| Hasta 40 decibelios. En las mediciones de ruido que los agentes de la policía hicieron en los domicilios que denunciaron a altas horas de la noche, se llegaron a obtener valores hasta 15 decibelios superiores a lo permitido por la Ordenanza Municipal de Protección del Medio Ambiente frente a Ruidos y Vibraciones. De la media de 25 decibelios permitidos a partir de las diez de la noche en el interior de dormitorios, se pasó a casi 40 decibelios.

| Un local modélico. El ministerio fiscal puso a modo de ejemplo la labor del nuevo propietario del mismo local del que los vecinos no se han quejado y que, en principio, se encontraba imputado como responsable civil subsidiario, acusación eliminada finalmente por la fiscalía. "El nuevo propietario no ha incumplido las resoluciones del Ayuntamiento y no tiene que aclarar nada: 'Es un mismo local, regentado por dos personas distintas con dos soluciones distintas", comentó en relación a la espera del nuevo propietario por el permiso municipal y "a una adecuada obra de insonorización del local".

| Sin cargos. El fiscal dejó a uno de los administradores del local, Ángel Tomas L. G., definitivamente sin cargos al entender que él "no tomaba decisiones sobre la marcha del negocio".