Un centenar de trabajadores de la administración de Justicia en Las Palmas de Gran Canaria se concentraron ayer ante las puertas de la Audiencia para reclamar al Gobierno regional el pago de los complementos pactados en 2008 y que deberían haber empezado a cobrar en enero pasado. Con esta movilización, y ya anuncian que habrá más, se pone fin a la paz social a la que llegaron funcionarios y administración hace tres años cuando se acordó pagar los complementos a partir de 2011, lo que supone algo más de cien euros extras al mes por trabajador.

"No estamos reclamando que se nos pague ya porque sabemos la falta de dinero que hay en el Gobierno, pero sí que nos reconozcan la retroactividad al 1 de enero de 2011 cuando empecemos a cobrar, sea en 2013 ó 2014", aseguró Leonor Castro, portavoz de la Junta de Personal. Los trabajadores acusan al consejero José Miguel Ruano de engañarles y de no cumplir su palabra.