Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los grupos del Carnaval temen que la situación económica afecte al patrocinio

Los protagonistas de la fiesta buscan apoyos en las empresas canarias - Respaldan la decisión de que en 2021 se celebren del 30 de abril al 23 de mayo por el coronavirus

Los grupos del Carnaval temen que la situación económica afecte al patrocinio

Los grupos del Carnaval temen que la situación económica afecte al patrocinio

La Covid-19 ha obligado a modificar la fecha del Carnaval 2021, que se celebrará del 30 de abril al 23 de mayo. La decisión fue tomada conjuntamente entre el Ayuntamiento y los grupos de la fiesta, aunque no se descartan otras alternativas en función de cómo vaya evolucionando la pandemia en los próximos meses, que ha obligado a suspender los festejos de todos los municipios españoles. De momento, lo único que está claro es que el Martes de Carnaval -16 de febrero- será festivo.

Los protagonistas de las carnestolendas opinan que la salud de todos es lo primero y han estado de acuerdo en retrasar la fecha para que los festejos, que aspiran a ser catalogados como Fiestas de Interés Turístico Internacional, puedan celebrarse con normalidad. Ahora su mayor preocupación es buscar patrocinadores dado el efecto del coronavirus en la economía local, principalmente entre las pequeñas y medianas empresas de restauración y ocio nocturno, unas de las más perjudicadas por la Covid 19, y que siempre han apostado por el Carnaval.

La decisión de retrasar las fiestas fue tomada a finales de junio después de que la concejala de Carnaval, Inmaculada Medina, se reuniera con todos los sectores y colectivos implicados dada la situación sanitaria y teniendo en cuenta que el Carnaval tendría que empezar a finales de enero de 2021, justo en pleno invierno cuando los expertos prevén otro rebrote del virus.

En ese primer contacto se barajaron otras opciones como la cancelación del evento o la puesta en marcha de otros modelos de Carnaval. Pero todos los sectores de la fiesta optaron por remar a favor de obra y posponer la fecha para que, de este modo, se pudiera celebrar con todas las garantías sanitarias y para que también les diera tiempo a preparar los disfraces y las actuaciones dado que por el confinamiento no han podido trabajar. El Ayuntamiento mantendrá, no obstante, nuevas reuniones con los grupos en función de cómo vaya evolucionando la pandemia.

La máquina del Carnaval 2021 está pues en marcha, aunque los carnavaleros no descartan que la fiesta pueda suspenderse en el último momento. No quieren pensar en ello, de ahí que recomiendan a todos los ciudadanos respetar las normas sanitarias para parar entre todos esta pandemia cuanto antes. Si no fuera posible celebrar la fiesta, afirman que guardarán su disfraz y esperarán a que llegue el 2022.

El presidente de la federación de grupos del Carnaval (Figrup), José María González, señala que era necesario posponerlo dado la situación sanitaria y que "las murgas y comparsas necesitan al menos nueve meses de media para la preparación de sus actuaciones". González explica que la decisión fue "bastante unánime" entre los grupos de Carnaval dada la circunstancia sanitaria y en previsión de que la situación mejore en primavera.

"Estamos contentos por ponernos el disfraz y por continuar con esta carrera, que es llegar a que las fiestas sean declaradas de Interés Turístico Internacional", puntualiza el presidente de la Figrup, que aunque señala que "la salud es lo primero" no se puede desdeñar tampoco el impacto económico que el Carnaval tiene para las pequeñas y medianas empresas de la Isla, que viven de ello durante el año por lo que cualquier decisión que se tome al respecto afectará a la sociedad grancanaria. "Sería un desastre no celebrarlo porque dependen muchos trabajadores y empresas de él", puntualiza González que, sin embargo, entiende que pudiera ser suspendido para mantener la salud de todos. "La salud es lo principal".

Las murgas y comparsas no han arrancado aun los motores dado que no se pueden reunir por motivo de seguridad. Así lo afirma el presidente de la murga Chacho Tu, Juan Manuel García, que hasta septiembre no empezarán los ensayos. "Toca apechugar", dice en caso de suspensión de la fiesta porque lo importante es la salud. "Lo tenemos súper claro". Mientras, Los Nietos de Sarymanchez "teletrabajan" enviándose ritmos y letras para concretar las canciones. "El cambio de fechas nos ha venido bien, ya tendríamos que estar ensayando si no hubiera sido por el confinamiento", explica el director artístico Rubén Santana.

El presidente de la asociación de diseñadores del Carnaval (Adic), Alberto Pérez, se manifiesta también en la misma línea. En su opinión, no era viable celebrarlo en febrero si antes no se descubre una vacuna que pueda frenar al virus por lo que la fecha adoptada es la más idónea. "Así podremos salir con poca ropa, como nos gusta", dice con sorna por la situación que ha provocado el covid 19. Cualquier otra alternativa como hacer un Carnaval más reducido y de cara a la televisión para evitar contagios podría ser otra opción pero se pregunta si las casas comerciales estarían interesadas en patrocinar dichos eventos.

"No vale la pena arriesgarnos [en referencia a la salud] por cuatro lentejuelas", aclara el diseñador, consciente de que mientras no se frene el virus el Carnaval está en la cuerda floja. "No pasará nada, toda España se ha quedado sin fiestas este año", sostiene.

El confinamiento y la incertidumbre sobre cómo evoluciona el coronavirus mantiene al sector parado, que vive durante el año del Carnaval, la Navidad y eventos como bodas y fiestas. A estas alturas del año y en una situación normal, los diseñadores ya tendrían hecho pedidos pero a día de hoy están a la espera de que les llegue el trabajo. "Los diseños estarían ya aprobados y en estos meses de verano estaríamos comprando el material para que en octubre trabajaran las modistas, pero no hay nada, nada de nada, ningún pedido", subraya.

Los diseñadores son conscientes de que tendrán que ajustar mucho los presupuestos dado que los grupos y participantes en el Carnaval dependen de los patrocinios de las empresas, afectadas también económicamente por el parón social de los últimos meses. Es por ello que han solicitado a la concejalía de Carnaval que les tenga en cuenta en los eventos culturales y sociales que se hagan en la ciudad para compensar las pérdidas económicas que pudieran sufrir.

Sobre la mesa de la Sociedad de Promoción de la ciudad está también el de modificar las bases del concurso a Reina del Carnaval para que este año las estructuras de las fantasías sean más pequeñas y así ahorrar costes en materiales.

Las mismas preocupaciones de los diseñadores las tienen también los drags. El presidente del colectivo Álvaro Déniz, conocido como drag On, confiesa que los participantes han empezado a contactar con los patrocinadores y están inquietos por cómo van a responder a su llamada. Y qué puede pasar si el Carnaval no se llega a celebrar.

"El virus no se ha ido y aunque se ha pospuesto la fecha para celebrarlo no sabemos si la situación mejorará por lo que hemos recomendado ser responsables y que los acuerdos que se tomen puedan mantenerse en 2022 si la fiesta no se celebra", cuenta Déniz. También les preocupa las medidas de seguridad dado que ellos trabajan con bailarines y personal de atrezo a la hora de salir al escenario. Lo mismo a los diseñadores, que trabajan en equipo.

El presidente del colectivo de los drag, cuya gala se ha convertido en todo un icono de las carnestolendas capitalinas, asegura que los principales apoyos que tienen los drags para sacar sus números adelante son las empresas de restauración y ocio nocturno, justamente las más afectadas por la situación económica derivada del coronavirus, por lo que no las tienen todas consigo. Sostiene que quizá es el momento de dar un "revulsivo a la gala", dado el motivo sanitario excepcional, para no desmotivar a los participantes y no llegar a tener que suspender el Carnaval dado que es el motor económico y social de la ciudad.

Los carnavaleros están ilusionados pese a la incertidumbre. Borja Casillas, Drag Sethlas, ganador del Carnaval de 2019 por segundo año consecutivo y que este año no ha podido pasear su título como es debido por el confinamiento ya se ha puesto en marcha para preparar el número con el que entregará su corona.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats