Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto de La Luz triplica en quince años el número de pasajeros

La incorporación de nuevos buques y rutas apuntalan el crecimiento del recinto capitalino, que a pesar de la pandemia logró mantener el 93% del tráfico en julio

El Puerto de La Luz triplica en quince años el número de pasajeros

El Puerto de La Luz ha logrado triplicar el número de pasajeros que usan sus instalaciones para empezar o terminar sus viajes de línea regular a lo largo de los últimos 15 años. El recinto capitalino ha crecido de forma prácticamente constante durante esta década y media hasta convertir las 461.340 personas que pasaron por sus muelles en 2005 en 1.278.570 al cierre de 2019, lo que en términos porcentuales supone un aumento del 177%. Aunque el frenazo a los desplazamientos del estado de alarma y la posterior precaución ante la pandemia están llevando a muchas personas a no viajar y las previsiones indican que el año concluirá en negativo, La Luz logró retener el mes pasado al 93% de los pasajeros que había tenido justo un año antes, en el que había sido uno de los mejores julios de su historia.

La incorporación de nuevos buques y la recuperación de algunas rutas han apuntalado el crecimiento del Puerto durante este tiempo. Hace 15 años, Trasmediterránea, que había sido privatizada poco antes, decía adiós a los servicios interinsulares que venía prestando desde décadas atrás y se quedaba solo con la conexión con Cádiz que aún opera como concesionaria de una obligación de servicio público. En el verano de 2005 realizaron sus últimos viajes por las Islas los jet foil, unas embarcaciones de alta velocidad que de acuerdo con su publicidad "volaban" -no en vano son un diseño de la compañía Boeing- y eran capaces de conectar las dos capitales canarias en 80 minutos y La Luz con Morro Jable en 90.

La marcha de las cucas volonas, que habían comenzado a operar en Canarias en 1980, supuso una caída en el número de pasajeros en La Luz. Durante el primer ejercicio sin los jet foil, el de 2006, el recinto capitalino perdió el 20% de este tráfico -cerró el año con 368.148 viajeros- y algunas rutas rápidas, como las que conectaban Las Palmas de Gran Canaria con el sur de Fuerteventura, quedaron canceladas durante varios años pese a múltiples negociaciones impulsadas por el Ayuntamiento de Pájara, el Gobierno de Canarias y la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Hubo que esperar hasta 2012 para que las dos islas pudieran estar conectadas de nuevo por mar en menos de dos horas. Ese mismo año, Fred. Olsen jubilaba su último ferri tradicional, el Betancuria, e incorporaba a esta línea el catamarán Bonanza Express. En 2018, la compañía sumaba una nueva línea directa con Arrecife -ahora suspendida temporalmente- y ampliaba la capacidad a Morro Jable al traer a las islas el Betancuria Express, construido años antes por el astillero Austal. De esta misma firma son también las dos últimas incorporaciones de la naviera, el Bajamar Express y el próximo Bañaderos Express.

La llegada de embarcaciones de nueva generación ha sido constante durante estos años y ha permitido recuperar otras rutas, como la conexión rápida entre las dos capitales canarias. Incluso ha llegado a mejorarlas, al incorporar la posibilidad de transportar no solo pasajeros, sino también mercancías. Naviera Armas comenzó a operar esta línea en 2017 y por ella han pasado desde entonces varios buques rápidos tanto de la compañía canaria como de su participada desde ese mismo año, Trasmediterránea. El primer catamarán que se hizo cargo del renovado 'puente marítimo' fue el Volcán de Teno, al que posteriormente se sumaron en distintos momentos el Alborán, el Almudaina Dos y desde el verano pasado, el Volcán de Tagoro, recién construido por el astillero australiano Incat.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats