Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Genios de las Matemáticas

Más de 4.000 escolares han pasado por el programa educativo Estalmat, que fomenta el aprendizaje del cálculo en la ESO y que ha cumplido 20 años

Genios de las Matemáticas

Genios de las Matemáticas LP/DLP

El programa educativo Estalmat (Estímulo del Talento Matemático) fue iniciativa del matemático Miguel de Guzmán (1936-2004), miembro de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, a través de cuyo organismo se puso en marcha en 1998 en Madrid. La idea era fomentar el aprendizaje de las Matemáticas entre los estudiantes de 12 y 14 años que ya demostraban un interés en la materia, un hueso duro de roer para la mayoría de los escolares.

En Canarias llegó de la mano del profesor Juan Agustín Álamo, quien propuso al entonces viceconsejero de Educación Fernando Hernández Guarch sumarse al proyecto. Y así se hizo, firmando un convenio con la Sociedad de Profesores de Matemáticas Isaac Newton, encargada de coordinar la iniciativa en la comunidad. Desde entonces, más de 4.000 escolares han participado en esta aula extraescolar, abierta a centros públicos, privados y concertados.

Para formar parte del programa, que dura dos años, los jóvenes deben superar previamente una prueba de Matemáticas. Este año, y pese a la pandemia del coronavirus, 700 estudiantes participaron en el ejercicio que se hizo online en octubre en el Museo Elder.

La profesora Alicia Acosta junto a sus compañeros Luis Francisco López García y Teresita Talavera Santana son los encargados de impartir las clases gratuitas a los jóvenes de la Isla. “Durante los primeros años, por ejemplo, solo en la isla de Gran Canaria, acudían a la prueba de selección unas cuarenta o cincuenta personas, ahora, limitando el número de participantes por grupo y centro, hemos llegado a superar las quinientas inscripciones”, cuenta la también coordinadora del proyecto, respecto a cómo ha ido creciendo el interés por participar en este programa, que se imparte en todas las Islas salvo en La Graciosa.

Aprender a razonar

Lucía De Fang Ma Li, de 22 años, ha sido una de las jóvenes que ha pasado por el programa cuando estudiaba en el IES Isabel de España. Reconoce que su familia siempre le inculcó el estudio de las Matemáticas por esa “tradición china de ser la mejor” y que la materia no se le daba mal pero que el programa le ayudó a “razonar y a ver la manera de resolver un problema como si de un reto se tratase”.

“Las clases eran muy amena, aprendíamos con juegos, usando bastante la lógica y visualizando todo el proceso; era mi día favorito de la semana”, recuerda la estudiante, que ganó la Olimpiada regional de Matemáticas de 2012, aunque no pudo conseguirlo a nivel nacional. Hoy estudia quinto de Ingeniería Aeroespacial en Madrid y da clases de Matemáticas particulares a alumnos de primero, también ajedrez a niños. “Lo más complicado en las Matemáticas es pasar de un concepto a algo numérico”, argumenta la joven, que confía en trabajar en una empresa como la Nasa o SpaceX.

Como Lucía, la mayor parte del alumnado que ha pasado por el programa ha optado por cursar grados del ámbito científico-tecnológico, aunque otros, curiosamente, han elegido la rama artística o literaria.

La coordinadora del proyecto en Canarias señala que el balance de estos veinte años ha sido “muy positivo”. “Con lo que nos quedamos siempre es con la ilusión, la motivación del alumnado, con el recuerdo entrañable y siempre presente del antiguo alumnado; que nos hace llegar mensajes desde las diversas partes del mundo en las que se encuentra. También con las muestras de gratitud de las familias”, subraya.

La docente indica que el papel de las familias es fundamental, ya que las clases se dan fuera del horario y ámbito escolar por lo que los chicos deben desplazarse hasta las sedes donde imparten las clases. El Cabildo de La Gomera y de La Palma, por ejemplo, sufraga los gastos derivados del traslado.

El coronavirus rompió este año la normalidad del programa que, al no contar con una plataforma segura para impartir clases online, decidió ofrecer solo juegos de lógica a los alumnos por correo e invitarles a las sesiones de la Asociación Matemáticas, Creatividad y Geogebra. “Fue complicado; el alumnado además manifestaba sentirse saturados con las tareas que les mandaban en sus respectivos centros”, explica Acosta.

Con la apertura de curso escolar, el programa ha vuelto, aunque vía online. “El trabajo está siendo durísimo. La filosofía del programa reside en que los jóvenes trabajen en equipo, en la manipulación, en la experimentación y hemos tenido que adaptar los materiales y los recursos a este nuevo modelo de enseñanza”, añade la coordinadora del programa.

El resultado de estos veinte años ha tenido premio. La consejería de Educación ha incluido a Estalmat como un programa fundamental en el Área de Vocaciones Científicas y Creativas, cuyo objetivo es animar a los alumnos a formarse en Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas (STEAM).

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats