Los sindicatos con representación en la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria criticaron ayer la pretensión del gobierno municipal de retirar las multas que los agentes de guardia el viernes por la noche impusieron a varias terrazas de la zona de Triana que incumplieron las horas de cierre. UGT va a ir un paso más allá y anuncia que presentará una denuncia ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Canarias por presunta prevaricación del concejal Néstor Hernández, que fue quien anunció el martes que había dado orden para que las sanciones impuestas el viernes, durante la celebración de la iniciativa Good Night Triana, sean retiradas y no se cobren.

"Desde UGT ya denunciamos al señor Hernández hace semanas por no tramitar otras cien denuncias de la policía, así que esta vez haremos lo mismo porque parece que está incitando a los ciudadanos a que no cumplan con la Ley", manifestó el delegado de este sindicato, José Antonio Alonso.

Desde la Unión Sindical de Policía (USP) también se censura la actuación del gobierno local por no advertir a los policías de guardia la noche del viernes de que había un evento especial en Triana y por anunciar ahora que se van a retirar las denuncias impuestas a las terrazas infractoras. "Desde la USP queremos manifestar que las declaraciones del concejal son, cuando menos, alarmantes", dijo Víctor García, delegado sindical, "si la Policía Local actuó, fue por las denuncias y requerimientos de los ciudadanos que llamaban al 092 esperando que se actuara de forma independiente y con total sumisión al Estado de Derecho".

Por su lado, CC OO también se apunta al Ayuntamiento como único responsable de lo sucedido el viernes. "Los compañeros cumplieron con su deber, los que no cumplieron fueron los concejales ni los mandos policiales que no avisaron por un caso más de descoordinación de este gobierno local", dijo José Gerardo Rodríguez, de CC OO.