Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calor y la sequía hacen aumentar los controles sobre plagas en la capital

Entre los tres meses de verano se han realizado 494 intervenciones en los barrios por roedores, cucarachas o pulgas, con el distrito Vegueta-Cono Sur-Tafira a la cabeza

El calor y la sequía hacen aumentar los controles sobre plagas en la capital

El calor y la sequía hacen aumentar los controles sobre plagas en la capital LP/DLP / JUAN CASTRO

Los controles de plagas en la capital han aumentado este verano a causa del calor, pero especialmente por la sequía que ha afectado al Archipiélago en los últimos años. Los trabajadores de la concejalía de Salud Pública del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria han tenido que hacer frente a multitud de insectos y también roedores; principalmente cucarachas, aunque también hormigas, pulgas y mosquitos. Sin olvidar el enjambre de moscas que afectó sobremanera a los vecinos del barrio de La Calzada entre julio y primeros de agosto. Las desinfecciones se están realizando de manera periódica por distritos, pero también a petición de los ciudadanos que así lo requieran, según indican desde el Consistorio.

Durante los meses de junio, julio y agosto de este año se han hecho un total de 494 actuaciones antiplaga. De las cuales, 149 han sido en el distrito Vegueta Cono Sur Tafira, seguido de Tamaraceite San Lorenzo Tenoya (124) y Ciudad Alta (100), según datos aportados por Salud Pública. La mayor parte de estas batidas se han producido en barrios de la zona alta o de la periferia, zonas que en algunos casos están en transición entre el campo y la ciudad. Desde el Consistorio señalan que la pandemia de la Covid-19 no ha hecho aumentar las intervenciones con respecto a otros años.

No obstante, la sequía sí ha obligado a aumentar las intervenciones, y no solo este verano. El número de actuaciones y controles antiplaga en los distritos ha crecido en los últimos dos años un 12% (1.305 intervenciones en 2019 y 1.162 en 2018), según datos de Salud Pública. Desde el Consistorio señalan que están haciendo "especial hincapié" en las zonas de mayor afluencia de público, al igual que en los dispositivos anticovid del servicio de Limpieza.

El Ayuntamiento también hace batidas a petición de los ciudadanos por medio del teléfono 928448745 o el correo electrónico controldeplagas@laspalmasgc.es.controldeplagas@laspalmasgc.es La concejalía ha publicado en las últimas semanas todas sus actuaciones a través de la red social Twitter. La semana pasada erradicaron sendas plagas de cucarachas y ratones en los barrios de Casa Ayala y Costa Ayala. También actuaron por roedores en la plaza de España y en calles de Tamaraceite, entre otras zonas; y por cucarachas destacan Los Giles y la Vega de San José. En cuanto a otros insectos, los operarios intervinieron en vías de La Isleta (por avispas), Lomo de los Frailes (hormigas), San Nicolás (pulgas) o El Batán (pulgas también).

Los operarios de Salud Pública trabajan principalmente con dos tipos de insecticidas: Cipermetrinas y Etofenprox. Estos permiten hacer frente a insectos rastreros y voladores, tales como las cucarachas, pulgas, mosquitos u hormigas. El primero de estos productos químicos tiene unos efectos que pueden durar entre dos y cinco meses, se trata de un veneno de contacto que también actúa como repelente. En cambio, el segundo, afecta principalmente al sistema nervioso de los artrópodos por contacto o ingestión.

En cuanto a los roedores, el Ayuntamiento utiliza un raticida que funciona a modo de cebo en grano con Brodifacoum, un veneno anticoagulante. De este se suelen echar entre 4-8 bolsas para las ratas y entre 3-4 bolsas para ratones; cada uno de estos saquitos contiene 25 gramos del producto químico citado. La cantidad que emplean varía en función de la plaga que afecte a ese lugar, señalan desde Salud Pública.

"En casos concretos y especiales, también se emplea una pintura insecticida innovadora de gran eficacia y cuyo efecto preventivo puede prolongarse hasta 12 meses", especifican desde la concejalía de Salud Pública, que dirige el edil Luis Zamorano.

La plaga de moscas en La Calzada ha sido una de las que más ha traído de cabeza a sus vecinos este verano. Desde Salud Pública señalan que ya está erradicada. Los técnicos del área detectaron en una visita que el posible foco de emisión estaba en una finca cuyos dueños accedieron a fumigar con productos de uso agrícola, tanto los terrenos como el almacén y la maquinaria. Fuentes municipales señalan que "en próximos días" tendrán una reunión con el Cabildo para abordar este problema; consideran que "sería bueno contar con algún tipo de normativa que nos permita regular la actuación de los agricultores con ciertos productos como el estiércol para evitar este tipo de situaciones".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats