Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lino Chaparro: “Queremos tener más protagonismo en Vegueta”

“Queremos tener más protagonismo en Vegueta”

“Queremos tener más protagonismo en Vegueta”

La pandemia del covid-19 impidió que las cofradías salieran esta Semana Santa a la calle pero no ha frenado su actividad interna pese a las medidas sanitarias. La Hermandad de Los Nazarenos, devotos de Jesús de la Salud y la Esperanza de Vegueta y radicados en la parroquia de Santa Domingo de Guzmán, acaban de elegir al abogado Lino Chaparro Cáceres (Santa Cruz de Tenerife, 1963) como Hermano Mayor. En esta entrevista, nos cuenta las razones que le llevaron a ser cofrade y los proyectos que tiene la nueva junta de gobierno que dirige. Entre los objetivos, dar más visibilidad a la entidad en la sociedad.

¿Por qué se hizo nazareno?

Hace ya 33 años, cuando finalizaba mi carrera, me encontraba lleno de contradicciones espirituales, me acerqué junto con unos amigos a la procesión del Domingo de Ramos y me quedé prendado de la forma de manifestar el Evangelio. El mensaje de Jesús cautivo junto con su madre, llena de dolor por la tragedia que se vaticinaba, unido a la composición artística, al olor a incienso, a la música, a los nazarenos, me hizo adentrarme en algo que hasta ese momento desconocía. A partir de ahí fueron muchos años de nazareno, de costalero, hasta llegar a hoy, donde ya me sigue mi mujer y mis hijos.

¿Qué le llevó a presentarse a la elección de la nueva junta?

En estos años, han sido numerosas las ocasiones en que me han animado a dar este paso, pero mis ocupaciones profesionales me lo impedían. Hace un año, un numeroso grupo de jóvenes cofrades se acercaron a mi y me pidieron liderar una candidatura. El impulso, la energía y la fe de esa juventud me contagió; y yo me encargué de contagiar a otros más maduros en tareas de gobierno. Creo que compusimos la mejor junta de gobierno posible. El mérito, desde luego, es de quienes me acompañan por el arduo trabajo acometido en la preparación de este proyecto.

¿Qué proyectos tiene para la Hermandad?

Esta junta es pretenciosa, no podía ser menos; tiene hermanos con una alta cualificación. Nuestro objetivo es impulsar la vida de hermandad, actualmente limitada a los actos litúrgicos, mediante el llamamiento a nuevos hermanos y el acogimiento a los que se encuentran dispersos. También impulsar aún más la caridad, estamos seguros de que es un gran atractivo para que muchas personas se acerquen a nosotros. Queremos regularizar el estatus jurídico de la cofradía, tanto en su relevancia canónica como en sus efectos civiles y fiscales. Es necesario iniciar un proceso de registro y de relación con la Autoridad Eclesiástica, que hasta ahora no se ha hecho. Otros de nuestros proyectos es introducir a la Juventud en las distintas áreas de responsabilidad, extender el uso de las Nuevas Tecnologías para llegar a más hermanos y al público, en general, para, de este modo, promocionar la cofradía y expandir su presencia en distintos foros de la sociedad. Por último, promocionar la cultura entre los hermanos y, por ende, en la sociedad recuperando los certámenes poéticos y otras actividades de índole cofradiera, teniendo un mayor protagonismo en la vida del barrio.

"Es muy probable que nuestra próxima salida sea en 2022 por la pandemia del coronavirus”

decoration

¿Qué destacaría de lo que es una cofradía?

La cofradía es una unión de cristianos que rinden culto a unas imágenes de las que son devotos. A partir de este axioma, desarrollamos múltiples actividades en favor de los hermanos de la hermandad y de personas que están fuera de ella. Hay acciones de tipo religioso que se traducen en cultos internos y el más llamativo, aunque no el más importante, la escenificación de Cristo en la calle. La vida interior de la hermandad es rica en actividades de caridad y formación en los principios éticos que nos hemos dado, y que se recogen en nuestro estatuto llamado Regla. Nuestro lema es ‘Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo’.

¿Cómo han llevado el no poder salir esta Semana Santa por el coronavirus?

El culto externo, como le digo, no es el más importante, pero si es muy querido por los cofrades. Parece el colofón de todo un año de actividad. Aunque con cierta pena de no poder salir en procesión, la pandemia nos ha permitido desarrollar otras actividades dentro de la hermandad como es la caridad y la reorganización de la estructura administrativa con el fin de cuando esto se vaya, seamos aún más fuertes como hermandad. Esto también va a provocar una mayor actividad del cofrade en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, donde estamos radicados.

¿Temen no hacerlo tampoco el próximo año?

Es muy probable que nuestra próxima salida penitencial sea en el 2022; tendremos que desarrollar la imaginación y sustituir nuestra actividad externa por una más interna dentro de las medidas covid. Pero la cofradía junto a la parroquia tiene vida suficiente más allá de su procesión.

Hace unas semanas falleció el presidente de la Unión de cofradías, hermandades y patronazgos de Gran Canaria Guillermo Mariscal. ¿Qué resaltaría de su labor?

Fue el gran valedor y el mayor alentador de nuestra candidatura. Sentimos mucho su pérdida pues mantuvimos una estrecha relación en estos últimos meses. Creemos que se nos ha ido una pieza fundamental de la Semana Santa actual. Será muy difícil sustituir su labor, pero nuestro trabajo va encaminado para que, desde el cielo, esté orgulloso de nosotros.

¿Tienen futuro las cofradías en estos tiempos de laicismo?

La cofradía tuvo, tiene y tendrá razón de ser. La espiritualidad es innata al hombre. Este no puede negar ese valor porque lo necesita para dar razón a su existencia. El individuo necesita agruparse y ayudarse en torno a un contexto espiritual que le sea propicio. Eso es una cofradía y, por ello, seguirá existiendo a pesar de que algunos pretendan la laicidad de la sociedad. Agnósticos, incrédulos y ateos convivieron igualmente al lado de Jesús y no por ello dejó de predicar su Evangelio.

Compartir el artículo

stats