Aunque Bárbara ya ha abandonado el Archipiélago, Gran Canaria este miércoles ha recibido una importante cantidad de agua en forma de lluvia. La capital ha sido una de las zonas más afectada. Las temperaturas bajarán, de una manera más acusado en las máximas, pudiendo llegar a ser notable en el nordeste de la isla.