Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto transforma el pantalán de Fransari para ganar línea de atraque

El mal estado de la infraestructura, con más de cuatro décadas, impide su uso en condiciones normales | Desde hace años solo atracan en él buques abandonados

El buque ‘Marin’, atracado en el pantalán de Fransari en una imagen de archivo.

El buque ‘Marin’, atracado en el pantalán de Fransari en una imagen de archivo.

El pantalán de Fransari, una histórica infraestructura portuaria de La Luz que fue testigo de la época dorada de la pesca al acoger a buena parte de la flota japonesa y que en los últimos años se había convertido en refugio de buques abandonados, será renovado por la Autoridad Portuaria con el objetivo de que acoja nuevos tráficos. La administración de los Puertos de Las Palmas tiene previsto invertir casi tres millones de euros en la transformación de esta estructura deteriorada con el paso de los años para dar cabida a diferentes buques de mercancías, pasajeros, tráfico ro-ro o pesca.

La infraestructura data de l977, cuando fue construida con el nombre de pantalán del Castillo, aunque 20 años más tarde fue sometida a una ampliación para facilitar las operaciones de la flota japonesa. Fransari, que participaba junto a Japan Tuna en la sociedad Atlantic Tuna, sumó 100 metros de línea de atraque en cada costado y proyectó un transformador eléctrico para que los buques pudieran parar los equipos auxiliares y obtener el frío de hasta 60 grados bajo cero que necesitaban para mantener congelada la carga.

Su deterioro imposibilita en la actualidad el tránsito de vehículos

decoration

En la actualidad, el pantalán de Fransari (también conocido como Cory) está compuesto por un tablero de casi nueve metros de ancho constituido por nueve vanos de 16 metros de luz que se apoyan en pilas de nueve metros de lado, según se especifica en la memoria del proyecto. Las obras que ahora ejecutará la autoridad Portuaria se centrarán en la parte más antigua de la estructura, que corresponde a los cinco primeros vanos. Esta zona presenta un deterioro importante, sobre todo en las vigas pretensadas.

El mal estado del pantalán impide en la actualidad el tránsito de vehículos, lo que a la postre imposibilita utilizarlo como zona habitual de atraque, dadas las limitaciones operativas que esto supone. La situación llevó a la Autoridad Portuaria de Las Palmas a destinar su línea de atraque a los buques abandonados de los que tiene que hacerse cargo. Así ocurrió, por ejemplo, con el Marin, que portaba una carga de cáscara de arroz que acabó fermentando en sus bodegas tras quedar a su suerte en el Puerto. La retirada de esta mercancía para su posterior destrucción tuvo que ser realizada en otro punto del recinto capitalino debido al riesgo que entrañaba el acceso de un camión al pantalán.

Fue testigo de la época dorada de la pesca en el recinto capitalino al acoger a la flota japonesa

decoration

El número de naves abandonadas en La Luz se ha reducido considerablemente en los últimos años gracias a la agilización de los trámites entre la Justicia y la administración portuaria, lo que ha permitido ir despejando poco a poco el pantalán y comenzar a pensar en sus planes de futuro. El presidente de los Puertos de Las Palmas, Luis Ibarra, indicó ayer que la entidad tiene previsto sacar a subasta próximamente varios buques y que uno de los más veteranos en este pantalán, el Al Yakada, irá a la planta de desguace que Logiscrap tiene en el muelle Reina Sofía en diciembre.

Ibarra agregó que el objetivo de la Autoridad Portuaria con esta obra es “generar línea de atraque operativa” y no descartó que su lado naciente pueda ser utilizado en un futuro por los buques de Fred. Olsen Express, que ya cuenta con un atraque en el Muelle Grande y cuya terminal de pasajeros ocupa, de hecho, el antiguo almacén de Fransari.

ASFALTO RENOVADO EN LA ESFINGE

La Autoridad Portuaria de Las Palmas continúa renovando el asfalto de los principales viales de acceso al recinto portuario capitalino, que sufren un intenso desgaste debido al habitual trasiego de vehículos pesados. Tras actualizar el firme en la avenida de las Petrolíferas y en las principales rotondas de acceso, la administración acometerá ahora los trabajos en la avenida de los Cambulloneros -la que da acceso hasta dos de las tres terminales de contenedores- y la calle Andrés Perdomo que lleva hasta la Zona Franca, así como las vías de acceso al muelle Nelson Mandela. La constructora Félix Santiago Melián ha resultado adjudicataria de un procedimiento al que se presentaron cinco licitadoras. Lo hará con un presupuesto de 557.529,03 euros y en un plazo de dos meses. | J. C. G.

Compartir el artículo

stats