Los cruceristas ya no parecerán patos despistados en medio del parque Santa Catalina cuando salgan de sus barcos, como ocurre muchas veces ahora. Al menos eso busca la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que junto al Cabildo ultima una campaña para recibir a estos turistas a pie de barco con un agasajo que incluye algo de folclórico pero, sobre todo, mucha información para que el foráneo sepa adónde ir y cómo moverse con seguridad por la capital.

"Había una grave falta de comunicación entre los departamentos de Turismo del Ayuntamiento y del Cabildo en los últimos cuatro años y ahora queremos enmendarlo estrechando la colaboración", explicó el edil de Turismo capitalino, Pablo Barbero. El concejal mantuvo ayer una reunión de trabajo con su homónimo en el Cabildo, el consejero Melchor Camón, en la que se pusieron las bases para iniciar varias campañas conjuntas de promoción de la capital.

"Una de las más importantes será cómo mejorar la recepción a los cruceristas en el mismo muelle, dándoles mejor información, mejorando la oferta de excursiones y, sobre todo, potenciando la figura del anfitrión del propio ciudadano de la calle", aseguró Camón. En este sentido, ambos dirigentes aseguraron que también hay intención de poner en marcha una campaña de concienciación entre los vecinos de la ciudad para que se conviertan en anfitriones. "Queremos que la gente vea al turismo como algo positivo, como un progreso, y que si se los encuentran por la calle que les guíen por la ciudad", añadió Barbero.

Además de estas campañas entre los cruceristas, Ayuntamiento y Cabildo acordaron que en las próximas promociones de Gran Canaria fuera de las Islas se potencie la publicidad de la capital como destino city break (escapada de fin de semana) o el llamado sector de la "tercera edad joven" (prejubilados y pensionistas de menos de 70 años).

"También queremos que el Cabildo participe en la modernización de la señalética de la ciudad", concluyó el concejal Barbero.