La unanimidad de los representantes sindicales de los trabajadores del Ayuntamiento capitalino plantó ayer al gobierno local y a su director general de Recursos Humanos, José María Cabrera, en la que debía ser la primera jornada de la negociación de la relación de puestos de trabajo (RPT) de la plantilla municipal.

Los sindicatos, que han sido citados de nuevo para el lunes, se niegan a sentarse a negociar con Cabrera o con el director de gobierno de Presidencia y Seguridad, Claudio Rivero, por considerar que ambos han actuado con "mala fe negociadora y temeridad" en conversaciones anteriores. El gobierno municipal quiere cerrar antes de fin de año la elaboración de la RPT pero debe negociarlo antes con los sindicatos.

Los sindicatos ya exigieron hace un mes por carta al alcalde Juan José Cardona el cese de Rivero y Cabrera como interlocutores válidos en la mesa general de negociación. Los sindicalistas aseguran que ambos directivos fomentan la "provocación permanente y pública" y el malestar entre los trabajadores con sus "actitudes personales totalmente innecesarias". Por todo ello exigen los sindicatos que su único interlocutor sea el propio alcalde Cardona.