Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comercio | Fin de semana de rebajas

Un Black Friday fructífero pese a la crisis

Los comerciantes han tenido días “fuertes” en ventas aunque, en algunos casos y pese a las ofertas, no dejan de tener pérdidas respecto a la campaña del año anterior

La campaña por el Black Friday ha sido “fructífera” para algunos comerciantes de Triana pese a la pandemia por coronavirus. Sin embargo, no llega a ser igual que los años anteriores cuando el famoso viernes negro no se extendía por más de tres días, por lo menos no en el pequeño comercio.

Esta vez ha durado semanas, en algunas tiendas incluso han decidido alargarlo hasta hoy por el éxito que ha significado esta campaña de rebajas tomando en cuenta la situación de “incertidumbre” que se vive por la crisis sanitaria.

En D’Piel Calzados Gilfonso el día con mayor afluencia de clientes fue el propio viernes por la mañana, algo que para su encargada es atípico ya que suele ser un día y horario en el que muchas personas trabajan y no pueden tomarse el tiempo de hacer compras. “Ha sido muy curioso y extraño porque generalmente la gente viene por la tarde al finalizar su jornada laborar, no antes”, expresa la empleada que prefirió no identificarse. “Las mañanas del viernes, sábado y ayer han sido más beneficiosa que las tardes”, insiste.

“No hay un rango de edad que haya predominado, pero sí echamos en falta que acudieran más personas de la tercera edad”, resalta. Asimismo, explica que el verdadero día del Black Friday tuvo a su juicio una “gran afluencia” de clientes a comparación con el resto de los días de la campaña que no duró ni fue igual en todos los negocios.

En el caso de esta zapatería el descuento que, culminó ayer, estuvo durante ocho días y no fue igual de beneficioso a comparación con años anteriores. “Han bajado mucho las ventas, la diferencia con el año pasado es asombrosa”, lamenta.

Este año el viernes negro se extendió por varias semanas. Algunas tiendas lo tienen hasta hoy

decoration

Una situación similar ha vivido la tienda de Hawkers cuya dependienta ha notado que las ventas “han sido más flojas que el año pasado” lo que señala puede deberse a la pandemia o por las lluvias que no han dado tregua estos rtes últimos días. “Se ha notado en las ventas y en la afluencia de las personas en la calle Mayor de Triana que ha disminuido bastante”, apunta Angela Poli. En el caso de esta tienda el descuento duró dos semanas y concluyó ayer, mientras que el día más fuerte fue el sábado. Asimismo, añade que a comparación con el año pasado en este han tenido “a menos de la mitad de clientes”.

Por su parte el dependiente de Dewe sostiene que empezaron con las rebajas desde el pasado martes 24 y tienen previsto que termine hoy. El día más fuerte en este negocio resultó ser el propio viernes negro, seguido por el sábado en el que también tuvieron bastante clientela. Ayer, ya estaba disminuyendo la afluencia de personas, sin embargo, el trabajador se lo achaca al mal tiempo que estuvo presente durante todo el día de ayer.

Respecto al año pasado “se nota un bajón por la situación” que no sólo se basa en aquellos que se han visto afectados por un ERTE o se han ido al paro, sino “al miedo de estar en el mismo lugar rodeado de gente y que se incumplan las medidas”, explica Daniel Mazaira. A pesar de esto reconoce que cuando se levantó la cuarentena la gente salió a las calles y el movimiento fue mayor, algo que se ha mantenido, señala, durante estos últimos meses, aunque “nunca como el periodo anterior”.

Para Marcial Brito Medina, dueño de la tienda Tammy’s está temporada de ofertas estuvo “bastante bien”, aunque no tanto como el año anterior que para él fue el mejor Black Friday y ventas Navideñas que ha tenido hasta ahora. “Las ventas no nos han bajado tanto como se dice, pero si un 20% menos en nuestro caso. Aunque es verdad que nosotros contamos con un producto diferente y a buen precio, lo que ha influido en la facturación”, cuenta a la vez que reseña que han añadido más descuentos esta temporada.

“La gente busca la economía para hacer sus compras navideñas”, apunta una dependienta

decoration

“Si yo hubiese hecho las mismas ofertas que el año anterior, a lo mejor hubiese tenido unas bajas en las ventas de un 30 o 40 por ciento”, indica. En su caso, el comerciante decidió participar en la campaña del viernes negro durante una semana, concluyendo ayer. Además, reseña que el mejor día de ventas fue el sábado. “Nosotros teníamos estipulado abrir sólo por la mañana como lo hacemos siempre los sábados pero tuvimos que quedarnos en la tienda todo el día porque llegaban muchos clientes”, cuenta.

El pequeño comerciante tuvo que incluso pedirle a sus empleadas que se quedaran durante la tarde para poder atender a la afluencia de personas que acudió el sábado a su tienda de ropa. “Lo hablamos con ellas, les pagamos las horas extras y de esta manera pudimos quedarnos más tiempo abiertos al público”. “Fue inesperado porque pensábamos que el viernes sería el mejor, creemos que no fue así porque el día estaba malo”, agrega.

Fue tal el éxito de las rebajas que Brito decidió abrir ayer su comercio aunque habitualmente no abre los domingos y tampoco tenía previsto hacerlo este por lo que decidió encargarse junto a su mujer de atender a los compradores que acudieron a su local para hacerse con el 40% de descuento que ofrecía.

De igual forma, rememora que el año pasado la zona comercial de Triana también contó con eventos en la calle y la exposición de mercadillos de las tiendas lo que generó aún más la afluencia de personas a la calle Mayor y sus alrededores. “Ese día todos pusimos una especie de mercadillo fuera con las prendas que teníamos en oferta y también se hacían actividades para los niños. Algo que este año se echó en falta con la crisis sanitaria”, narra el comerciante.

El local que cuenta con seis años, ha tenido este junio y julio las mejores ventas a comparación con estas fechas en años anteriores, hasta el punto de que tuvieron que contratar a otra persona durante esos dos meses. Pero desde que comenzó septiembre las caídas en las ventas han sido de un 20% incluso durante noviembre y pese al Black Friday.

En el caso de la tienda Rollsman que cuenta con escasos tres meses desde que abrió sus puertas en la calle Mayor de Triana, las ventas no han sido bajas debido a que, según la encargada del local, se dedican a vender ropa de temporadas pasadas por lo que son más económicas. Además, se han unido a la campaña del viernes negro y han añadido un descuento del 20% en sus prendas. “Esto hace que tengamos precios mucho más reducidos y funcionemos bien porque en algunas marcas tenemos hasta el 70% de descuento y es casi regalado. La gente, dada la situación en la que estamos, busca economía ahora que se vienen las compras navideñas”, explica Leda Sobreira.

Desde que abrieron, el comercio ha tenido buenas ventas por lo que con las ofertas de esta campaña la facturación ha mejorado al punto de que extienden el Black Friday hasta el próximo jueves 3 de diciembre. “Ha sido tan efectiva la venta que decidimos extenderla. No nos podemos quejar porque desde que abrimos la tienda hemos funcionado bastante bien”, apunta a la vez que admite que solo tuvieron una semana de “bajón” cuando la capital se encontraba con un alza en los casos de coronavirus.

En el caso de este comercio, el día que más ventas ha registrado por las rebajas del viernes negro ha sido el día anterior al que año tras año abarrota los comercios de gente y es que el jueves la facturación fue mucho mayor en el establecimiento. Sobreira entiende que esto se debe a que los fines de semana las personas prefieren acudir a los centros comerciales y “la zona de Triana nota que la gente busca un lugar que tenga supermercado para hacer las compras de comida a la vez que aprovechan para ir a tiendas”.

La encargada de Rollsman cuenta que, en estas semanas de rebajas, durante las primeras horas de la mañana las calles de Triana se han llenado de clientes, después se han quedado más vacías hasta que cae la tarde que recobra vida nuevamente.

Por otra parte la juguetería Nikki que se sumó a las rebajas durante todo el fin de semana ha tenido buenas ventas, siendo su día más fuerte el propio viernes. “Este año ha sido una locura, la gente está con miedo a que nos dejen encerrados y están comprando más pese a la crisis. Los Reyes son los Reyes”, recalca la dependienta Patricia Campos.

Uno de los negocios que no participó en esta campaña dentro de sus tiendas fue Rocasa, ya que sólo apostaron por hacer descuentos del 20% para compras en su página web desde el viernes y hasta ayer. Por lo que en su caso las ventas se mantuvieron como cualquier otro día de la semana, agrega la encargada Abe Sánchez.

La mayoría de las tiendas contaban ayer con ofertas por el viernes negro, a excepción de algunas que no pueden darse el “lujo” de adherirse a estas rebajas por ser parte del pequeño comercio, y otras que lo hicieron sólo el día que correspondía. Mientras que las lluvias no detuvieron a los compradores y es que las personas acudieron a la zona comercial para hacerse con los descuentos de hasta 70% que resaltaban en las vitrinas .Varias personas acudieron ayer a Triana para aprovechar los últimos días de rebajas por el Black Friday. Arriba, personas caminan por la calle Mayor. A la izq., una pareja camina por Triana. |Las compras por Navidad y Reyes impulsaron las ventas estos días de rebaja. En la imagen principal, unas clientas caminar por la tienda Rollsman. Abajo y a la izquierda, el dueño de Tammy’s arregla la mercancía antes de la llegada de sus clientes. Sobre estas líneas, un hombre lee con calma LA PROVINCIA / DLP mientras el resto recorre las calles para hacerse con los descuentos. |

Compartir el artículo

stats