Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Homenaje de La Isleta a Simón Pérez

Vecinos del Puerto y la Cruz de Piedra inician los trámites para beatificar al sacerdote fallecido

Homenaje de La Isleta a Simón Pérez

El sacerdote Simón Pérez se dedicó en cuerpo y alma durante 40 años a los barrios allá a donde iba. Tanto en Cruz de Piedra como en La Isleta dejó una profunda huella en quienes le conocieron, por eso ayer los vecinos celebraron un homenaje en su nombre en la iglesia de La Luz, tras fallecer el pasado verano.

Amigos y conocidos del sacerdote Simón Pérez Reyes, quien falleció el pasado 27 de agosto después de sufrir una dura enfermedad, celebraron en la tarde de ayer un homenaje en su honor en la iglesia de La Luz, última parroquia donde ejerció. “Dejó una estela maravillosa allá por donde pasaba”, señaló el escenógrafo Alberto Trujillo. De hecho, un grupo de vecinos de La Isleta y Cruz de Piedra han iniciado el proceso para la beatificación del cura por su amplia labor humanitaria en ambos barrios durante cuatro décadas. Pérez Reyes ya fue reconocido el año pasado como Hijo Adoptivo de Las Palmas de Gran Canaria.

El homenaje al sacerdote entra dentro del programa de las fiestas de La Naval, el cual está marcado en esta ocasión por las medidas sanitarias para atajar la pandemia de la Covid-19. Precisamente, los isleteros se han propuesto volcarse en la recogida de alimentos ante la avalancha de solicitudes de ayuda por parte de familias afectadas por la crisis económica generada por el coronavirus.

El acto consistió en una pequeña misa con el aforo limitado en el interior del templo. Eso sí, contó con un grupo de cuerda con violas, violonchelos y violines; además de la voz de la soprano Idaira Rodríguez Flores. Todos ellos se encargaron de amenizar la emotiva velada. Junto al altar mayor los organizadores colocaron una bendición en recuerdo de Pérez Reyes enviada por el Vaticano, la cual mostraron de cerca a los asistentes al final de la eucaristía.

“Simón no se preocupaba por él, vivía por los demás”, indica Trujillo. Y es que el sacerdote, quien fuera también profesor de primaria, ayudó a muchas familias desfavorecidas a salir adelante. “Me decía siempre que eran muchas las necesidades de este barrio, trabajaba de manera incansable”, añade, en referencia a La Isleta, lugar donde ejerció, al frente de la parroquia de La Luz, hasta hace dos años, cuando se retiró a causa de la enfermedad que padecía. Ahora son varios los vecinos que ya se han puesto en contacto con el vicario del Puerto, Agustín Sánchez, para iniciar los trámites de su beatificación.

Pérez Reyes comenzó en 1974 su etapa más larga y “la más bonita”, dicha por él mismo en una de las últimas entrevistas que concedió a este diario, en el polígono Cruz de Piedra. Hasta tal punto que algunos lo consideran “el padre” del barrio. De hecho, promovió mejoras en sus calles y jardines, aunque su labor más importante se centró en el ámbito de la educación, con el impulso de varias iniciativas en este sentido. Es más, un instituto en la zona lleva su nombre en la actualidad.

La iglesia de La Luz cuenta con un “punto romero” donde se pueden donar alimentos

decoration

Por otro lado, algunos asistentes al homenaje a la figura del sacerdote llevaron alimentos para donarlos a la parroquia. La Comisión de Fiestas de La Naval ha instalado en el interior del templo un engalanado “punto romero”, según lo describe Trujillo, donde poder depositar los productos.

“Tenemos una necesidad muy fuerte en estos momentos”, señala este isletero. “El Banco de Alimentos no está dando lo necesario”, prosigue. Y es que son muchas las personas que se acercan a diario al punto de Cáritas que hay en la parroquia. De ahí que el próximo viernes 17 de octubre todos los grupos del Carnaval vayan a hacer una ofrenda. Al día siguiente, el sábado, pequeñas representaciones de cada uno de los cinco distritos de la ciudad y de diferentes municipios acudirán al templo con más alimentos en sustitución de la romería. El domingo 18 será la eucaristía por la virgen de La Luz, con fuegos por la noche.

Lo cierto es que la Comisión de Fiestas se está volcando estos días en recaudar la mayor cantidad posible de alimentos, señala Trujillo, ante la crisis excepcional que vive el barrio y la sociedad isleña. Cuentan ya con el apoyo de entidades como el Club Náutico, el Club Victoria, la Fundación DinoSol, entre otras personalidades.

Compartir el artículo

stats