Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quiebra la petrolera Valaris, dueña de ocho buques perforadores en el Puerto

La compañía presenta la bancarrota ante los tribunales de Estados Unidos para poder afrontar su deuda multimillonaria - La maniobra no afectará a La Luz

Quiebra la petrolera Valaris, dueña de ocho buques perforadores en el Puerto

Quiebra la petrolera Valaris, dueña de ocho buques perforadores en el Puerto

La petrolera Valaris entra en bancarrota en Estados Unidos. La compañía, el mayor propietario de plataformas del mundo, cuenta actualmente con ocho de los 12 buques perforadores varados en el Puerto de La Luz, los cuales dan servicios a numerosas empresas del sector dentro del recinto capitalino. Luis Ibarra, presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, afirma que "ahora no es la situación que más les preocupa" pues ya han vivido episodios similares y esta maniobra servirá para dar viabilidad a una entidad con una deuda multimillonaria. Su antecesor en el cargo, Juan José Cardona, firmó en Houston -Texas- en 2019 un acuerdo con este armador offshore mediante el cual convertía a Las Palmas de Gran Canaria en su base logística en la costa de África Occidental.

La crisis que vive el sector offshore a causa de la bajada de los precios del petróleo en los últimos años está detrás de esta maniobra jurídica a la que ha recurrido la compañía con sede en Londres. El descenso del tráfico internacional de mercancías y la paralización parcial de la economía mundial por la pandemia de la Covid-19 han terminado por desencadenar los acontecimientos, según explicó el director ejecutivo de la empresa, Thomas Burke, en un comunicado recogido por el diario digital especializado World Oil. "Todo esto requiere que demos este paso [declararse en bancarrota] para crear una empresa más fuerte capaz de adaptarse a la contracción prolongada en la industria energética", señaló este.

Fruto del acuerdo entre Valaris y la Autoridad Portuaria el pasado verano, el Puerto acoge a ocho buques perforadores de la compañía, la cual cuenta con más de 80 embarcaciones de tipo offshore en el mundo. En el dique Reina Sofía están atracadas el Rowan Reliance, Valaris DS4, Ensco DS11 y Ensco DS7. Mientras, están fondeados en la bahía de la capital grancanaria el Ensco DS9, Ensco DS8, Valaris DS12 y Rowan Resolute.

Actualmente esta flota supone el grueso de las embarcaciones de tipo offshore presentes en el recinto capitalino. Es más, la mayoría llevan prácticamente un año atracadas en aguas de la capital grancanaria. A estas habría que añadirles cuatro buques perforadores de la naviera Pacific Drilling -tres en el Reina Sofía y uno fondeado en la bahía-, compañía que ya presentó quiebra para poder hacer frente a sus deudas en 2018; además de la plataforma Scarabeo 9 situada en la zona de reparaciones del citado dique.

"Tenemos tranquilidad, en este sentido, la legislación estadounidense es distinta a la europea; no se trata de una intervención judicial que normalmente supone la desaparición de la empresa", señala Ibarra a este diario. "Son más bien acuerdos de reestructuración de la deuda que ayudan a dilatar los plazos de pagos", añade. Es más, recuerda que no es el primer episodio de este tipo que vive el Puerto en los últimos años, pues Pacific Drilling ya presentó quiebra ante tribunales norteamericanos hace dos años. Por estos motivos, asevera que esta operación les da "confianza" para seguir apostando por Valaris.

Lo cierto es que a día de hoy esta multinacional de origen británico es uno de los principales clientes de La Luz. Al elegir el recinto capitalino como su hub logístico en esta parte del Atlántico sus perforadores sin contratos de explotación de yacimientos se sirven de las empresas grancanarias -tales como talleres o consignatarias- para mantenerse en activo.

Ibarra achaca esta operación más a la crisis que vive el sector petrolífero que a la generada por la pandemia del coronavirus de Wuhan. "Hubo una burbuja en este ámbito y ahora estamos viendo el pinchazo, es más, estamos yendo a un mundo cada vez más descarbonizado", señala. "La prueba es que este tipo de buques perforadores ya no se están fabricando", añade en este sentido. Pese a todo, la parálisis que vive el comercio internacional a causa de las cuarentenas impuestas por multitud de estados en medio mundo han acelerado este proceso, como reconoció el propio director ejecutivo de Valaris la semana pasada en un comunicado. "Estamos en un periodo complejo", destaca el presidente de la Autoridad Portuaria.

Ciertamente, los precios del barril de crudo comenzaron a descender a partir del año 2016 por debajo de los 30 dólares, cuando tan solo unos años antes estos superaron los 100 dólares. Esta situación se ha visto agravada por la pandemia, pues los valores del petróleo han caído todavía más. De hecho, el Puerto de la capital grancanaria ya ha notado otras consecuencias derivadas del coronavirus. La Luz ha perdido en lo que va de año el 3,3% de su tráfico de mercancías con respecto al mismo periodo de 2019.

Valaris, compañía petrolera resultante de la fusión de los armadores Ensco con Rowan hace tan solo un año, proporciona más de 5.800 empleos directos. La empresa busca con esta operación reestructurar una carga de deuda de unos 7 mil millones de dólares, según destaca el diario World Oil. Tal y como explicó la compañía en un comunicado, la entidad logró un acuerdo con sus tenedores de bonos a la hora de presentarse ante el Tribunal de Quiebras.

El acuerdo alcanzado permitirá reducir su deuda en unos 6.500 millones de dólares; posteriormente, la idea será reestructurar la empresa con el objetivo de lograr la viabilidad económica en los próximos años. El director ejecutivo, Thomas Burke, señala que la compañía podrá seguir atendiendo "de manera ininterrumpida" a sus clientes, entre los que se encuentra el Puerto de La Luz, durante el periodo de quiebra. El propio Luis Ibarra afirma que los pagos de las tasas por fondeo y atraque están asegurados.

Los acuerdos entre Valaris y el Puerto tuvieron lugar en la ciudad de Houston -Texas, Estados Unidos- en mayo del año pasado por medio de la Offshore Tecnology Conference. Una cita a la que acudieron, además de una delegación de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, representantes de Astican y la consignataria Canarship. El memorando de entendimiento (MOU) que firmaron ambas partes permitió establecer el recinto de la capital grancanaria como nudo logístico de la compañía en aguas de África Occidental para reparaciones o en parada técnica.

Lo cierto es que Rowan, una de las empresas que conformaron el año pasado Valaris, ya operaba en el Puerto capitalino desde el año 2013. "El sector sigue funcionando en el Puerto, solo hay que analizar cómo estaba hace diez años, sin plataformas, y cómo está ahora", puntualiza Ibarra.

Compartir el artículo

stats