Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Isleta, un siglo de solidaridad

Las murgas del Carnaval llevan alimentos a la parroquia de La Luz en sustitución de las fiestas

La Isleta, un siglo 
de solidaridad

La Isleta, un siglo de solidaridad

Una quincena de murgas del Carnaval capitalino acudieron ayer al templo de La Luz para donar alimentos no perecederos en sustitución de las fiestas clausuradas por la Covid-19. Y es que La Isleta ha sabido en tiempos de crisis responder ante sus necesidades sociales, ya lo hizo en 1918 y ahora también.

La Isleta es un barrio que siempre ha sabido responder en tiempos de crisis. Una labor en la que la parroquia matriz del barrio, la de La Luz, ha jugado un papel fundamental. Lo hicieron en tiempos de la I Guerra Mundial, cuando el número de barcos que llegó al Puerto descendió drásticamente dejando así a miles de personas sin sustento, y lo hacen ahora, cuando la Covid-19 ha paralizado el turismo y buena parte de la actividad económica del Archipiélago. Y es que en la tarde de ayer una quincena de murgas pertenecientes a la Federación insular de Asociaciones y Grupos del Carnaval de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria (Figruc) acudieron ayer hasta el templo de la calle Pérez Muñoz con una ofrenda en forma de alimentos no perecederos con la intención de intentar paliar la situación precaria por la que están pasando decenas de familias en el barrio. Una manera distinta de vivir las fiestas de La Naval ante la imposibilidad de poder realizar el programa habitual de festejos.

“Al no poder hacer este año el tradicional encuentro de murgas hemos preferido volcarnos en la recogida solidaria de alimentos”, señalaba ayer Francisco Medina, presidente de la Comisión de Fiestas de La Naval, horas antes de tener todo ya listo para el que será el fin de semana grande. Aunque, ciertamente, la celebración de este año en honor de la Virgen de La Luz será bien distinta a lo que suelen vivir cada año en el barrio. “A cada momento se hacen colas en la parroquia, hay mucha necesidad”, apuntaba este isletero. Y es que a la cita de los carnavaleros del viernes les tomarán el relevo hoy sábado los romeros de los distritos y de diferentes entidades.

Punto romero

“Algo hemos podido recaudar”, indicaba, por su parte, Sarah Cervera, secretaria de la Figruc e integrante de las Ladys Chancletas. “Nosotras, Chancletas y Babys pusimos cada una 100 euros y con eso hemos hecho una buena compra”, indicaba. De esa manera, los carnavaleros fueron entrando a la iglesia de dos en dos con sus cestas en mano, mientras el resto esperaba en la calle, con la intención de llevarlas hasta el “punto romero” que la Comisión ha instalado junto al altar mayor desde comienzos de octubre.

La Isleta, un siglo de solidaridad

Suspiritas, Nietos de Sarymánchez, Serenquenquenes, Melindrosos, Chacho Tú, Trapasones, Tramposos, son solo algunas de las murgas -tanto de la capital como de otros municipios- que se acercaron ayer para ayudar en la medida de lo posible. “Es cierto que como no estamos ensayando no es igual, porque no mantienes el mismo contacto, pero aún así recaudamos bastante”, indica Cervera. “Cada una hizo lo que pudo; pero sí, se nota que aquí hace falta”, añade tajante.

El isletero e investigador Héctor Ramos del Pino ha recopilado, precisamente, noticias y datos sobre Junta parroquial de Socorros de La Luz y su labor durante la crisis generada por la I Guerra Mundial hace ya un siglo; fechas que coincidieron también con la conocida -y mal llamada- como gripe española. Según las cifras recogidas por este vecino, la entidad benéfica logró repartir en su primer año, a fecha de junio de 1918, un total de 488.733 raciones a niños pobres del barrio portuario. Y es que la cuestión de los menores en situación precaria en esta zona de la ciudad preocupaba enormemente a la sociedad de la época.

Pero la labor de esta Comisión de socorro, dependiente en parte de la parroquia de La Luz, también ayudó a miles de adultos. “Durante el año se entregaron 635.333 raciones, siendo en el primer semestre 128.298 las repartidas y en el segundo 507.035; véase el enorme incremento, demostración palpable de las necesidades que se sentían en el Puerto”, apunta Ramos en su artículo. Cifras que incluso lograron disminuir la mortalidad infantil. “Entre 19l3 y 1916 el término medio de mortalidad fue de 363 defunciones y en 1918, solo fallecieron 197 niños”, indica.

Un siglo después ese espíritu de solidaridad vuelve a repetirse en tiempos de pandemia y de crisis. La acción solidaria volverá a repetirse en la parroquia de La Luz en la tarde de este sábado, momento en el que pequeñas representaciones de los cincos distritos de la capital grancanaria y varios municipios de la Isla rendirán homenaje a la virgen en lugar de la tradicional romería ofrenda ataviados con trajes folclóricos. “También han recaudado el Club Náutico y el Club Victoria”, señala Medina.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats