Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La curiosidad acaba en el muelle de carga

Doña Sofía se interesó por todo el proceso de trabajo de la ONG en su primera visita al Banco

La curiosidad acaba en el muelle de carga

El presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas, Pedro Llorca, destacó ayer el interés que mostró la reina emérita Sofía en todo el proceso de reparto de alimentos que realiza la organización durante su recorrido por la sede en Mercalaspalmas. Tanto es así que quiso ver hasta el muelle de carga. 

La visita de ayer de Doña Sofía al Banco de Alimentos de Las Palmas fue corta pero intensa. La reina emérita se interesó por todo. Por el proceso de trabajo de la propia organización, pero también por la motivación que ha llevado a los voluntarios a dedicar parte de su tiempo libre a la entidad. Fue lo que indicó el presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas, Pedro Llorca, tras la primera visita que realiza un miembro de la corona a la organización no gubernamental.

“Quiso recorrer todo, ver cómo funcionábamos. Su curiosidad le llevó hasta saber qué había en el exterior de la salida, que no es otra cosa que el muelle de carga”, comentó vía telefónica Pedro Llorca. También le preguntó al propio presidente cómo había llegado a la institución.

La presencia de Doña Sofía ayer en Gran Canaria, y hoy en Lanzarote, se debe a que es presidenta de la Fundación Reina Sofía, una institución que colabora desde 2012 con la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal). Precisamente, dicha fundación acaba de lanzar la Operación Frío, una campaña destinada a recaudar fondos para comprar equipos de frío para que los bancos puedan almacenar productos frescos en óptimas condiciones y no solo productos no perecederos.

La Fundación Doña Sofía ha aportado 100.000 euros a dicha campaña, que ha sido repartido equitativamente en todas las filiales de Fesbal. El Banco de Alimentos de Las Palmas, que distribuye alimentos a través de 134 entidades, ha podido arreglar sus instalaciones de frío. “Ha sido una bendición”, reconocía su presidente Pedro Llorca porque “los equipos estaban renqueando”.

“En nuestro caso cambiamos algunas piezas como los paneles isotérmicos y pusimos un cortinaje para no romper la cadena del frío y para adaptarnos ya a la nueva normativa”, explicó el presidente de la entidad, que ya había tenido la ocasión de departir con Doña Sofía el pasado año en Valencia dado que forma parte del comité ejecutivo de Fesbal, que se abastece de los excedentes de la industria alimentaria, la Unión Europea, las donaciones de empresas y particulares, así como las campañas puntuales que fomenta la organización.

Actualmente, 773.000 personas están en riesgo de pobreza en Canarias, según el último informe de la Red Europea de lucha contra la pobreza y exclusión social, y que la pandemia del covid-19 ha venido a empeorar. El Banco de Alimentos de Las Palmas reparte alimentos de primera necesidad a 28.000 personas.

El presidente de la organización resaltó que Doña Sofía “es un encanto” ya que departió y se fotografió con todos los que habían acudido al acto, en donde “no hubo protocolo”. En ese sentido, Llorca destacó las facilidades que había puesto el personal de la Casa Real para que todo saliera a la perfección, aunque había un poco de prisa porque tenía que ir a Lanzarote, donde descansó, antes de visitar hoy la sede majorera.

La reina emérita se enteró también de cómo este año habían viajado las promesas a El Pino, y de cómo el Banco de Alimentos está agradeciendo a los ciudadanos y empresas la colaboración con la entidad a través de un Gracias en tres guaguas de Global y municipales, y de una cartelería fija a la altura de Ciudad del Campo, en la carretera a Teror.

Pese a la pandemia, el Banco celebrará del 16 al 22 de noviembre su Gran Recogida anual, aunque este año se hará con aportaciones económicas vía online y en las cajas de los supermercados, que se transformará luego en alimentos, para evitar contagios.La reina mostró su sensibilidad con la crisis. En la imagen superior, en una de las naves. A la izquierda, abre junto al presidente Pedro Llorca el regalo de los voluntarios, un pañuelo hecho por una artesana de la Fedac. En el centro, con varios voluntarios. Junto a estas líneas, dialoga con una mujer. |

Compartir el artículo

stats