Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hacia la nueva Mesa y López

Los comerciantes ven un acelerón en las obras de la avenida tras el cambio de empresa adjudicataria | Los vecinos, hartos de las obras

Hacia la nueva Mesa y López

Hacia la nueva Mesa y López Andrés Cruz

“Mesa y López será el nuevo punto de encuentro, la Triana moderna”, señala Iván Molina, hostelero de la plaza de España. En este caso, este empresario se muestra optimista con el cambio radical que está viviendo uno de los principales ejes comerciales de Las Palmas de Gran Canaria. Lo cierto es que los comerciantes han visto un acelerón en las obras en los últimos meses, especialmente desde que el tramo por el que discurrirá la MetroGuagua entre la calle Galicia y la Base Naval fuera readjudicado hace unos meses tras el abandono de la constructora Tecyr. No obstante, los vecinos están “hartos” de soportar unos trabajos que se han prolongado en la zona durante los últimos dos años.

“Ahora por lo menos ya no vemos una valla delante de la tienda”, indica María Brito, trabajadora de la óptica Program Vision de Mesa y López. En los últimos años han visto como las ventas cayeron primero por las obras, luego se estabilizaron para finalmente volver a resentirse a causa de la crisis originada por la pandemia de la Covid-19. “Al final esto es un negocio de primera necesidad, pero los clientes habituales están mirando más por lo económico”, apunta. El consumidor ha dicho adiós a los caprichos y los impulsos.

Por el momento aguantan con la clientela habitual, pero donde sí notan pérdidas es en el consumidor de a pie. “Aquí el problema es que los aparcamientos son prohibitivos, si al menos bajaran los precios como en la zona Triana”, apunta Brito. Mientras tanto, han visto como a lo largo del verano las obras han tomado un impulso. De hecho, los trabajos en el tramo de Mesa y López entre la Base Naval y Galicia estuvieron durante meses paralizados por el abandono de Tecyr; tras ser readjudicados, en este momento tan solo quedan algunos flecos en el entorno del cruce de la antigua rambla central con la citada calle.

Plaza de España

“Nos queda la esperanza de tener la obra lista para navidades”, señalan en los comercios. El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, señaló la semana pasada que “previsiblemente” las obras puedan estar terminadas “antes de acabar el año”. De esta manera, el corredor comercial entre la Base Naval y la plaza de España pasaría a ser completamente peatonal. Actualmente, las obras han concluido entre el Arsenal y un poco antes de la calle Galicia, es decir, la mayor parte del tramo por donde circulará la MetroGuagua.

Las obras entre Galicia y la plaza de España, adjudicadas a Construcciones Cristóbal Ortega por 1,4 millones de euros, van a “buen ritmo” según reconocen los comerciantes. En este caso, se trata de una peatonalización en toda regla. A estos trabajos habrá que añadirles los de la ya desaparecida rotonda del Arsenal -proyecto que forma parte del trazado de la MetroGuagua y donde están instalando un nuevo parque infantil-.

Por otro lado, esta semana comenzaron los trabajos del futuro intercambiador de guaguas de la calle Concepción Arenal, por lo que un tramo de esta vía se ha cerrado al tráfico. Cerca de allí, también están en una fase inicial los trabajos para peatonalizar la plaza de España. La obra incluirá una pequeña grada, pérgolas, quioscos y ha sido adjudicada a Félix Santiago Melián por 826.832 euros.

Los vecinos señalan que están “hartos” del embudo de tráfico que hay en Néstor de la Torre

decoration

“Pienso en futuro y esta plaza dentro de unos meses va a ser un buen punto de encuentro, un lugar para disfrutar”, señala Iván Molinero, quien regenta un bar en la citada glorieta. En este caso, el empresario cree que la zona va a ganar en “productividad” una vez concluyan todas las obras que se están realizando. En su caso, ha vivido altibajos en la clientela desde la desescalada tras la cuarentena. “A finales de agosto podríamos haber cerrado perfectamente, venía muy poca gente, ahora hemos remontado un poco y llevamos unos 15 días medianamente bien”, indica. Y es que, si ya de por sí el final del verano es mala época para la hostelería en la capital, la fuerte incidencia de la Covid-19 en la ciudad en el último mes y las recomendaciones del Gobierno de Canarias de restringir las salidas han hecho mella en su negocio. “Pero era previsible, la gente ahora cumple con las reglas, se mantiene con la mascarilla puesta hasta que les sirves, por ejemplo”, aclara.

En una de las jugueterías de Mesa y López también se muestran optimistas con la peatonalización. “Se nota que la obra va avanzando más rápido, antes ni se nos veía”, explica la dependienta. Y es que hace cosa de una semana ya descubrieron las nuevas aceras entre Galicia y la plaza de España. Mientras tanto, reconoce que algunos clientes ya han adelantado las compras navideñas, aunque en este caso con el “por si acaso” por delante. “Tienen miedo de que se produzcan restricciones al comercio por la pandemia”, señala Ángela. Eso sí, indica que en el momento de abrir tras el confinamiento las cifras llegaron “casi a una campaña de Navidad”.

Quienes no están tan de acuerdo y satisfechos con las obras son los vecinos, quienes llevan soportándolas más de dos años -los trabajos comenzaron en uno de los tramos en la primavera de 2018-. “Está siendo horrible, deseando que terminen”, indica tajante Obelesa Guerra. “Encima han creado un embudo de tráfico, en Néstor de la Torre las colas son terribles”, añade. Mientras María, su amiga, señala que ya hay comunidades de propietarios de la citada vía que ya han pedido estudios por las grietas que han surgido en sus edificios, “antes todo esto era arena”, añaden. José Luis y Rosa opinan igual, “antes venía más, pero ahora ya no da gana con tanto polvo y ruido”, aclaran.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats