Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La segunda fase de la Metroguagua en el Cono Sur está parada desde casi un año

La empresa Tecyr abandonó la obra a principios de 2020 y en mayo pasado entro en concursal | Urbanismo desconoce cuándo volverá a licitar los trabajos que quedan

La segunda fase de la Metroguagua en el Cono Sur está parada desde casi un año

La paralización de las obras del tramo dos de la Metroguagua en el Cono Sur, el que va entre la calle Villa de Zarauz y la Ciudad de la Justicia, está a punto de cumplir un año, tras el abandono de los trabajos por parte de la empresa Tecyr Construcciones y Reparaciones SA. El Juzgado de lo Mercantil número 14 de Madrid declaró en concurso de acreedores a la compañía el pasado mes de mayo, que dejó varias obras empantanadas y sin terminar en la capital grancanaria, entre ellas las de la calle Alicante. La calle aparece desde el pasado mes de febrero, llena de vallas, con los trabajos a media y los materiales para pavimentar las nuevas aceras amontonados a lo largo del tramo.

Y de esta manera pasará unos cuantos meses más a juzgar por lo que señalan las fuentes de la Concejalía de Urbanismo, que dirige Javier Doreste, quienes aseguran que desconocen cuando volverá a salir a concurso la terminación de la obra, una circunstancia que depende del servicio de Contratación que, como es sabido, sufre un importante tapón debido a la falta de personal, entre otras razones. “Lo que resta de la obra está en Contratación, a la espera de que salga a licitación”, señalaron las fuentes, que eludieron aclarar cuanto le queda a la obra para terminar.

23

Tramo parado de la Metroguagua en la calle Alicante Juan Carlos Castro

La fase dos de la metroguagua fue adjudicada a Tecyr por 2,5 millones de euros en enero de 2019, aunque la empresa no arrancó las obras, cuya duración estaba calculada en apenas nueve meses, hasta julio de 2019. A lo largo del verano realizó el retranqueo del muro del instituto de Enseñanza Secundaria Islas Canarias y trasladó la rotonda del hospital, con el fin de ampliar espacio suficiente para dejarle espacio a los vehículos del Bus Rapid Transit (BRT) para trazar la curva. Se eliminaron algunos aparcamientos de los extremos de la calle Alicante y se habilitaron otros provisionales como alternativa a lo largo de la mediana de la calle, se comenzó a ensanchar y pavimentar las nuevas aceras y apenas nada más. Lo cierto es que uno de los tramos menos complejos del nuevo sistema de transporte sigue empantanado dos años después de haber sido adjudicado. El Ayuntamiento anunció en diciembre de 2019 el asfaltado de un tramo de la calle Alicante en dirección al sur, entre Tarragona y León, y en eso momento se supone que a la obra sólo le faltaban cuatro meses, pero poco después se paralizó y sigue empantanada hasta ahora.

La llegada de la empresa madrileña a la ciudad ha sido una desgracia para el municipio y, sobre todo para los ciudadanos que han sufrido los retrasos de sus obras. Lo soportaron en la fase final de la peatonalización de Luis Morote, obra que tuvo que ser rescatada y readjudicada a otra porque su terminación se eternizaba y se ha sufrido, sobre todo, en la peatonalización de Mesa y López. Varias fases de esta zona tuvieron que ser rescatadas también y gracias a ello pudieron acabarse. La empresa acaparó al menos once obras en la ciudad ofreciendo presupuestos muy bajos.

Cuando se produjo la declaración concursal dejó seis obras abandonadas, entre ellas, la de la calle Alicante, la pasarela Onda Atlántica, que ya había sido rescatada, y el acceso al Cemelpa.

APARCAMIENTOS DE TIERRA

Entre las obras pendientes de terminar en el tramo de la calle Alicante figuran los dos aparcamientos de tierra más cercanos al Hospital Insular, al que suelen acudir los pacientes y familiares de enfermos ingresados huyendo del sablazo de los altos precios del parquin situado frente al Materno. Por dicha razón, ambos terregueros están siempre hasta los topes, pese al mal estado en que se encuentran. El tramo dos de la metroguagua concluye enla rotonda de la plaza de Benalmádena, que conecta Alicante con la calle Eufemiano Jurado a la altura de los juzgados. Además del ensanche de aceras, la obra contempla la renovación del servicio de alumbrado. También está pendiente de licitar el ascensor que conectaría los hospitales con Blas Cabrera, aunque esta obra no tiene nada que ver con la empresa Tecyr. | T. G.

Compartir el artículo

stats