El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través de la Concejalía de Seguridad y Emergencias y la Concejalía de Movilidad, pondrá en marcha con motivo del inicio del curso escolar el próximo martes un dispositivo especial para facilitar que la vuelta a las aulas se realice de manera segura.

El plan se ha diseñado en coordinación con la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, la Federación insular de AMPAS, la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias y representantes del sector del transporte público.

La Policía Local ha previsto un plan especial de seguridad y tráfico en todos los distritos de la ciudad para que el acceso escalonado a los centros se realice en las máximas condiciones de seguridad.

En este sentido, se hará un refuerzo especial para regular el tráfico y vigilar especialmente el cumplimiento de las medidas sanitarias, como el uso de la mascarilla y el distanciamiento físico, para velar por la seguridad a la entrada de los centros educativos.

La Policía Local, que recuerda la obligatoriedad de cumplir las medidas preventivas contra la pandemia en la entrada a los colegios e institutos y de que los centros tengan instalada señalética en las fachadas, desarrollará funciones de prevención tanto con dispositivos estáticos como dinámicos, que se podrán modificar en función de las entradas y salidas escalonadas de los centros.

Una de las principales novedades del plan de seguridad diseñado por el Ayuntamiento es la incorporación del dron para controlar focos donde puedan producirse aglomeraciones, así como vigilar el tráfico.

El concejal de Seguridad y Emergencias, Josué Íñiguez, destaca que este dispositivo cumple con un doble objetivo. "Por un lado se aumenta la seguridad de la comunidad educativa, especialmente del colectivo estudiantil, no solo en el entorno del centro escolar, sino también en los itinerarios que realizan los estudiantes y, por otro lado, tiene el objetivo de regular el tráfico en la ciudad, ya que al habitual se incorpora el tráfico resultante de la actividad educativa".

A todo lo anterior hay que añadir la incidencia de las obras de construcción privada, así como las que está ejecutando la corporación municipal, tanto las habituales de mantenimiento de las vías como las grandes infraestructuras.

En este sentido, se llevará a cabo una planificación de los lugares donde la ordenación del tráfico es necesaria por gran afluencia de vehículos diaria, al ser vías, puntos de acceso o salidas de la ciudad o de transición de vías de mayor capacidad a las calles de la ciudad.

La regulación del tráfico se llevará a cabo por parte de la Policía Local y del Cuerpo de Agentes de Movilidad a través de una planificación dinámica que se modificará en función de las necesidades.

El servicio de taxis continuará operando al 50%, aunque los representantes del sector y la Concejalía de Movilidad estudiarán cambiarlo si se produjera un aumento significativo de la demanda. Por su parte, Guaguas Municipales incrementará su oferta a partir de la semana que viene, reforzando principalmente aquellas líneas que prestan servicio con los centros escolares.

El concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, hace un llamamiento "a todos los ciudadanos que tengan la capacidad de hacerlo para que se muevan utilizando modos de transporte sostenible, como la bicicleta, las patinetas o el desplazamiento a pie". Ramírez recuerda que "la capital cuenta con 28 kilómetros de red de carril bici, la mayoría de ellos cercanos a los centros escolares de la parte baja de la ciudad".

En este sentido, ante la previsión de que aumente el uso de los carriles bici, desde el Ayuntamiento se recuerda la prohibición de respetar la red de carriles y se pide a la ciudadanía colaboración para facilitar el tránsito por los mismos.

Asimismo, se recuerda a las familias que en aquellos lugares donde existan los espacios denominados 'Besa y Baja', que deben ser utilizados para el fin perseguido, y no para estacionar o permanecer más tiempo del necesario.