Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Consecuencias en la agenda de la capital

El coronavirus reduce la participación en la regata ARC

En esta edición competirán tan solo 125 barcos - Los marineros deberán hacerse pruebas PCR

El coronavirus reduce la participación en la regata ARC

El coronavirus reduce la participación en la regata ARC

La regata ARC 2020 no es ajena a la pandemia del coronavirus, que este año ha visto reducido considerablemente el número de barcos y marineros participantes con respecto a otras ediciones. En total, competirán 125 barcos frente a los 283 que lo hicieron en la pasada edición entre la ARC y la ARC plus.

La popular prueba transoceánica, que ha ajustado todos sus protocolos de seguridad a las exigencias sanitarias impuestas tanto en España como en Santa Lucía y Cabo Verde, saldrá rumbo al Caribe en un solo día y no en las dos fechas como estaba previsto en un inicio para minimizar los riesgos de contagio de la covid-19 y ante las exigencias sanitarias impuestas por la isla caribeña.

La fecha marcada es el día 22 de noviembre, mientras que para la ARC plus, con escala en Cabo Verde, los barcos saldrán unos días antes: el domingo 8.

Los marineros deberán además hacerse pruebas PCR antes de partir y los equipos convivir juntos durante siete días como mínimo para comprobar que todos están en buen estado de salud antes de emprender la navegación. Los navegantes que pasen por Cabo Verde también deberán de volver a hacerse la prueba cuando hagan escala en Mindanao antes de partir a Santa Lucía.

El director del World Cruising Club, encargado de organizar la regata, Jeremy Wyatt, ha indicado que "como era de esperar el coronavirus ha provocado que muchos navegantes de ARC cambien sus planes" en esta edición y decidan aplazar cruzar el Atlántico al próximo año. "El 90% de los barcos cancelados tienen previsto cruzar con el ARC en 2021", ha señalado por correo electrónico Wyatt a este periódico.

Wyatt ha afirmado que World Cruising Club está trabajando en cooperación con el puerto deportivo de Las Palmas para garantizar "un evento deportivo seguro de Covid" que incluye pruebas obligatorias a los navegantes antes de la salida, acceso restringido en los pontones y un periodo de aislamiento previo al inicio de la regata transoceánica para no tener ningún contratiempo durante la navegación.

La organización no ha desvelado aún cómo se llevarán a cabo las pruebas PCR, aunque no descarta establecer un control sanitario móvil en el mismo muelle deportivo para realizar los análisis a los marineros.

La confirmación de que la prueba náutica se llevará a cabo supone un importante empuje para la economía de la capital ya que las semanas previas de estancia de los marineros en Las Palmas de Gran Canaria hay gastos en alimentación, avituallamiento y ocio.

De momento 9 embarcaciones procedentes de Alemania, Reino Unido, Holanda, Portugal, Suiza y Noruega han llegado ya a la marina deportiva de la capital.

De los 125 barcos participantes que se esperan en los pantanales de la Marina en las próximas semanas antes del inicio de la regata, 30 lo harán en la prueba ARC+, mientras que 95 cruzarán el charco directamente desde Las Palmas de Gran Canaria a la isla de Santa Lucía.

La regata Atlantic Rally for Cruisers, que cumplirá este año su edición número 35, también tendrá un formato diferente en el pre-inicio de la salida, cuando los marineros pasan unos días juntos en el muelle deportivo para formarse en seguridad y salvamento y otros protocolos náuticos de la organización. En esta ocasión, el asesoramiento se hará vía online, con charlas interactivas de preguntas y respuestas entre los marineros y los técnicos de la organización para evitar las reuniones.

En este sentido, desde la organización se ha manifestado que se han creado chats antes de llegar a Las Palmas de Gran Canaria para mantener informados a los navegantes de cualquier cambio que ocurra en los protocolos de seguridad sanitaria dado que todo depende de cómo vaya evolucionando la pandemia de aquí a que se celebre la prueba.

Entre los navegantes que participarán en esta nueva edición figura Natasha Lambert, con parálisis en sus extremidades y habla tras nacer con una parálisis cerebral atetoide tetrapléjica.

La mujer navegará a bordo del catamarán Bavaria Nautitech Open 46 Blown Away, que ha sido adaptado para su primera travesía del océano Atlántico. El barco será guiado a través de su respiración y la lengua.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats