al instante y graban todo el entorno de una actuación policial

32

Presentación de coches de policía nacional

Comprobar la autenticidad de los DNI o pasaportes, tomar huellas digitales, chequear 400 matrículas por minuto o grabar todo lo que ocurre alrededor y dentro del vehículo durante una actuación policial. Esas son algunas de las funciones que realizan los nuevos coches inteligentes de la Policía Nacional, los denominados iZ de la marca Toyota Prius+, convertidos en casi una comisaría sobre ruedas por medio de ordenadores y modernos equipos de telecomunicaciones.

Los primeros cinco vehículos iZ incorporados en la provincia de Las Palmas fueron presentados ayer en el Puerto de la Luz por el jefe superior de Policía de Canarias, José María Moreno, quien los comparó con "oficinas volantes" que facilitan el trabajo a los agentes al ofrecerles información en tiempo real de posibles sospechosos o detenidos.

Los cinco primeros coches-patrulla se quedarán este verano en la isla de Gran Canaria, repartidos entre las comisarías de la capital, Telde y Maspalomas, en espera de que agentes de Lanzarote y Fuerteventura se familiaricen con el uso de esas nuevas tecnologías. Otras cinco unidades se han destinado a la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Además de ser un vehículo inteligente, Moreno explicó que son coches híbridos, ecológicos, con una reducción drástica de la contaminación atmosférica y acústica. "Son vehículos sofisticados, caros, y esperamos que den los resultados esperados", apuntó.

Manuel Fuentes, subinspector de policía en la delegación provincial de Informática y Comunicaciones destacó que los iZ "aprovechan todas las nuevas tecnologías para dar un buen servicio al ciudadano y mejorar el trabajo de los agentes actuantes, pues dispone de tres cámaras de videovigilancia que graban el entorno de una posible intervención policial, así como el habitáculo donde pueden ir las personas detenidas".

Esas cámaras se activan de forma manual y disponen de un mecanismo que graba imagen y sonido. La instalada en el interior, situada en el compartimento donde se traslada a los detenidos, se pone en marcha cuando se abren las puertas del coche o se detecta movimiento dentro del habitáculo.

Las dos cámaras frontales hacen fotografías y captan las matrículas de todos los vehículos que se va encontrando a su paso, tanto si está patrullando como si está aparcado, y se comunica con la base de datos por si existe un interés policial en alguna de esas matrículas, como las de los coches robados. En ese caso, emite una alarma y facilita una intervención inmediata de los agentes. Este sistema, llamado ORC, está capacitado para consultar 400 placas por minuto con reconocimiento instantáneo, y realiza eficazmente la función en un entorno de baja iluminación e incluso nocturno.

Todo el sistema de captación de imágenes y sonido de los iZ está indubitado para garantizar la cadena de custodia, admitiéndose como prueba en el caso de ser necesario, y proteger los derechos y las libertades de los ciudadanos. Además el habitáculo para detenidos cumple toda la legislación relativa a Derechos Humanos.

"También incorpora un lector de huella digital con el que se podrá comprobar la identidad de la persona que se requiera identificar, así como comprobar el documento de identidad que lleve, para ver si corresponde con la persona en cuestión o es falso", precisó el subinspector Fuentes.

La consola central del vehículo dispone de una pantalla táctil de 10 pulgadas que permite el control de todas sus funciones adicionales. Los agentes podrán realizar consultas de información manuales (mediante la propia pantalla táctil o a través de un teclado externo) o automáticas (mediante los lectores de documentos o de huellas).

Los patrulleros iZ, preparados por una empresa privada sobre los modelos Prius+ de la marca japonesa Toyota, sustituirán de forma progresiva a los actuales coches de la Policía Nacional, a un ritmo inicial de 200 unidades anuales para toda España, de forma que en pocos años se cambien los de combustibles fósiles por híbridos y eléctricos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats