Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colas a la solajera por un trabajo

Decenas de personas acuden durante todo el día a un proceso de selección de personal convocado por una tienda de ropa deportiva en un hotel de la capital

Colas a la solajera por un trabajo

Denise Calumani aguantaba ayer con estoicismo el sol picajoso del mediodía para tratar de conseguir un empleo. "Me quedé sin trabajo después de la pandemia, porque terminó el contrato", contaba mientras hacía cola junto a las puertas de un hotel de la capital en el que una cadena de tiendas de ropa deportiva había convocado un proceso abierto de selección de personal. Como ella, casi 50.000 residentes en el Archipiélago ingresaron en las listas del paro entre febrero y julio, de acuerdo con los datos del SEPE, por lo que citas como esta suponen para muchas personas la primera oportunidad en meses de presentarse a una entrevista de trabajo.

"No he tenido muchas entrevistas últimamente", reconocía detrás de la mascarilla -en la cola todos cumplían con las recomendaciones sanitarias- esta joven que antes de la pandemia siempre había trabajado en tiendas de artículos deportivos. "Me dije que hay que buscar nuevas oportunidades y por eso me he presentado a esta convocatoria". La firma para la que ayer se postuló, Snipes, cuenta con más de 300 tiendas de ropa urbana en toda Europa y forma parte del grupo Deichmann, considerado el principal minorista europeo en el comercio de calzado.

Muchos de los que ayer vencieron al calor y la calima para presentarse al proceso de selección de Snipes en busca de certidumbres laborales lo hicieron porque consideran que un puesto de trabajo en una cadena internacional del sector retail les va a aportar estabilidad económica en tiempos de zozobra. "Me parece una buena oferta de trabajo y seguramente una empresa seria, y se puede encontrar estabilidad", considera Giorgia Montagano, que ayer aguardaba su turno currículo en mano, lista para lo que le quisieran preguntar los reclutadores.

"Trabajaba en tiendas de ropa y calzado, tengo bastante experiencia", añadía esta joven de 25 años que se enteró de la convocatoria mientras paseaba por el centro comercial El Mirador y se topó con un cartel anunciándola en el local que convertirá en la primera tienda de la cadena en Canarias. Tras ver el anuncio en persona, acudió a internet y envió su currículo a la empresa antes de presentarse ayer en el hotel Silken Saaj.

En la cola también esperaban bajo el sol Sara Buletto y Aída Álamo, de 25 y 24 años, que habían sabido de la convocatoria mientras revisaban las publicaciones de sus amigos en Instagram. Aunque asumían que no tener experiencia previa en comercios de moda puede ser una desventaja para sus candidaturas, "hay que intentarlo de todos modos". Como as en la manga, aseguraban compartir con la cadena de ropa urbana una filosofía de vida que las hace ideales para trabajar en sus tiendas. "Yo soy bailarina deportiva y me encantaría tener un puesto en una tienda así, porque hace falta trabajo y combinarlo estaría bien", explicaba Aída. "Es el mundo en el que estamos", abundaba Sara.

Gabriel Cabrera también se enteró del proceso de selección de personal a través de las redes sociales. "Vi una publicación por Facebook la semana pasada y dije 'vamos para allá". Para él, el acceso a un salario mensual es una forma de garantizarse unos ingresos mientras completa su formación universitaria: "Soy estudiante de Historia y busco un trabajo para poder terminar la carrera". A sus 21 años, solo le queda un curso para finalizar el grado y aunque carece de experiencia previa en tiendas -sí en clubs hípicos- ayer acudió a la convocatoria con actitud positiva. "Está bien que haya oportunidades de trabajo ahora mismo, porque es cuando más se necesita y cuando más dificultades va a haber para encontrarlo".

No todos los que ayer acudieron a la llamada de Snipes están parados. También los había como Carlos Cañas, a la búsqueda de una mejora en las condiciones que ya tienen en sus trabajos actuales: "Quiero escuchar las ofertas que hay, a ver alguna es interesante y si es así, al mejor postor".

Este joven de 29 años que en la actualidad trabaja como comercial en una empresa de otro sector reconoce que el contexto económico no parece el más propicio para abrir una tienda, pero aplaude la iniciativa. "No es el mejor momento, pero esperemos que tengan suerte y que cojan mucha gente para trabajar, porque al final eso es lo más importante".

La llegada de la tienda Snipes generará más competencia en el sector comercial de la moda deportiva urbana, que ha aumentado su presencia en las Islas en los últimos años con la adaptación de empresas clásicas del Archipiélago como Premium de Bazar Sport y la llegada de cadenas internacionales como JD Sports, a las que ahora se suma la filial de Deichmann. También será el primer establecimiento en el Archipiélago del grupo alemán, que en todo el mundo da trabajo a más de 43.000 personas a través de 4.200 tiendas físicas y otras 40 online.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats