Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las playas capitalinas contarán con torres más grandes para mejorar la vigilancia

El Ayuntamiento prevé que se pongan en funcionamiento a final de año - Las instalaciones contarán con megafonía, wifi, placas solares y serán transportables

Las playas capitalinas contarán con torres más grandes para mejorar la vigilancia

La seguridad de las playas de Las Palmas de Gran Canaria se refuerza. El Ayuntamiento capitalino prevé colocar entre diciembre y enero tres modernas torres de vigilancia en la zona de La Cícer de Las Canteras, en La Laja y en Las Alcaravaneras. El objetivo de estas instalaciones es actualizar y adaptar los equipamientos de salvamento y socorrismo que hay en los arenales de la capital a los planes de salvamento aprobados por la Junta de Gobierno de la localidad en diciembre de 2019. El concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez, destacó que en la capital grancanaria, donde las playas tienen una gran afluencia de público, es imprescindible mejorar los equipamientos de manera continua. Además, el edil destacó que "la seguridad y la prevención es un proceso que nunca termina".

La instalación de las tres torres de vigilancia salió a concurso público por un importe máximo de 91.635,87 euros. La mesa de contratación abrirá hoy los sobres que presentaron las empresas que han decidido concurrir y comenzará así el proceso de licitación, que puede demorarse entre 60 y 90 días.

La intención del Ayuntamiento es ampliar progresivamente el número de torres de vigilancia para incrementar con este tipo de enclaves la seguridad de todas las áreas de Las Canteras. Gracias a esta nueva herramienta los socorristas podrán reaccionar con mayor premura ante las incidencias que se puedan ocasionar en las zonas de baño y, además, contarán con servicios de atención básica sanitaria.

Según se recoge en los pliegos de la licitación, el Consistorio pretende que las torres contribuyan a mejorar la calidad del servicio de salvamento y a la prevención, dotándolas de medios para prestar servicios de comunicación, alerta, voz y wifi, de modo sostenible y autónomo, mediante paneles solares. Además, las torres se podrán desplazar fácilmente y su instalación debe ser respetuosa con el medio ambiente. En este sentido, las torres serán desmontables y almacenables para poder protegerlas durante las temporadas en las que estén en desuso. Asimismo, el material en el que están fabricadas las torretas serán resistentes ante las condiciones climáticas y de proximidad al mar.

El aspecto de las torres será similar al de las que ya están instaladas en la playa teldense de Melenara. Tendrán una superficie de unos 25 metros cuadrados y facilitarán que los socorristas tengan un ángulo de visión de, al menos, 225 grados desde el interior. Las cabinas estarán a una altura de 50 centímetros sobre la arena para permitir que los vigilantes puedan estar derechos y, además, sirvan como almacén de apoyo cuando finalicen los servicios. Tendrán una zona cubierta y parasoles, para maximizar la superficie de sombra. En el techo se instalarán paneles solares, que permitirán que los equipos de megafonía, el punto SOS, los cargadores de transmisiones y todos los dispositivos que se puedan necesitar funcionen de manera autónoma y sostenible.

La plataforma, que se situará a unos dos metros de altura sobre la arena, será blanca en el caso de la que estará ubicada en Las Canteras y amarillas las de Las Alcaravaneras y La Laja, aunque el modelo será idéntico en las tres playas. Tendrá un pasillo que rodeará las casetas, protegido por una barandilla, para permitir que los socorristas caminen por esta zona y mejorar así su función de vigilancia. De esta manera, tendrán una mejor visibilidad del arenal desde el exterior de la cabina. La altura de las nuevas instalaciones es equiparable a la de las sillas desde las que actualmente hacen el control de las playas.

El equipamiento tecnológico de las tres torres será puntero y posibilitará que la respuesta de los socorristas ante un accidente o ahogamiento sea mucho más eficiente y veloz. Contarán con un equipo de megafonía que puede actuar como estación base local -para dar mensajes a su área de influencia desde el interior del habitáculo- o como estación remota para recibir y reproducir mensajes desde el centro de control.

Además, tendrán un intercomunicador de doble vía, integrado en la base de la plataforma de la torre, para que desde el exterior de la torre los usuarios puedan contactar directamente con el servicio de salvamento y socorrismo o con el sistema de emergencias, dentro o fuera del horario del servicio. Se trata de un pulsador de socorro o punto SOS.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats