Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los microplásticos invaden La Cícer

Este fenómeno global se hace más presente en septiembre y octubre, según el Consistorio

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Los microplásticos son pequeñas piezas que contaminan el medioambiente y representan un grave peligro para la fauna marina. Es un fenómeno global por lo que las aguas de La Cícer no se escapan de él y es que según varios bañistas, suelen aparecer casi a diario y aunque el Ayuntamiento capitalino realice la limpieza de la playa cada día, las piezas de estos agentes no son eliminadas en su totalidad ya que el mar las sigue arrastrando a la arena.

Para luchar contra esto, el concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez, informa que la Junta de Gobierno “aprobó este jueves un convenio con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) a través de la fundación Parque Científico Tecnológico con el objetivo de crear un grupo de investigadores expertos para analizar el estado de la playa, monitorizarla y hacer un seguimiento de su evolución”. “También de cómo afecta el cambio climático, la subida del nivel del mar, la contaminación, los temporales y, en base a eso, poder tomar decisiones inteligentes con carácter científico”, indica el edil.

A este proyecto de investigación cuyo presupuesto es de 75.000 euros, se le añade la campaña de concienciación denominada ‘Disfruta, Respeta’ que dirige la concejalía, con la que se busca promover los valores de las playas y la necesidad de cuidarlas, de no llenarlas de plástico, suciedad, colillas y, ahora, de mascarillas. “Nosotros no lo podemos arreglar, estos desechos no son nuestros, vienen de otros lugares del mundo”, relata el concejal. También comenta que con la marea de septiembre y octubre “suelen aparecer aún más por lo que se hacen más visibles, pero no es lo que normalmente pasa en el resto del año”.

El Ayuntamiento y la ULPGC tienen un convenio científico para analizar el estado de la playa

decoration

Ayer, a primera hora de la mañana, la playa enseñaba a sus visitantes lo expuesta que está a este tipo de contaminación, algunos transeúntes se extrañaban mientras otros recogían los desechos. Es el caso de Clara Pettersen, de origen argentino con más de 40 años viviendo en Gran Canaria y que desde entonces ha hecho la playa de Las Canteras suya. Por ello, cuando la visita para dar un paseo o acude a ella para bucear, aprovecha y lleva una bolsa especial para recoger la basura que se encuentra y aportar así su “granito de arena”. “Todos debemos tomar conciencia sobre recoger no solamente los microplásticos, sino desechos más grandes”, apunta mientras enseña unas gafas de buceo que recogió del mar.

Clara Pettersen cuenta además que cuando se sumerge a las profundidades del mar con el uso de su snorkel se ha percatado de la presencia de peces intentando comerse los plásticos. “Ahora mismo parece un basural esto”, narra mientras señala la arena de La Cícer. La bañista también expresa que recoger estos agentes contaminantes es tarea de todos. “Si cada uno pone su granito de arena podemos hacer la diferencia. Para mí es un pequeño aporte que doy a esta playa tan maravillosa”.

Esta no es la primera vez que Pettersen se encuentra con estos agentes. “Un día salí del agua cubierta de microplásticos porque era demasiado, esto ha pasado desde hace mucho tiempo”, lamenta a la vez que resalta que no es la única que contribuye con la limpieza de la playa. “Yo he visto a varias personas haciendo esto, una persona me explicó que estaba en un grupo que se dedicaba a recoger el plástico cada que visitan La Cícer”, asegura la bañista.

Cristina Batista, vecina de la zona, también acude cada fin de semana a pasear y bañarse en esta playa y reseña que siempre que puede va recolectando los residuos que se encuentra a su paso. Explica que sí hay una cantidad mayor que otros días pero lo relaciona con lo baja que se encontraba la marea en ese momento. “Siempre hay plásticos, tanto los micros como bolsas, redes, e incluso hace poco hubo dos bidones uno grande y otro de cinco litros con una sustancia como de aceite de coche, pero siempre hay basura que recoger”, insiste con preocupación. “Yo ayudo con la limpieza porque me gusta la playa, no me agrada verla con estos agentes contaminantes y además, no me cuesta nada hacerlo”, sentencia. “Somos un montón los que recogemos, muchos acuden ya con sus bolsas para recolectar todo” destaca. La vecina pide al Ayuntamiento que instale unos contenedores en la arena para que más personas se sumen a la recolección de residuos ya que entiende que a “muchos les cuesta subir constantemente a botar lo que se van encontrando”.

Por su parte, la surfista Miriam Pérez estaba remando cuando se encontró un pedazo grande de plástico, por lo que sin dudar lo agarró, detuvo su clase por un momento, salió del mar, subió las escaleras hacia el Paseo de Las Canteras y lo echó en el contenedor preparado para ello. “Hay un montón de cachos de plásticos y microplásticos flotando, se ve que con la marea revuelta ha empezado a salir la porquería”, sostiene la surfista. La joven añade que en la escuela de surf a la que pertenece llamada 3RJ tienen como filosofía limpiar siempre el mar mientras puedan. “Si estamos cogiendo olas y nos encontramos estos desechos tratamos de cogerlos para tirarlos luego”. También pide a la población colaborar con la recolección de estos agentes. “Si traes algo te lo llevas y si te lo encuentras no cuesta nada cogerlo y botarlo”, enfatiza.

Por su parte, el profesor de la cátedra Ciencias del Mar de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Fernando Tuya, ha explicado que este fenómeno suele estar presente en esta playa. “Los microplásticos siempre se ven, es algo común y frecuente en todas las playas que están abiertas al mar”, reseña. “De hecho en lo que va de año no ha habido riada que suele traer aún más desperdicios, por lo que estos que se están viendo en La Cícer vienen del mar adentro. Sin embargo, la playa está normal como siempre”, concluye.Los bañistas ayudan a recoger el microplástico que está apareciendo en La Cícer. En la imagen principal, Clara Pettersen levanta un trozo de plástico de la arena. A la izquierda, los microplásticos arrastrados por las olas del mar. Sobre estás líneas, la surfista Miriam Pérez echa a la basura un pedazo grande de plástico que se consiguió mientras remaba en el mar. |

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats