Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las reparaciones navales impulsan la reactivación de la economía en las Islas

Astican arranca el otoño con las calles de varada llenas y buques ‘offshore’ | La Luz, entre los tres puertos del mundo escogidos por Kongsberg para crear flotas más ‘verdes’

el ‘drillship’ ‘Stena Icemax’ poco después de atracar el viernes en el muelle Reina Sofía, donde será sometido a adaptaciones para su próximo contrato.

el ‘drillship’ ‘Stena Icemax’ poco después de atracar el viernes en el muelle Reina Sofía, donde será sometido a adaptaciones para su próximo contrato.

Medio año después del comienzo de la pandemia y con el Archipiélago viviendo una situación de incertidumbre por el frenazo turístico, el sector de las reparaciones navales muestra señales de reactivación y subraya su potencial como elemento de diversificación en la economía de las Islas. Tras un periodo de ralentización de la actividad, el ritmo de trabajo en empresas como Astican se encuentra al 100% desde comienzos de septiembre con trabajos vinculados a inspecciones técnicas y a mantenimientos y mejoras en unidades del sector petrolero offshore. En este contexto, La Luz ha sido escogida por la multinacional Kongsberg para ser uno de los tres puertos del mundo en los que adaptará las flotas que utilizan sus equipos a los nuevos requerimientos medioambientales de la industria marítima.

Las calles de varada de Astican presentan una alta ocupación estos días. Muchos armadores que en los meses pasados obtuvieron ampliaciones de plazo de sus inspecciones técnicas periódicas debido a la pandemia están ahora poniendo al día sus flotas para poder cumplir con los requisitos de las sociedades de clasificación, lo que supone horas en el astillero. Esta recuperación de la actividad ha permitido revertir la caída del segundo trimestre del año, cuando la carga de trabajo llegó a rozar el 30% de lo habitual y la empresa acordó con los trabajadores un expediente de regulación temporal de empleo de reducción de jornada, según señala el presidente de Astican, Germán Suárez Calvo, en una entrevista concedida a este periódico. Desde el uno de septiembre, todos los empleados han regresado a sus puestos a jornada completa para poder atender los encargos de los clientes.

La adaptación a los requerimientos ambientales es un sector que crecerá esta década

decoration

El retorno a la actividad también es palpable en el sector offshore, a pesar de que la crisis del precio del petróleo de la primavera ha llevado a un frenazo en todo el mundo. El viernes por la mañana arribó al Puerto de La Luz un viejo conocido, el buque perforador Stena Icemax. Consignado por Hamilton y Compañía, quedó atracado a primera hora de la mañana en las instalaciones de aguas profundas que tiene Astican en el muelle Reina Sofía. Esta y otra unidad de este mismo operador van a ser sometidas en Gran Canaria a una serie de adaptaciones requeridas por la petrolera que ha fletado sus servicios para un próximo contrato. Todos estos trabajos suponen, además, retorno económico para las industrias auxiliares y para la ciudad, cuyo sector alojativo y de servicios se beneficia de forma indirecta. De acuerdo con la Agenda Sectorial de la Industria Naval del Ministerio de Industria, el efecto total del sector sobre las economías locales llega a multiplicar por tres el directo.

Más allá de los nichos que ya están consolidados en el Puerto, como las inspecciones o el offshore, el sector naval de Las Palmas de Gran Canaria va a incorporar próximamente un nuevo servicio con capacidad para aumentar el volumen de trabajo durante los años venideros. El recinto capitalino ha sido escogido recientemente por la multinacional Kongsberg -propietaria desde 2018 del negocio marítimo de Rolls Royce- como uno de los tres puertos en todo el mundo donde va a realizar adaptaciones de buques para convertirlos en naves híbridas con baterías que mejoren su eficiencia energética y reduzcan las emisiones nocivas.

Cruceros de expedición abarloados a los muelles de Astican y naves en las calles de varada del astillero.

La mejora y transformación de buques es uno de los sectores que más potencial de crecimiento tiene en la próxima década. La industria marítima lleva años buscando fuentes de energía alternativas para los buques que le permitan cumplir con el objetivo europeo de tener emisiones neutrales de dióxido de carbono, aunque aún no hay consenso sobre cuál de las opciones acabará imponiéndose. A esta incertidumbre se ha sumado en 2020 la pandemia, lo que ha llevado a que los encargos de nuevos barcos caigan a niveles de hace 25 años durante el primer semestre, de acuerdo con la patronal de astilleros Sea Europe. Las Palmas de Gran Canaria, Guangdong (China) y Bergen (Noruega) son los tres puertos a los que Kongsberg dirigirá las más de 30.000 naves de todo el mundo que están equipadas con su tecnología para adaptarlas a las nuevas exigencias ambientales.El paso del verano al otoño está suponiendo un impulso al sector naval con mantenimientos vinculados a inspecciones reglamentarias y trabajos de mejora en buques perforadores pese a la crisis global que atraviesa la industria petrolera. En la imagen superior, cruceros de expedición abarloados a los muelles de Astican y naves en las calles de varada del astillero. A la izquierda de estas líneas, el ‘drillship’ ‘Stena Icemax’ poco después de atracar el viernes en el muelle Reina Sofía, donde será sometido a adaptaciones para su próximo contrato. |

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats