Los vecinos de Macarena A.Q. de la Vega de San José acogieron positivamente ayer que la Policía Nacional haya localizado tanto a su hija L.A.Q., desaparecida del hospital Materno Infantil en 2002, como a su otro hijo, M.C.Q., que tampoco estaba registrado. "Es un bien para sus dos hijos, porque su situación les ponía en riesgo", expresaban ayer varios vecinos, que prefirieron seguir en el anonimato.

"Me parece bien lo que han hecho, pero no entiendo por qué han tardado tanto", apuntó una vecina. "Es increíble que hayan pasado nueve años y ahora lo hayan descubierto", insistió otra mujer, que no acababa de salir de su asombro de que pueda estar un menor tanto tiempo sin registrar. "¡Qué fuerte!", dijo.

Buena chica

"La pobre es buena chica, muy correcta y muy disponible", expresó Francisco Castellano, quien recordó que hace unos días estuvo hablando con ella. Varios residentes en los bloques del entorno insistieron en que no sabían nada. Sin embargo, otro vecino, que tampoco quiso dar su nombre, entiende que la Dirección General del Menor les retirara algunos de sus hijos porque no estaba en condiciones de cuidarlos. "Quizá ese miedo le llevó a sacar a su hijo del Materno y dejarlo con sus familiares", dicen otros residentes.

Varias personas no se sorprendieron del encuentro de la menor que sacaron a escondidas del Hospital Materno, ya que estaban convencidos de que alguno de sus familiares la tenía con ella. En cualquier caso, algunas vecinas expresaban su deseo de que si los menores estaban en condiciones y bien atendidos por sus familiares, siguieran con ellos. "Sería un nuevo trauma para los menores, aunque valoramos mucho que se sepa quiénes son y estén registrados para que vivan una vida normalizada", insistieron las personas consultadas.

Así lo reiteró Rafael Cedrés Robaina: "Está bien que los hayan descubierto, porque unos menores no pueden estar escondidos, ni de un lado para otro, por el bien de los niños". La mayoría de los vecinos se enteraron del descubrimiento de los menores por este periódico, aunque solo nos dieron su nombre.